alba messa cantante

Alba Messa

Cree y crea no es el lema de los Stark, Lannister u otra de las Casas de los Siete Reinos de Game of Thrones. No, Cree y crea es el texto que figura en la biografía de Twitter de Alba Messa, en ese espacio que se ha convertido en el moderno lema de cada uno de nosotros de cara al exterior, en nuestra lapidaria e irrenunciable declaración de intenciones frente al mundo. Y a fe, que Alba sigue a rajatabla los principios de su declaración, pues su vida se resume en eso, en creer en la cultura y en crear constantemente de mil formas diferentes.

Porque esta lucense que, desde muy pequeña empezó a destacar en el mundo del espectáculo, cantando como los ángeles, con el paso del tiempo y a base de mucho esfuerzo, se ha convertido en toda una gran ARTISTA. Sí, artista, con mayúsculas, porque aunque Alba es más conocida por su faceta de actriz (tanto en cine, como en TV y teatro), también escribe guiones, ha dirigido con éxito obras de teatro y cortometrajes, es cantautora y, desde el año pasado, junto a su inseparable Ana Rujas es una de nuestras compañeras blogueras más admiradas.

Por todo ello, es un placer poder hablar con Alba y poder conocerla más a fondo, porque es un lujo, como artista y como persona.

¡Hola Alba! Como he dicho en la presentación, aunque tu principal faceta es la de actriz, que es por la que eres más conocida, tu empezaste en el mundo de la música.

Sí, a los 6 años, me subí por primera vez a cantar en un escenario. Eran los carnavales de Lugo, gané un concurso que se organizaba, en esas fechas, entre niños que llamaban a una emisora de radio y el premio consistía en cantar en un festival para niños. Esto es un poco diferente: las llamadas a la radio eran para conseguir invitaciones para la fiesta de carnavales. Los niños contaban chistes pero yo llamé durante toda la semana y en vez de chistes cantaba canciones, y por eso me invitaron a cantar en la fiesta, además de haber conseguido un montón de invitaciones, imagínate. Posteriormente la televisión local de Lugo se puso en contacto con mis padres para que fuera a cantar a un programa y, a partir de ahí empezó a ir todo rodado.

¿Cómo fue el paso de “niña prodigio” de la canción a actriz?

A mí siempre me había gustado mucho la actuación pero mis padres pensaban que, a diferencia de la música, donde sí que creían en mí, esto era un poco un capricho. Por eso, me tocó trabajarlo yo sola desde un principio. Con 14 o 15 años me apunté a cursos de interpretación; como en Lugo había muy poca oferta me metí en cursos de teatro, expresión corporal, etc., que se hacían en la Universidad. Cuando tenía 17 años hicieron un casting para Sesfebú, un musical que se iba a hacer a nivel nacional, pero con corazón musical de Asturias (por eso creo que hicieron pruebas en Galicia). El caso es que me seleccionaron y ahí tuve mi primer trabajo profesional como actriz, en el que también cantaba.

En esa época, yo estaba terminando el Bachillerato y fue bastante duro, pues la condición que me impusieron mis padres para apoyarme, para estar con el coche de aquí para allá, para ir a actuaciones o grabaciones, era que sacara buenas notas. Lo conseguí, saqué unas notazas, pero con mucho esfuerzo; fíjate que dos días antes de la Selectividad estaba haciendo dobletes en el Teatro Campoamor de Oviedo.

alba messa

Apruebas la Selectividad y decides hacer Periodismo. ¿Por qué elegiste esa carrera?

Porque de todas las carreras que había, era la que más me gustaba, además de la interpretación. A mí el periodismo me gusta mucho, de hecho,durante la carrera tuve un momento en el que me planteé qué iba a hacer con mi vida, si iba a seguir en el mundo del espectáculo o me iba a dedicar al periodismo, pero dado que el periodismo que más me motivaba era el “de guerra”, el de meterme en sitios conflictivos, veía que eso era un poco incompatible con mi faceta de actriz y cantante. Además ahora el periodismo exige mucha especialización.

¿Cómo fue el paso de tu vida universitaria al trabajo de actriz?

Durante la carrera iba simultaneando cosas; de hecho, el último año tuve que mudarme a Coruña porque estaba haciendo una serie para la Televisión Gallega y tuve que hacer ese curso un poco a distancia, comunicándome con los profesores por mail. Fue terminar la serie y venirme a Madrid a seguir con mi formación como actriz; entré en el Estudio Corazza. Yo agradezco la actriz que soy a esa escuela y la formación tan intensa que imparten, pero además al hecho de trabajar a la vez que estudiaba; algo que no suelen recomendar en las escuelas, pero que, a mí, me sirvió para ir poniendo en práctica todo lo que iba aprendiendo a nivel técnico en la escuela.

Y vaya que trabajaste durante tu formación, hiciste muchas cosas…

Sí, hice varios largometrajes, muchos cortometrajes, estuve 6 meses en el Teatro Arenal con Ficcionad@s, hice la gira nacional de La ópera de los tres reales, escribí una serie de televisión… sí, muchas cosas.

alba luis tosar opera tres reales
La ópera de los 3 reales.

¿En qué medio te encuentras más a gusto?

Es diferente; a mí me gustan mucho los tres, me aportan cosas diferentes y me imponen retos distintos. En el teatro hay que trabajar mucho a nivel de funciones, intentar que cada función sea nueva aunque la lleves haciendo mucho tiempo y eso es muchísimo trabajo de concentración, circunstancias, muchas cosas…El cine me encanta porque es capaz de atrapar el momento, algo que, a lo mejor no se ve desde una butaca de teatro y la tele también me motiva por la rapidez de los procesos y la forma de trabajar los personajes, que muchas veces suponen un gran reto.

En teatro has participado en montajes y obras muy diferentes. ¿Cómo valoras cada una de ellas?

La ópera de los tres reales fue una obra muy difícil; muchos ensayos, porque fue la producción teatral del año, con nueve actores que estábamos en escena casi todo el rato, con músicos, canciones en directo, mucha intensidad, muchos cambios de vestuario. Fue muy duro porque, salvo 15 días que estuvimos en Madrid, luego hicimos una gira por toda España y estuve cuatro meses sin pasar por casa y para eso tienes que estar muy centrado. Pero, en todo caso, fue un trabajo muy nutritivo a nivel profesional, porque fueron muchas funciones y ver cómo podía hacer para no convertirme en un robot y seguir manteniendo el personaje vivo, función a función, supuso un gran aprendizaje para mí.

Después hicimos Ficcionad@s en el Teatro Arenal de Madrid, un pequeño montaje que yo dirigía y en el que también actuaba. Fue una gran experiencia; estuvimos haciéndola durante seis meses y tuvimos mucha más repercusión de la que pudimos soñar en un principio.

Y después…pasé al microteatro con Como Dios, dirigida por Eusebio Poncela, que fue un trabajo tremendo. A veces se piensa que porque hablemos de una micro obra esta no lleva trabajo, pero Eusebio nos tuvo durante un mes entero 5 horas al día ensayando. Es uno de los mejores directores con los que me he topado y le agradezco enormemente el trabajo que hizo conmigo y con mi compañera. Fue un trabajo muy intenso y muy duro a nivel físico, mental y emocional. Microteatro, sí, pero un drama de aquí te espero.

Sigue leyendo…

Autor: Luis Ángel Ramos Cuesta

Luis Ángel Ramos Cuesta
Oteo el horizonte desde Unagi Magazine y os cuento lo que veo. ¡Ah! y además soy el irresponsable responsable de dirigir este proyecto.

Suscríbete a nuestro Newsletter

Únete a nosotros y recibirás en tu correo todas nuestras noticias, además de eventos, promociones, descuentos y sorteos exclusivos

¡Gracias por suscribirte! Necesitamos confirmar tu dirección de e-mail. Para terminar con la suscripción, deberás hacer clic en el vínculo del mensaje que acabamos de enviar a tu buzón de correo. ¡GRACIAS!

Pin It on Pinterest

Share This