La Bicicleta Cycling Café & Workplace: arte, café y bicis

Seguimos con nuestro recorrido por esos locales madrileños que se caracterizan por un rasgo muy a tener en cuenta: una marcada personalidad que les distingue de su competencia y les hace especialmente atractivos. Hoy nos detenemos en el barrio de Malasaña para conocer uno de los cafés más reseñables de la capital: La Bicicleta Cycling Café & Workplace.

Y es uno de los cafés más reseñables de la capital, no solo por su acogedora decoración, su apuesta por el arte o sus especialidades baristas, sino, sobre todo, por tratarse del primer café de temática ciclista abierto en Madrid y, además, por ser uno de los locales pioneros en eso de servir como centro de trabajo para esa nueva especie en vías de desarrollo, que son los teletrabajadores —de ahí lo de workplace—. Además, la ubicación y características del local, en pleno corazón de Malasaña, en la Plaza de San Ildefonso, grande y con unos enormes ventanales que le aportan mucha luz al interior, lo hace un lugar ideal para quedar, tomar un gran café, charlar, planificar, trabajar y mil cosas más; en resumen, un lugar donde ocurren cosas y donde te vas con la sensación de que tienes que volver porque quizás al día o a la semana siguiente, ocurra algo de lo que no habrás podido disfrutar hoy.

bicicleta café cycling malasaña madrid
Foto: Alejandra Rodríguez Bueno

Tres palabras resumen los principios irrenunciables sobre los que se asienta La Bicicleta: arte, café y bicis.  Y son irrenunciables hasta el punto de haber puesto en marcha un crowdfunding para adquirir su propia cafetera y poder elegir sus propios tipos de café y tostados —sin tener que depender de ninguna marca—, contando para la elaboración del producto con un experto barista.

A los mandos del establecimiento y formando un perfecto tándem —valga el símil— se encuentran sus propietarios, Tamy Marqués y Quique Arias que decidieron hacer de su pasión por la bicicleta, la cultura y el urban style, su medio de vida.

Más que un café de temática ciclista, La Bicicleta es un templo dedicado al culto al caballo de acero. Porque es, precisamente, la bicicleta la que inspira no solo el espíritu del local, sino su decoración y las actividades que se llevan cabo. El espíritu ciclista se percibe desde que se entra en el local y se ven escritos sus menús en su enorme pizarra, rotulada por por la gente de Rotulación a mano  —¿dónde si no, podrías degustar una ensalada “Tour de France”?— y se refrenda con detalles como la contraseña de su WiFi —con el nombre de un famoso ciclista segoviano—.  Pero, como hemos dicho, este espíritu impregna el local hasta el último de sus rincones y se plasma especialmente en su decoración, no solo por la evidencia de varias bicicletas que cuelgan de sus paredes, sino por sus cuadros, carteles y, sobre todo, sus grafitis —especialmente reseñables el de Boa Mistura en su planta superior y el de otro gran artista como el  Sr. Mu en el sótano.

bicicleta café cycling madrid malasaña
Foto: Alejandra Rodríguez Bueno

Pero sus propietarios no desean que este espíritu ciclista se quede en aspectos puramente formales, sino que han querido mostrarlo en los servicios que ofrecen, tanto de tipo pasivo —dejando aparcar las bicis dentro del local o teniendo  a disposición de la clientela una esquinita del local con un pequeño banco de trabajo y una caja de herramientas donde se pueden reparar pequeñas averías—, como de tipo activo, destinando su sótano a la celebración de todo tipo de actividades que tengan que ver con el mundo de la bicicleta —exposiciones, asambleas de asociaciones ciclistas, presentaciones de actividades relacionadas con la bicicleta, mercadillos ciclistas, talleres de ciclocostura, etc.—.

Asimismo, los  domingos organizan los Coffee & Ride, unos eventos que tienen su componente deportivo, aunque más lúdico que competitivo —son salidas de 70 u 80 km, fundamentalmente destinadas a los ciclistas urbanos para animarles a salir más allá de las fronteras de la ciudad—. También, una vez al mes, organizan los llamados ciclo paseos, unos itinerarios culturales por la capital, de dos o tres horas, que cuentan como guía con Jaime Braschi, un gran conocedor de la arquitectura e historia de Madrid.

bicicleta café madrid malasaña workplace
Foto: Alejandra Rodríguez Bueno

Pero además de Cycling y Café, la Bicicleta se autoproclama como Workplace. ¿Y eso qué es, os preguntaréis? Según Quique y Tamy «nuestra idea es que esto sea un lugar donde llegues, te sientes y puedas trabajar con tu ordenador durante un tiempo ilimitado, disfrutando de WiFi gratuita mientras te tomas un café de calidad, un sándwich o lo que te apetezca. Por eso, hemos distribuido el espacio de este modo, para que la gente que viene sola con el ordenador se ponga por las ventanas o en la mesa grande y, en cambio, los sofás y las mesas del centro queden para la gente en grupo».

En resumen, la Bicicleta, un café donde puedes entrar con tu bici, una galería de arte donde puedes trabajar, un centro de trabajo donde puedes tomarte una copa con los amigos…

Autor: Luis Ángel Ramos Cuesta

Luis Ángel Ramos Cuesta
Oteo el horizonte desde Unagi Magazine y os cuento lo que veo. ¡Ah! y además soy el irresponsable responsable de dirigir este proyecto.