cutrecon castores zombis fox viruete cinebasura

La CutreCon, el lugar más seguro del mundo

Voy a hablar de cine cutre, chungo, malo… De una convención que trata sobre él. Más de uno se bajará del tren a las primeras de cambio. Por eso, para que comprendan qué significan cosas como la CutreCon para algunos de nosotros, primero les contaré una historia y les haré una pregunta: ¿se han dado cuenta de que cuando éramos pequeños nos costaba mucho diferenciar una película buena de una mala?

En el principio había sueños…

Desde que tengo uso de razón (en fin, ya saben, es una frase hecha) no he sabido entender la vida sin cine, sin comics, sin libros, sin videojuegos, sin trucos de magia… La vida es narrativa, la vida es la historia que sucede, es la ilusión de Méliès. Buena manera de empezar a hablar de cine chungo, ¿eh?

A finales del año 2006, decidí crear una web de humor y cultura pop llamada Tiempo de Culto. Por aquellos tiempos éramos unos cuantos los que estábamos en “el gremio” de la web underground. Creando contenidos gratuitos que eran consumidos por miles de personas semana tras semana. Lo hacíamos casi por hobby. Recuerdo que en aquella época (mis años universitarios) pasaba horas y horas visitando webs y blogs (la referencial Viruete.com, la Humanidad Supina de Milgrom, ¡¡Poder Friki!! de Kike Dueñas, Vicisitud y sordidez…). Una de las que más horas me robaba no era otra que Cine Cutre: una web que, como su propio nombre indica, consistía en críticas de las peores películas que la historia ha conocido. Nunca reí más que leyendo aquellas críticas o comentando en el foro (¡oh, aquel foro!), en el que durante mucho tiempo tuve el avatar de Clint Eastwood en la trilogía del dólar.

Unos años antes, cuando tocaba empezar a pensar en hacerse mayor (año 99), tuve que elegir carrera. Quería estudiar cine, pero vivía en Albacete. Pensé en periodismo, pero seguía viviendo en Albacete. Decidí estudiar Ingeniería Informática, pero eso de que “iba de ordenadores”…y porque vivía en Albacete. Al final terminaría la carrera y conseguiría mi flamante título de ingeniero, pero durante ese tiempo seguí escribiendo, dirigiendo un programa en la radio local, dedicándome a Tiempo de Culto…

castotres zombis zombeavers cutrecon cinebasura
Fotograma de “Castores Zombis”

Pero llegó un día en el que me hice mayor del todo. No fui el único. Muchos de aquellos pioneros de la web underground fueron cayendo en la batalla. Había que empezar a pagar facturas. Y yo me fui al culo del mundo a trabajar para una “malvada” (por lo de añadir dramatismo) multinacional, vistiéndome de “casual business” y con pantalón largo y camisa en agosto, con 50 grados a la sombra. En un cubículo, ocho horas al día (más las de “regalo”), cinco días a la semana, hasta que llegara el día en que me quitaran el “casual” del “casual business”. Pero antes me quitaron todo lo demás. Dejé de escribir, dejé la web (alguno todavía me odia por ello), dejé mis sueños. Todos ellos…

Pero aquello solo duró cinco meses. Comenzaba aquella gran crisis que lleva años acuchillándonos las costillas, y llegué a la conclusión de que desde aquel cubículo, nunca llegaría a hacer videojuegos o rodar películas, ni siquiera a escribir al volver a casa por la noche, ni siquiera, y eso es lo peor, a pasar un rato echando unas risas leyendo aquella web o charlando en aquel foro. Así que, cuando todos decían “no lo hagas maldito loco”, decidí dejar aquel horrible trabajo con contrato indefinido para intentar ser un poco más feliz… Y hoy diseño videojuegos, y he vuelto a escribir, y a rodar (con los medios que tenemos, pero rodando al fin y al cabo), y me vuelvo a reír y a disfrutar como un niño con exceso de azúcar en cuanto me dejan.

El lugar más seguro del mundo

cutrecon cinebasura fox viruete zombiesY aquí entra la CutreCon, un lugar seguro en el que uno se puede divertir, rodeado de otros tipos tan locos como él, disfrutando (porque sí, lo malo también se puede disfrutar si se hace en grupo) del peor cine de la historia. Si se te pincha una rueda del coche cuando vas solo, maldita la gracia, pero si se te pincha cuando llevas el coche lleno de amigos y hasta arriba de equipaje, ya tienes una anécdota para toda la vida, y de esas que solo se pueden recordar con una sonrisa en la cara.

Aquí el cine es interactivo. La gente grita a la pantalla, hace chistes, canta, aplaude fallos de raccord o frases ridículas. Cuanto peor, mejor. Cuanta más gente, más mística, más magia. El que llega de nuevas, pierde la vergüenza a la segunda película. El que llega solo, a los 20 minutos ya tiene a más de uno con el que cambiar impresiones. Y el que viene, aunque venga escéptico, repite, y lo hace como creyente. Aquí hay terapia, y buena gente, eso sobre todo.

Y es que la CutreCon no solo es positiva, sino necesaria. Nació hace ya tiempo, a finales de 2011, de las entrañas de Cine Cutre, y con un espíritu social y popular (de hecho la inmensa mayoría del programa sigue siendo, a día de hoy, absolutamente gratuita). Y lo es porque el equipo que hace posible este festival se deja la piel, año tras año, en el intento. Desde su director, Carlos “Oso” Palencia, hasta el último de los colaboradores (con especial mención a “Cacaman”, el carismático enmascarado que año tras año pone sal y pimienta al festival), realizan un trabajo digno de un grupo de misioneros del cine chungo.

cutrecon cine madrid
Parte del equipo de CutreCon

Este año, una vez más, ha sido un absoluto éxito. Desde los estrenos en España de películas que en el resto del mundo llegarán a cines (y aquí no, porque somos así) como Castores Zombis y Zombis Nazis 2 (no se dejen engañar por los títulos, ya que se trata de dos grandes comedias gore. De hecho, yo me he hecho con el bluray de la segunda), hasta el trabajo de recuperación y archivo fílmico que se ha realizado con la recuperación de Kárate contra mafia (1981), la primera película de artes marciales para el mercado oriental realizada en Europa (rodada en las Islas Canarias haciendo las veces de Hong Kong), la CutreCon es un evento único en España y que merece tener una larga y próspera vida en la capital de España. Sobre todo cuando otras patochadas que no hacen más que recibir ayudas y subvenciones para que la gente se haga fotos, siguen recibiendo toda la ayuda de parte de las autoridades. Esperemos que la ciudad de Madrid, por lo menos, siga apoyando este festival mientras los chicos de CineCutre tengan cuerda (yo espero que la tengan para rato), porque su pérdida sería una auténtica tragedia.

cine zombis cutrecon madrid fox viruete cine basura
Fotograma de Zombis Nazis 2

Más completo imposible

Este año ha habido de todo: películas de luchadores mexicanos (sí, de esos que llevan máscaras de colores y luchan contra las fuerzas del mal), cine de kung fu vendido al peso, comedias buenas (algunas, como Zombis Nazis 2, muy buenas), comedias muy malas filipinas con actores enanos parodiando a James Bond (sí, estoy hablando de la archiconocida Brucelinito (1981)), animación chusca con aroma de plago… Es difícil encontrar un festival que tenga una oferta mejor. Que sí, tal vez no lo creáis, pero eso es porque no habéis disfrutado de una sesión de esas en las que la sala se pone hasta arriba y la energía y las ganas de cachondeo y buen rollo amenazan con reventar las paredes…

Uno de los momentos grandes del festival fue la ya clásica emisión en directo (a través de Canal Plus Xtra) de Cine Basura desde el auditorio de la Casa del Reloj. La película elegida fue El asesino de muñecas, y esta vez los habituales presentadores Paco Fox y José Viruete tuvieron como flamante invitado especial a un inspirado Ángel Sanchidrián, escritor del libro (y página de Facebook) Sinopsis de cine, uno de los éxitos editoriales de la temporada, y debo reconocer que una de las obras que más me han hecho reír en mucho tiempo. Completó la mesa de comentaristas Carlos Palencia, tomándose un pequeño respiro de sus labores de director del cotarro. El auditorio, lleno a reventar, se caía con cada salida de tiesto, ya fuera en la mesa de comentaristas (sí, como en el fútbol, pero en lugar de comentar un partido se comenta una película en directo) o en la pantalla.

fox viruete cutrecon cinebasura
Momento de la transmisión de Cine Basura desde la CutreCon

El momento emotivo del festival llegó con la entrega del premio Jess Franco 2015 a Ramón Saldías, director de la anteriormente comentada Kárate contra mafia, que recibió el premio de manos de uno de los actores que más veces trabajó con Jesús Franco, el célebre Antonio Mayans. Especial mención la que hay que hacer a Ramón Saldías y su familia, que con un envidiable buen humor, colaboraron y disfrutaron de este homenaje que directores más estirados podrían percibir como una mofa. Nada más lejos de la realidad. El cariño (y el cachondeo, está claro) que ha existido durante toda la proyección ha sido espectacular, llegando a momentos de auténtica catarsis cómica, de carcajada imposible de evitar. Que sí, que igual queda ñoño, pero riendo como solo se ríen los niños (o aquellos que todavía tienen algo de niño en su interior).

cutrecon ramon saldias karate cine basura cine cutre
Ramón Saldías ganador del premio Jess Franco 2015

Hubo también momentos para la esperanza, como la presentación del proyecto de crowdfunding de Paco Fox y Miguel Ángel Viruete: CineBasura, la película (más información en www.cinebasura.com). Un proyecto que pretende convertirse en un largo de ficción que trata el tema del cine cutre. Para ello nos regalaron en primicia una de las escenas de la película, rodada a forma de teaser. No podía existir un marco mejor para hacerlo.

Que no sea la última

carlos palencia cutrecon
Carlos Palencia

Desde aquí solo puedo dar gracias a Oso y a los suyos, porque estas cosas solo pueden salir del amor a lo que uno hace. Mi gratitud no puede ser mayor, ya que yo disfruto de esto, año tras año, porque ellos se lo dejan todo en el camino. Gracias también a todas las instituciones y empresas que apoyan esta humilde pero orgullosa muestra de cine que tal vez no parezca para todos, pero que podría serlo.

Algunas veces pienso que todo ha sido un sueño. Que he dado una cabezada y que en cualquier momento me despertaré en ese cubículo. En todo lo que no hubiera pasado si no hubiera salido de allí dando un portazo. Y miro a aquellos que no lo entienden, que no saben disfrutar (por desconocimiento) de cosas como la CutreCon, y siento mucha lástima por ellos. Siguen en el cubículo, y no saben que hay un fin de semana al año en el que pueden volver a ser niños…o gilipollas. Todo vale, porque la CutreCon es un lugar seguro. El más seguro del mundo.

Autor: Ángel Codón Ramos

Escritor, guionista y diseñador de videojuegos. De vez en cuando crítico de cine y televisión. Ocasionalmente columnista. Anteriormente Ingeniero Informático y locutor de radio. En un futuro: astronauta.

Un comentario

Suscríbete a nuestro Newsletter

Únete a nosotros y recibirás GRATIS en tu correo todas nuestras noticias, además de eventos, promociones, descuentos y sorteos exclusivos

¡Gracias por suscribirte! Necesitamos confirmar tu dirección de e-mail. Para terminar con la suscripción, deberás hacer clic en el vínculo del mensaje que acabamos de enviar a tu buzón de correo. ¡GRACIAS!

Pin It on Pinterest

Share This