fuerza star wars lado oscuro luminoso emprendedor

¿Elijo el Lado Luminoso o el Lado Oscuro?

Ahora que Star Wars está tan de actualidad, con el reciente estreno de la séptima película de la saga, en este mes os voy a hablar de la lucha entre el Lado Luminoso y el Lado Oscuro de la Fuerza, o lo que es lo mismo… del día a día del emprendedor español.

Como bien sabéis, en el universo ficticio de Star Wars, la Fuerza es un campo de energía que impregna el universo y todo lo que hay en él. Esta energía, como todo en la vida, tiene dos facetas. Por un lado está el Lado Luminoso, asociado con la sabiduría, la paz, la justicia, permite a sus portadores (los Jedi) mantenerse en armonía con todo los que les rodea. Por otro lado, su reverso tenebroso, el Lado Oscuro, asociado con el odio, la ira y la maldad, hace que sus portadores (los Sith) estén enfocados hacia el dominio. El Lado Oscuro no es más poderoso que el Luminoso, pero sí más rápido y sencillo de obtener y, sobre todo, más seductor.

Pues bien amigos, las batallas entre el bien y el mal; el Lado Luminoso y el Lado no solo ocurrieron hace mucho tiempo en una galaxia muy, muy lejana, sino que es algo con lo que tenemos que enfrentarnos todos los días en el mundo empresarial y laboral.

Pongámonos en situación: estás planteándote crear una empresa o ejercer como autónomo y ves los requisitos que son necesarios para ello. Y no me refiero a la inteligencia, capacidad, laboriosidad… sino que hablo de los requisitos legales: debes elegir una forma jurídica para tu actividad, darte de alta en la Agencia Tributaria, darte de alta como autónomo en la Seguridad Social…

Imaginemos que llevas a cabo todos esos trámites… ¡Enhorabuena ya eres un Jedi! Sí, porque has elegido el Lado Luminoso, a partir de ahora la justicia, la sabiduría y la paz guiarán tus pasos. Te entregarán un sable luminoso, una capa marrón y… ¡a jugar!

fuerza star wars lado oscuro luminoso emprendedor

Pero no te creas que ahí acaba todo, duros han sido los esfuerzos para ser un Jedi, pero más duro será tu día a día, pues todas tus obras y acciones deben ir guiadas por el bien, la corrección y el cumplimiento de las normas. Deberás facturar con tu IVA y tus retenciones, siempre y en todo lugar; deberás hacer tus declaraciones trimestrales; pagar mensualmente tu cuota de autónomos

No, no es sencillo ser un Jedi…y menos aún lo es cuando recibes la llamada del Lado Oscuro que, concretamente en nuestro país es omnipresente y poderoso: “No vas a querer factura, ¿verdad?”, “Bueno, pero de esto te voy a pagar 100 en A y 25 en B”… (N. del A.: aunque habitualmente el Lado Oscuro se identifica con este tipo de colores [dinero negro, tarjetas black…], también acude a otros reversos tenebrosos [cobrar en B, cobrar “bajo cuerda”…]).

Porque, aunque seas un noble y escrupuloso Jedi, cuando tu empresa no genera unos beneficios satisfactorios, la inseguridad y el miedo surgen en ti y como decía el Maestro Yoda: “El miedo es el camino hacia el Lado Oscuro. El miedo lleva a la ira, la ira lleva al odio, el odio lleva al sufrimiento”. Y muchas veces, el sufrimiento te arrastra al Lado Oscuro: “Total, si al fin y al cabo los de Hacienda no quieren más que j*****”.

Esto pensando que estés en el lado de la luz, porque hay otros muchos que eligen el Lado Oscuro desde el principio. Y es que como decía el Emperador Palpatine: “El Lado Oscuro es un camino que puede aportar facultades y dones que muchos no dudan en calificar de antinaturales.”

¿Qué os decía? Es un camino más rápido y cómodo: no te das de alta de nada, no facturas (total, si es necesario, ya lo hará un amigo por ti), no pagas autónomos… y eso te hace más competitivo, a nivel precios, que tus enemigos Jedi. Es un camino este poderoso y peligroso, pues te atrapa… ya lo vio Yoda: “Miedo, ira, agresividad, el lado oscuro ellos son. Si algún día rigen tu vida, para siempre tu destino dominarán.”

fuerza star wars lado oscuro luminoso emprendedor

Y es que, amigos, elegir un camino u otro es algo que solo depende de vosotros, pero debéis ser conscientes de que cuando no se da, no se puede pedir nada a cambio: si no cotizáis, no esperéis obtener prestaciones derivadas de vuestras cotizaciones; si no pagáis impuestos, no os quejéis por no recibir servicios públicos de calidad. Vamos, que seáis coherentes con la decisión que habéis tomado.

La semana pasada hablaba con un conocido; esta persona está continuamente manifestándose (públicamente y en redes sociales); por la falta de apoyos a la cultura; a favor de la enseñanza pública; por la sanidad pública… Todo eso está muy bien, pero cuando le dije que me diera su NIF para hacerle una factura por una colaboración, ¿sabéis cuál fue nuestra conversación?:

─No, si yo no estoy dado de alta. ¿No puedes pagármelo en B?

─Hombre, pues casi mejor no. ¿Pero tú no eras de los que pedías día sí y día también la cabeza de Bárcenas y te indignabas con las “tarjetas black”?

─Sí, bueno…pero si el país está lleno de chorizos, no voy a ser yo el que pague.

─Pero si no pagamos impuestos, entonces, ¿cómo se paga la sanidad pública y los colegios públicos?

─¡Ah, eso a mí no me preguntes, eso lo tiene que pagar el Estado, que es su obligación!

Así están las cosas, ¿no os lo decía? El Lado Oscuro es poderoso y atractivo y seduce por doquier (aunque sea con argumentos irracionales), mientras que el Lado Luminoso es duro, sacrificado y muchas veces sin más incentivos que hacer lo que es correcto.

En fin, amigos y amigas emprendedores, que es lógico que en esta lucha cotidiana dudéis y que a veces os mováis en ese terreno difuso que existe entre luz y oscuridad, pero recordad, elijáis el camino que elijáis, sed coherentes con vuestra decisión y asumid las consecuencias.

¡Que la Fuerza os acompañe!

Autor: Luis Ángel Ramos Cuesta

Luis Ángel Ramos Cuesta
Oteo el horizonte desde Unagi Magazine y os cuento lo que veo. ¡Ah! y además soy el irresponsable responsable de dirigir este proyecto.

Un comentario

  1. Pingback: Bitacoras.com