Carolina Jiménez

Es probable que el nombre de Carolina Jiménez no le diga mucho al común de los mortales, pero si esos mismos mortales escuchan los títulos de películas como El Hobbit, Guardianes de la galaxia 2, StarTrek: Más allá, El amanecer del planeta de los simios o Prometheus, es probable que al menos capte la atención de la mayoría de ellos.

Carolina Jiménez es una española que lleva varios años trabajando en algunas de las mayores superproducciones del cine internacional, pero, ¿cuál es su labor? ¿Les suena el puesto de artista de layout? No es problema. Desde Vancouver (Canadá) y en plena temporada de lluvias, Carolina les sacará de dudas. Una hora de charla distendida en la que esta artista internacional enamorada de la ciencia nos habla de su trabajo, su vida, sus inquietudes…

Una hora que parecieron 10 minutos…

carolina jimenez vfx the hobbit guardianes de la galaxia vfx
Foto: Kerp Photography

Antes de empezar y para hacernos una composición de lugar, ¿puedes explicar a los profanos a qué se dedica un artista de Layout?

Esto me lo preguntan mucho… Yo antes de empezar en esto tampoco sabía qué era un artista de Layout. Sabes lo que es un animador, un modelador 3D, pero esto parecía algo menos obvio.

Lo primero es saber cómo funciona el proceso de trabajo en un estudio de efectos especiales digitales, o VFX de sus siglas en inglés. Este proceso se denomina pipeline, porque es como una tubería por la que van pasando los diferentes materiales en posproducción de un departamento a otro, desde que acaba el rodaje de la película hasta el producto final.

Primero se rueda la imagen real, después el Departamento de MatchMove (copia de movimiento) genera cámaras digitales que coinciden con las cámaras reales, el Departamento de Modelado nos proporciona entornos y personajes en 3D, tanto los concordantes con la imagen real como lo no real que ha de ser añadido, y todo ese material nos llega a los artistas de Layout que hemos de ponerlo todo en orden.

Realizamos la composición de la escena final con todos esos elementos. Si la cámara viene de rodaje, es decir, el plano combina imagen real con elementos digitales, hemos de hacer concordar ambas cámaras, a menudo modificando la toma original y vistiendo la escena con todos los elementos necesarios. Si el plano es todo digital, es decir, no contamos con metraje de rodaje (lo que llamamos un plano full CG) es aun más divertido, porque el peso del encuadre, el ángulo y movimiento de cámara recae íntegramente en nosotros, la esencia de la cinematografía, vaya.

Una vez montada la escena final nuestro trabajo pasa a los compañeros de animación, iluminación y efectos, para que hagan sus partes correspondientes, y posteriormente a sonorización, montaje, corrección de color, etc. Resumir que nos encargamos de montar el armazón del plano final con todos los elementos que lo integran, cuidando de la narrativa cinematográfica global y la continuidad de la historia, sería una forma breve de explicar de qué nos encargamos. Como ves no es del todo sencillo de explicar.

Tu primer trabajo en el sector fue la película de animación Planet 51, en España. Desde entonces has trabajado por medio mundo. ¿Qué diferencias encuentras, si es que existen, entre trabajar en España con hacerlo en el extranjero?

Como Planet 51 fue una producción tan grande, con tantos trabajadores de tantas partes del mundo, no me he encontrado con grandes diferencias. Tal vez sí las he notado entre empresas más que entre países. La filosofía interna de la empresa marca más la diferencia, ya que todas las empresas están llenas de gente de muy distintas nacionalidades.

¿Hay mucha rotación de talento entre empresas o el tuyo es un sector que ofrece estabilidad?

Este es un sector en el que es difícil encontrar estabilidad. Es un trabajo para gente más bien nómada, al menos en principio. Hay trabajo, pero tienes que moverte con mucha frecuencia allá donde se produzca el proyecto para el que se te requiere. Para quien necesite estabilidad y estar mucho tiempo en el mismo sitio, esto es muy complicado.

Yo en los últimos 6 años llevo 5 países y 7 empresas, lo cual es genial si viajar y ver mundo es lo que te gusta. Los contratos en las producciones suelen ser cortos, de entre 3 y 6 meses normalmente. Cuando termina una producción la gente suele saltar a otra. La suerte es que en Vancouver, donde vivo ahora, hay muchas empresas de VFX y animación, así que es fácil que si terminas contrato en una puedas pasar a alguna otra. En Londres también hay bastante trabajo, pero no me gustó demasiado vivir allí.

En Nueva Zelanda por ejemplo, donde sí me encontraba a gusto, solo hay una empresa, Weta, y cuando terminé de trabajar allí tuve que marcharme del país ya que allí no había más opciones.

carolina jimenez vfx digital planeta simios señor anillos
Foto: Kerp Photography

Desde hace algunos años, tanto las películas de animación en 3D, como las películas de imagen real, necesitan mucha carga de trabajo digital. ¿Cómo ves la situación de la industria para gente con un trabajo como el tuyo o similares (FX, animadores, modeladores 3D…)?

Ahora todo lleva 3D, desde cualquier película o serie de televisión, a anuncios o videojuegos, por supuesto. Al alza lleva muchos años, y aunque tal vez no siga creciendo tanto. No creo que exista una burbuja del 3D que pueda explotar. La tecnología siempre avanza, se abaratan los costes, se hace más asequible, habrá más oportunidades. Sí, tal vez no crezca a lo alto, pero sí a lo ancho.  Creo que ya se va asentando.

¿Crees que el 3D matará, o que ya ha matado al 2D (animación tradicional), o que éste se establecerá como un estilo artístico en particular dentro de su nicho?

Así como ni la televisión mató a la radio, ni el CD al vinilo, la animación tradicional es un arte que conservará su hueco. Encontrará su nicho. Obviamente no se usará tanto, porque ahora comparte terreno con el 3D y es más complicada y más cara de producir, pero siempre habrá un lugar para esas técnicas artísticas que van dejando de ser la vanguardia. Es como el stop motion de Kubo y las dos cuerdas mágicas. Seguramente se podría haber hecho en 3D, pero tiene una magia especial. El stop motion es una técnica muy antigua, pero si se utiliza bien, tiene un valor artístico que hace que merezca la pena. Con la animación 2D ocurre lo mismo. Siempre habrá un artista dispuesto a sorprendernos. Ese hueco no va a desaparecer.

¿Tienes alguna intención o deseo de volver a España en breve o simplemente irás donde te lleven tus proyectos?

De momento no tengo pensado volver a España, salvo de visita. La mía es una profesión que permite viajar, conocer otras culturas, otros idiomas, vivir en muchos países diferentes alrededor del mundo. Aun así, estoy un poco cansada de las mudanzas internacionales. ¡Ya llevo 5! Ahora mismo, en Vancouver la calidad de vida es muy buena y hay mucho trabajo para mí, cosa que no pasa en España. Así que es probable que pare un poquito. Tal vez unos años de equilibrio. Canadá es un buen sitio para establecerse, al menos para mí y mi chico. Si podemos creo que nos quedaremos un tiempo por aquí.

Empezaste a estudiar Arquitectura. ¿Cómo llegaste a trabajar en el cine?

De pequeña yo quería ser científica, pero por cosas de la vida terminé estudiando Arquitectura. Allí fue donde descubrí el 3D. Con cosas como el AutoCAD, con el que representábamos edificios en 3D. Aquel fue mi primer contacto con este mundo. Además, siempre he sido una enamorada del cine y siempre me interesó el progreso tecnológico de las películas. Gracias a la carrera, la cual dejé cuando salieron los DVD de El Señor de los Anillos, conocí el 3D y me metí en esto. Al ver los “cómo se hizo” de La Comunidad del Anillo, dije: «¡yo quiero dedicarme a esto!» Y eso hice. Busqué una escuela en Madrid para estudiar animación y… hasta ahora.

¿Recomendarías a gente con inquietudes y que siempre haya querido dedicarse a esto estudiar o empezar en este mundillo? Imagina a alguien de 40 años que quiera reencaminar su vida…

Es un consejo duro de dar, porque depende mucho de la persona, y obviamente cuando mayor se es, más difícil puede resultar… Pero lo que es muy triste es dedicarte a algo que no te gusta. Todos lo hemos hecho alguna vez, pero hay que intentar hacer lo que te gusta. Es difícil, pero, ¿por qué no? Creo que en ese sentido nunca es tarde. Si de verdad lo quieres y no tienes condicionantes que te lo impidan, adelante. Aunque asuste, se puede, sin ninguna duda.

carolina jimenez efectos digitales ciencia ficcion guardianes galaxia hobbit
Foto: Kerp Photography

Muestras con orgullo tu frikismo. ¿Crees que vivimos en la era de lo friki?

Habría que definir “friki”. Es algo que se ha puesto de moda, Todo es friki. Para mí friki es alguien que no ha crecido del todo, que guarda un pequeño niño interior y que es un apasionado de algo. ¡Apasionado hasta la emoción extrema!

Creo que lo bueno, y lo que sí ha cambiado, es que ahora se acepta mejor al friki adulto de cualquier edad y genero. Chicos y chicas. Puedes decir que te gusta esto o aquello con pasión infantil y no pasa nada. Y encima gracias a internet puedes encontrar a gente como tú, por raro que parezca tu frikismo. Esto antes era impensable. En ese sentido sí que estamos en la era friki. Somos todos un poco más libres y no estamos solos, sea cual sea nuestra pasión.

¿Hay relación entre tu mundo laboral y esta cultura del aficionado a algo?

Sí. El de mi profesión es, en ese sentido, un mundo muy friki. La mayoría de los que nos dedicamos a esto somos gente que nos encanta nuestro trabajo, y empezamos en esto por vocación. Tenemos los escritorios llenos de juguetes, llevamos al trabajo las camisetas de nuestros superhéroes favoritos y disfrutamos debatiendo en las comidas de departamento si Star Trek es mejor que Star Wars. Gente de cincuenta años con gente de veintitantos. Este mundo es frikilandia. No todo el mundo es así, pero se considera normal y cotidiano.

¿En algún momento has sentido que ese orgullo friki te pudiera perjudicar, o más bien lo contrario?

Perjudicar no. Creo que no es ni positivo ni negativo, simplemente es algo aceptado y normal. Es algo que nos rodea en todo momento a los locos que nos dedicamos a esto del cine. Ni siquiera caemos en ello. Es cuando amigos que se dedican a otras cosas me hablan de sus trabajos, o cuando veo salir trajeados de sus oficinas a gente de otros sectores que me doy cuenta de lo friki que es el mío y la suerte que tengo de cosas como poder ir a trabajar el día de Halloween disfrazada de Wonder Woman.

¿Puedes contarnos algo de Guardianes de la galaxia 2 o de La liga de la justicia?

Ya sabes que no. Lo único que podemos decir hasta que se estrenen es que trabajamos en ellas.

¿Cómo se controlan las filtraciones en este tipo de producciones?

Si te pillan, estás perdido para siempre. No podrás volver a trabajar en esto. Además de las posibles consecuencias legales al romper el contrato de confidencialidad. Hace unos años hubo unas filtraciones en un estudio americano y se lio muy gorda. Todas las empresas empezaron a ponerse muy duros en este sentido. Antes había más confianza y se fiaban de los trabajadores, pero ahora la cosa ha cambiado y las productoras exigen medidas estrictas de seguridad. Por ejemplo, ya no hay conexiones a internet en los ordenadores de trabajo. Si quieres conectarte tienes que cambiarte de máquina. Los e-mails están capados, no siempre tenemos WiFi en el móvil… Se han tomado medidas técnicas además de contractuales. Es algo serio.

Aun así, a los que llevamos en esto ya algún tiempo no se nos ocurre revelar detalles de las producciones en las que trabajamos. Estamos acostumbrados a guardar estos secretos y sabemos lo importante que es.

Carolina jimenez the hobbit vfx
Foto: Kerp Photography

¿Tu puesto actual es tu puesto soñado o tienes otras metas, otras cosas que te gustaría hacer?

Caí en este departamento en mis inicios, en Planet 51, por tener buen curriculum de generalista, sin saber a penas lo que era el Layout. Pero curiosamente es algo que me gusta mucho. Por un lado tiene mucho de lenguaje cinematográfico, ya que componemos las escenas casi “cámara al hombro”, y solemos acabar encargándonos de tareas variadas que no tienen cabida en departamentos más específicos, así que tenemos cierta libertad artística. Somos la parte más generalista del proceso de 3D, así que hacemos cosas muy variadas. Eso me encanta, no tener que estar haciendo todo el rato lo mismo. Animas un poco, modelas un poco, colocas la cámara… Tuve la suerte de encontrar un puesto que realmente me gusta. O más bien de que este puesto me encontrara a mí.

A parte de esto me gustaría en mi tiempo libre empezar a dirigir mis propios proyectos. Tengo un par de guiones de cortos a los que no me importaría dar vida. Pero en cuanto a mi trabajo, estoy muy a gusto en Layout.

¿Cuál es el proyecto al que más cariño le guardas o del que mejor recuerdo tienes?

El Hobbit… Yo entré en este mundo gracias a El Señor de los Anillos de Peter Jackson, así que trabajar en el mundo de Tolkien, en Weta, y a las órdenes de Peter Jackson, fue un sueño hecho realidad. La crítica quizá no estén de acuerdo del todo conmigo, pero a mí me parece buena película a la que tengo mucho cariño.

¿Cuál consideras que es tu mejor trabajo?

El Hobbit, en la segunda parte, la escena de las arañas, en el bosque de Mirkwood… Todas esas telarañas las generamos entre otros dos compañeros y yo. Fue infernal, pero aprendimos mucho y me lo pasé de lujo. Tres meses haciendo telarañas.

¿Cuál consideras que es la mejor película en la que has participado?

(silencio)… ¿estrenada ya?

Bueno, si quieres comentar algo de una no estrenada. Pero igual luego te critican por hacer hype

No no, (risas)… Bueno, yo creo que… ¡El Hobbit me parece muy buena película! Creo que el problema es que tendemos a compararla con El Señor de los Anillos, como es lógico, y sin duda no está a la altura. Pero bueno, me da igual, me quedo con El Hobbit. ¡El Hobbit! No puedo ser objetiva, lo siento.

El Amanecer de Planeta de los Simios y la última de Star Trek también me sorprendieron gratamente. Pero me quedo con El Hobbit. Para mí fue muy importante.

¿Qué esperas de los próximos 10 años? ¿Cómo te ves en 2026?

Bufff, no sé… Por ahora quiero quedarme en Vancouver. Es probable que incluso de una manera más o menos definitiva, porque tengo ganas de echar un poco el freno. Me gustaría tal vez ser supervisora para tener más control creativo sobre el producto final. También me gustaría enseñar. Es algo que me llama mucho y nunca se me ha dado mal. Ya he tenido alguna propuesta firme que ojala cuaje pronto. Y… pues no sé, me veo en Vancouver, quizá, trabajando en cine grande, enseñando y trabajando en mis propias pequeñas producciones. Pero quien sabe, 10 años es mucho tiempo. Hace 10 años no podría haber ni imaginado que hoy estaría donde estoy, así que a saber lo que me deparan los siguientes 10.

¿Queréis más información sobre Carolina? A continuación la tenéis:

Autor: Ángel Codón Ramos

Escritor, guionista y diseñador de videojuegos. De vez en cuando crítico de cine y televisión. Ocasionalmente columnista. Anteriormente Ingeniero Informático y locutor de radio. En un futuro: astronauta.

Suscríbete a nuestro Newsletter

Únete a nosotros y recibirás GRATIS en tu correo todas nuestras noticias, además de eventos, promociones, descuentos y sorteos exclusivos

¡Gracias por suscribirte! Necesitamos confirmar tu dirección de e-mail. Para terminar con la suscripción, deberás hacer clic en el vínculo del mensaje que acabamos de enviar a tu buzón de correo. ¡GRACIAS!

Pin It on Pinterest

Share This