circo andres argueso la vida es
Foto: Paula Elvira Álvarez

Circo

Allá por 1983, unos gallegos geniales como Golpes Bajos pregonaron a los cuatro vientos aquel himno llamado Malos tiempos para la lírica. Desde entonces, esta frase se usa habitualmente para hacer notar lo complicado que es en tiempos de crisis, como los actuales, sacar proyectos relacionados por la cultura, cuando la mente (y el dinero) de la gente y las instituciones están en otra parte.

No obstante, 30 años después, otro gallego, Andrés Argüeso (Circo), en pleno temporal, se ha empeñado en demostrar lo contrario: que cuando se hacen las cosas con talento, convicción, calidad, esfuerzo y planificación, cualquier tiempo, aún los más duros, es bueno para la lírica. Sí, porque nos encontramos ante el hecho atípico (diría más, insólito), de que, en plena crisis, Andrés ha aparcado una brillante carrera en el sector financiero para dedicarse en cuerpo y alma a su sueño de triunfar en el mundo de la música.

En efecto, a primeros de este 2014, Circo ha lanzado su primer disco, La vida es Circo, y con ello, da el pistoletazo de salida a un proyecto musical, tan ilusionante para él como para los que estamos asistiendo al mismo como espectadores. Porque estamos ante un gran disco, más aún si tenemos cuenta que nos encontramos ante una opera prima, lleno de temazos, que se pegan como adhesivos, en el que Circo ha cuidado hasta el más mínimo detalle (no en vano, la producción ha corrido a cargo de Juan Luis Giménez, guitarrista y compositor de Presuntos Implicados y las mezclas, a cargo de Manu Tomás que cuenta con un Grammy en su haber).

Tuve la ocasión de conocer a Andrés-Circo, con ocasión de su concierto de presentación en Madrid a mediados de marzo y me impactó, tanto en su papel de Circo, por su trabajo, en la composición y sobre el escenario, como en el papel de Andrés, cuando tuve la oportunidad de saludarle, rescatándole de entre la legión de amigos que habían venido a arroparle. Ahí me di cuenta de que tras la figura artística, había una persona que merecía mucho la pena conocer, pues uno tiene que ser muy buena gente para que se vengan a verle a Madrid amigos desde todos los puntos de España y de que hablen maravillas de él, aun cuando no hay micrófonos de por medio.

Por eso, quería conocer más a este gallego que amenaza con encamarse en un futuro muy próximo a todas las listas de éxitos y, para ello, quedamos en El Rincón, un delicioso café malasañero (también muy recomendable) y aquí está nuestra conversación…

La vida es circo pop rock
Foto: Paula Elvira Álvarez

¿Cómo empezaste en el mundo de la música?

Siempre he estado metido en la música: con 4 años empecé en clases de música y a los 7 ya componía. Lo que ocurrió es que, como sucede a menudo, mi familia no quería que tirara por ese camino, sino que estudiara —de hecho, cuando cantaba por las calles, tenía que tener la guitarra escondida para que no se enteraran—, así que me vine a Madrid y estudié ADE. Acabé la carrera, entré en un banco y al cabo de un tiempo, me fui como director financiero a una agencia de medios, donde estuve trabajando tres años, aunque en mis ratos libres seguía metido en el mundo de la música —trabajaba de 9 a 5 y cuando salía me iba a tocar, a veces hasta la madrugada—. Llegó un momento en que me planteé mi futuro; me iba muy bien en el mundo de la empresa, pero no quería llegar a los 40 y decir “no lo intenté en la música”.

¿Y cómo se reconvierte un director financiero en músico?

Pues cuando me planteé mi futuro, valoré pros y contras y decidí dejar mi trabajo para centrarme en la música. Eso sí, fue una decisión meditada, en la que siempre tuve claro que si renunciaba a lo que había conseguido en el sector financiero tenía que ser para llevar mi proyecto musical de la mejor manera posible. Por eso, intenté rodearme de los que yo creía que eran los mejores profesionales: preparé la voz con Lidia García, que es una de las mejores profesoras de canto. Para producir el disco me dirigí a Juan Luis Giménez y al final se sumó también para hacer las mezclas Manuel Tomás, un ingeniero que tiene un Grammy.

¿Ha influido tu formación y trabajo en el sector financiero a la hora de plantearte este proyecto?

Sí, al venir del mundo empresarial, me he planteado este proyecto musical como una empresa más que como una banda, que es lo que hace la mayoría de la gente. Creo que hay gente buenísima en el mundo de la música que no consigue salir adelante, precisamente, por problemas de estrategia.

Yo he afrontado este proyecto teniendo siempre presente la visión empresarial y haciendo un plan a largo plazo, en el que cada paso estuviera medido. En un negocio cualquiera, lo normal es tener pérdidas al principio y a los 5 años, un 25% de las empresas han desaparecido. En el mundo de la música eso es mucho peor; el porcentaje de grupos que llegan arriba es mínimo y tardan de media unos 10 años. Lo que yo intento con mi planificación es llegar arriba intentando acortar ese plazo, intentando ser más eficiente.

La idea es montar a mi alrededor un equipo (banda, comunicación, distribución, managing, …) en el que cada cual se ocupe de lo que mejor sabe hacer, de modo que yo pueda centrarme en la música.

¿Por qué elegiste Circo como nombre artístico?

Es una historia muy curiosa: en un viaje a Galicia para matar el tiempo, empezamos a jugar a eso de  “si fueras…”. Una de las preguntas que surgió fue “¿Cómo me definirías en una palabra?” y me dijeron “Circo, porque por un lado tienes un lado un poco payaso, te gusta hacer reir a la gente y te encanta el mundo infantil, pero a la vez te gustan las cosas de riesgo o jugártela, como hacen los trapecistas o los domadores”. Me gustó tanto esa definición, que quedó lo de Circo.

Fruto de tu trabajo y planificación, en este 2014 has lanzado tu primer álbum La vida es circo. Háblame un poco de este disco.

Es un disco pop, compuesto por 9 temas. Solo hay una canción antigua —Quiero volver, que estuvo en una maqueta que grabé hace tiempo—, el  resto son todas nuevas, porque quería que reflejaran mi estado actual. Ahora soy más sincero, más yo, a la hora de componer, intento hacer la música que más me representa como persona. Creo sinceramente que es un trabajo bueno y que, en el futuro, a medida que se vaya montando el equipo y yo pueda estar cada vez más centrado en la música, los discos serán aún mejores.

Lo cierto es que las cosas están yendo muy bien para el poco tiempo que llevo —ten en cuenta que empezamos la grabación del disco en junio de 2013—: he grabado el disco con alguien que tiene muchos discos como productor, mis canciones se escuchan bastante en redes sociales como Spotify,  en iTunes, estoy con la máxima popuridad, he actuado en programas televisivos de máxima audiencia como Sálvame, en Los 40 principales locales de Vigo, llevan todo el año poniendo mis canciones…

la vida es circo rock pop vigo
Foto: Ángel Ramos

¿Qué canción es la que mejor está funcionando?

Es curioso, porque canciones por las que yo no apostaba, están funcionando muy bien y, en cambio, canciones a las que yo daba más importancia, no están funcionando como esperaba. Hay tres que están gustando más que las otras: Te dí mi vida, que es la más comercial, Mundo Canalla, quizás por su estribillo —que a mi me gusta especialmente  porque creo que transmite el mensaje que yo quiero hacer llegar— y la otra es el primer single, Gritos Ahogados. Princesa también funciona muy bien… Lo que si parece claro es que a los que han escuchado varias veces el disco, la que más le gusta es Mundo Canalla.

El primer single ha sido Gritos Ahogados, ¿cuáles van a ser los siguientes?

Gritos Ahogados fue el primer single, porque vi que era la canción que podía abarcar a más público y la idea es que la sigan las otras tres de que hemos hablado. Seguramente Te dí mi vida será la próxima de la que haga videoclip.

Cuando hiciste la planificación de tu proyecto ¿te planteaste dirigir tu música a un público específico?

El proceso fue el inverso; cuando hice el disco, salió con este estilo y, una vez terminado, nos plantemos dónde encajaba mejor. Salió con un estilo comercial, pero no fue algo premeditado. Es cierto que este estilo que es más comercial va más enfocado hacia emisoras como Los 40, pero no fue algo buscado. Me han dicho también que mis canciones parece que están más destinadas para chicas (risas), pero como te digo, no es nada buscado. Yo lo que elegí era hacer canciones que me representaran y es el público el que se está decantando por sí mismo.

¿Cuáles han sido tus influencias a la hora de hacer este trabajo?

Cuando fui a grabar con Juan Luis no fue por todos sus discos de oro, sino porque quería que el disco tuviera cierto aire a Los Piratas. Me gustaba muchísimo el sonido que habían conseguido y veía que mucho de lo que me gustaba estaba relacionado a trabajos producidos por Juan Luis. De hecho, él fue el que creó ese estilo de música, que, para mí, fue lo que luego derivó en lo que ahora se llama el indie.

A lo largo de la grabación, hablando con Juan Luis sobre las influencias en este disco, hubo dos nombres que destacaban sobre los demás: Los Piratas y Lori Meyers. Por un lado, porque el disco se ha hecho con el productor de Los Piratas, tocando sus mismos instrumentos y buscando que tengan el mismo ambiente, pero mi composición no es tan oscura como la de Ivan Ferreiro, mi composición es más del estilo de Lori Meyers y, por eso, le encajan los arreglos de su estilo.

No obstante, a quien más admiro, sin duda, es a Michael Jackson y me gustaría tirar un poco hacia esos caminos, pero no forma buscada. Yo voy a buscar en todo momento lo que me más me represente y, supongo que la música me acabará llevando hasta ahí.

circo la vida es circo rock pop
Foto: Laura Hernández.

¿Vas a hacer una gira organizada de presentación del disco?

Sí, el 25 de octubre arrancamos con la gira Mundo Canalla. Es una gira que ya era necesaria, para que, por fin, puedan escuchar a CIRCO en directo en rincones de España donde no habíamos tocado antes. 15 conciertos con toda la formación en grandes ciudades —o en ciudades donde sabemos que hay un número importante de fans—, y después otra serie de acústicos, con una formación más reducida en otras ciudades donde nos gustaría incrementar el número de seguidores. Estamos muy ilusionados con la gira y esperamos que nos dé, y que demos, grandes alegrías. Hemos puesto unos precios asequibles para que pueda acercarse el mayor número de personas posibles, así que esperamos que vengan todos nuestros seguidores, y que gracias a ella podamos llegar a mucha más gente nueva.

¿Cómo es el proceso de traducción del disco al directo, cuando, como has comentado, muchos de los instrumentos en la grabación los toca la misma persona? 

Es algo que me parece difícil. Algo que me encanta de Juan Luis es que sabe dar la intensidad y la emoción en cada momento y eso es muy complicado llevarlo a los directos, pero es fundamental. Los músicos que llevo en mi banda son muy buenos y tenemos que trabajar para conseguir que lo que hay plasmado en el disco sea lo que se escuche en el directo. Y eso se consigue con tiempo, con una banda estable y trabajándolo mucho.

¿Simultanearás los conciertos con tu banda con conciertos acústicos?

Sí, porque los acústicos me encantan. Toda mi vida he sido un músico que ha estado por ahí con su guitarra y el acústico es lo que mejor se me da, más aún que estar con la banda en el escenario. Lo que más me gusta del acústico, es que con la banda, todo pasa porque todos estemos en la misma onda y eso requiere compenetración y concentración, sin embargo, cuando estas solo con tu guitarra, cierras los ojos y vives la canción y eso es lo más bonito.

La vida es circo, el ilusionante debut musical de Andrés Argüeso, preludio de lo que, con seguridad, será una carrera llena de éxitos. Y como despedida, os presento el videoclip de Gritos Ahogados, el primer single de este trabajo.

 

 

Autor: Luis Ángel Ramos Cuesta

Luis Ángel Ramos Cuesta
Oteo el horizonte desde Unagi Magazine y os cuento lo que veo. ¡Ah! y además soy el irresponsable responsable de dirigir este proyecto.

Un comentario

  1. Pingback: Bitacoras.com