Alondra Bentley
©Blanca Galindo - www.blancagalindo.eu

Alondra Bentley

Recientemente os hablaba en esta web del mágico concierto que Nine Stories y Alondra Bentley dieron en Febrero en La Central de Callao en Madrid. En mi artículo os contaba que me sentí como si estuviera dentro de un mundo maravilloso, dentro de un cuento. Y es que ese es uno de los dones que tiene esta murciana nacida en Lancaster, su capacidad para evocar mundos imaginarios y trasladarte a ellos en un abrir y cerrar de ojos con el solo poder de su voz y su música.

Dotada de una voz dulcísima y de una sensibilidad y ternura casi infinitas a la hora de componer e interpretar, Alondra Bentley se ha convertido, por mérito propio, en uno de los iconos de la música indie española, admirada y aclamada por crítica, público y compañeros de profesión. Su estilo, una personal y delicada mezcla de pop y folk británico y estadounidense, nos traslada a la época dorada de los cantautores anglosajones, a esos años 60, con gente como Donovan, Nick Drake, Joni Mitchell… Sus dos discos (Ashfield Avenue y The Garden Room) son una auténtica delicia que os recomendamos escuchar.

Además, Alondra tiene otra faceta musical tan atractiva como admirable, como es su dedicación a los más pequeños: habitualmente ejerce como cuentacuentos y ofrece conciertos para niños, con la intención de que, mientras disfrutan, vayan aprendiendo inglés. Fruto de esta dedicación, surgió en 2012 su disco Alondra Bentley sings for children, It’s holidays!

Y para hablar de su pasado, presente y futuro musical quedé con Alondra en el madrileño Café Comercial, una experiencia que resultó tan agradable y maravillosa como su música y que quiero compartir con todos vosotros (y si mientras leéis esta primera página utilizáis como banda sonora el vídeo que va a continuación de su tema Dot dot dot, la experiencia será doblemente agradable).

 

¿Cómo empezaste en la música?

Siempre he sido una melómana, incluso de muy pequeña, tal vez por que mis padres también lo eran. Siempre estaban escuchando música, supongo que me contagiaron su pasión por ella. Cuando tenía 14-15 años, empecé a “robarle” a mi padre una guitarra española que tenía por casa y empecé, de forma muy intuitiva, a sacar canciones de mis grupos preferidos. Poco a poco, fui comenzando a escribir mis propias canciones.

¿Escribías algo antes de cantar?

Antes de empezar con la música, lo único que escribía era un diario; no un diario típico, sino un cuaderno en el que escribía ideas, poemas… Pero el hecho de escribir canciones fue surgiendo de forma natural.

¿Cómo fue el paso de una chica que aprende a tocar y componer de forma intuitiva a una cantautora que se dedica a la música de forma profesional?

Fue un cambio bastante radical pero que experimenté con mucha naturalidad. Cuando empecé a escribir canciones vivía en el campo con mis padres, lejos de la ciudad y muy alejada de todo. A los quince años más o menos empecé a ir a conciertos los fines de semana y poco a poco conocí a gente que estaba en el mundo de la música.

Un certamen de canción de autor de Murcia llamado Creajoven, me abrió las primeras puertas. Al participar te grababan una maqueta (tenías una mañana de estudio profesional) y si te seleccionaban para semifinal y final del certamen pasabas a hacer directos, para muchos era la primera experiencia de estudio y directo. También hay que tener en cuenta que hace unos años grabar era más difícil que ahora (apenas había estudios caseros) y tener tu propia maqueta era un gran paso. Después de ganar este concurso, empecé a tocar en el circuito regional de teatros. Poco después apareció MySpace y, a través de mi perfil, me contactaron varios sellos discográficos nacionales, etc.

¿O sea que el gran salto fue gracias a MySpace?

En cierto modo sí, el principio de mi carrera coincidió con el boom de MySpace, una red social ahora ya casi obsoleta pero que en ese momento era una herramienta imprescindible para músicos independientes.

©Blanca Galindo - www.blancagalindo.eu
©Blanca Galindo – www.blancagalindo.eu

En 2009 lanzas tu primer disco, Ashfield Avenue, coincidiendo también con el boom de las cantautoras indies

Lo cierto es que sí, aunque nada fue premeditado. Conocí a Lourdes (Russian Red) antes de que ninguna de las dos hubiésemos publicado aún nuestro primer disco; fue precisamente a través de MySpace. Me escribió un simpático email porque tocábamos el mismo día en una especie de escenario (que en realidad una pequeña carpa), llamada MySpace en el Primavera Sound 2007. He ido conociendo al resto de “chicas con guitarra” en festivales, ciclos y reportajes varios.

Visto desde fuera tal vez parezca que nos pusimos de acuerdo para invadir el país a la vez, pero obviamente no fue así (risas). Creo que simplemente hay veces que se le presta mucha más atención a un sector musical concreto. Los medios tienen la capacidad de hacer que algo parezca invisible o todo lo contrario, que de la sensación que algo está por todas partes, no deja de ser un efecto óptico.

¿No tienes la sensación de que algunos críticos y fans se empeñan en crear una polémica entre vosotras, cuando en realidad hay sitio para todas?

No me gusta que se genere una rivalidad que no es real. Tengo buena relación con todas las cantautoras que conozco; de hecho he colaborado con casi todas. No hay ningún tipo de competición entre nosotras.

Estoy convencida que las diferencias entre nosotras cada vez quedarán más claras, y es que, a medida que avanzan nuestras carreras, cada una va consolidando su personalidad y afianzando su estilo propio. Esa es al menos mi sensación.

Volvamos con tu primer disco. ¿Cómo fue para ti grabarlo?

Cuando grabé mi primer disco estaba en una etapa vital bastante significativa: mi madre acababa de morir y yo, que estaba en último año de Bellas Artes, había dejado la carrera sobrepasada por mi situación personal, sumada a una sensación enorme de desilusión con mis estudios. Grabé el disco en noviembre de 2008 y al poco tiempo, dejé todo lo que estaba haciendo y empecé a dedicarme exclusivamente a la música.

Coincidió que, como comentábamos, en este momento se le estaba prestando especial atención a proyectos de pop-folk, quizás en otro contexto, no hubiera tenido la suerte de poder dedicarme a ello.

Y de pronto, pasaste de tocar en pequeños locales y teatros a estar en todas las radios, en televisión, empezaste con las giras…

El primer disco funcionó muy bien, mucho mejor de lo que yo esperaba. Aún seguía viviendo en Murcia pero venía constantemente a Madrid para tocar y promocionar el disco. Estuve hasta casi 2011 de gira con ese disco por toda España, viajé a México, Inglaterra y toqué en los festivales nacionales más importantes.

Alondra Bentley
©Blanca Galindo – www.blancagalindo.eu

En 2012 sacaste 3 discos totalmente diferentes. ¿Cómo te enfrentaste a esos tres retos tan distintos?

2012 fue un año muy movido. Tras terminar la gira empecé a componer y publiqué en julio, el disco para niños, en octubre The Garden Room y en noviembre salió la banda sonora con 4 canciones inéditas.

Alondra Bentley sings for children, It’s Holidays! que fue el disco de niños es muy especial para mí. Escribir para niños es muy agradecido, están aprendiendo y descubriendo cosas por primera vez, cualquier tema les parece interesante: los medios de transporte, los días de la semana, los sonidos que hacen los animales…. Aunque los niños también son muy exigentes, son inconformistas y muy honestos, esa actitud es muy refrescante.

En cuanto a The Garden Room, fue grabado y producido por Josh Rouse y fue fantástico trabajar con él. El disco deja ver mis influencias más americanas. Lo que más me gusta del disco es que refleja muy bien lo que somos en directo, la grabación es muy fiel a cómo sonamos en directo yo y la banda que componen Xema Fuertes, Caio Bellveser, Pepe Andreu y Nacho Ruiz. Josh consiguió un sonido muy cálido y natural, cosa que parece fácil pero no lo es tanto. La masterización se hizo en Nashville, donde, además, le incluyeron las líneas de pedal steel que le terminan de dar ese toque country al disco.

Y, finalmente, las cuatro canciones que hice para la banda sonora de Buscando a Eimish; la primera vez que hacía una obra por encargo. Tenía que basarme en la situación y particularidades del personaje de la protagonista de la película, me encantó la experiencia de escribir en primera persona pero hablando de alguien ficticio.

Y luego está tu participación en Mujeres, el disco con Coque Malla…

Sí, colaboro con él en la canción She Understands del disco Mujeres. También he acompañado a Coque en varios directos, junto a otras de las cantantes que colaboramos con él en este disco y también en un homenaje a Lou Reed. Siempre es de agradecer que alguien como él te llame, es maravilloso meterte en un mundo distinto al tuyo, te hace abrir la perspectiva y aprender mucho.

La canción que canto en Mujeres es un tema suyo inédito hasta la llegada del disco. Es una canción preciosa, muy delicada que muestra una faceta de Coque distinta a la que la gente conoce. Cuando me llamó le dije “nunca canto en castellano, no sé cómo va a quedar” y él me contestó “tengo una canción en inglés, ¿quieres que te la mande y la escuchas?”. Así lo hicimos, la canción es preciosa y me apeteció mucho cantarla con él. Creo que además al ser tan distinta al resto, aporta riqueza cromática al disco.

Sigue leyendo…

Booking.com

Autor: Luis Ángel Ramos Cuesta

Luis Ángel Ramos Cuesta
Oteo el horizonte desde Unagi Magazine y os cuento lo que veo. ¡Ah! y además soy el irresponsable responsable de dirigir este proyecto.

Un comentario

  1. Pingback: Bitacoras.com

Pin It on Pinterest

Share This