La vida no pedía más que …. AGRADECER

El pasado domingo 15 de octubre entregaron el LXVI galardón del Premio Planeta y ¿a qué no sabéis quien pululaba por allí? ¿Por entre las cámaras, los flashes, la comida rica, los elegantes trajes y las caras más conocidas de las letras españolas?

¿Quién? ¡¡CLARO!! La menda.

agradecer premio planeta

Es mi segundo año consecutivo presenciando el evento literario del año pero éste, os prometo que lo he vivido de un modo completamente distinto. He disfrutado muchísimo, cosa que en mi primer gala no hice.

¿Habéis visto a un miope desorientado, soñoliento y recién levantado que se pone las gafas para ver la hora en el despertador? Pues yo me semejé mucho a él la pasada gala del año 2016. Como si hubiera ido sin gafas. Estaba tan nerviosa-exaltada-entusiasmada-muertademiedo que lo único que tenía en mente era: “después del pie derecho va el izquierdo. Y después, el derecho de nuevo. Y así. Venga. Tú no dejes de caminar”.

Recuerdo que nos sentamos 4 de los finalistas de ese año con nuestros respectivos acompañantes (yo fui de la mano de mi sister Laia) y todos estaban igual de nerviosos que yo así que me tranquilicé. Pero no duró demasiado el sosiego. A medida que transcurría la cena se fueron presentando: “Yo soy traductora italiana y llevo 2 años trabajando en la novela”, “Yo vivo en Chicago y es la segunda vez que soy finalista”, “¡Anda! ¡Qué bien! Yo soy su editora y asesora”.

En el momento que tuve que presentarme me quedé más pálida que el trasero de un mono albino porque tenía que decir “me llamo Alba, tengo 26 años, un blog de microrrelatos y he escrito la novela en 15 días. ¿Sería tan amable de pasarme el pan, por favor?”. Ya podéis imaginar que lo mío no es impresionar a la gente a primera vista pero al final todos me regalaron un piropos para enmarcar.

¿Conocéis las votaciones del Premio Planeta? A mí me vuelven loca. El jurado realiza 5 votaciones, eliminan poco a poco novelas hasta que salen el finalista y ganador del año. “Con un par de alas” no pasó la primera votación y ahí ya pude relajarme un poco y comer porque hasta entonces, no había probado bocado (¡y tenía todo un pinta increíble!).

Pero este año no, señores míos. Este año disfruté. ¡¡Lo prometo!! Me hubiera gustado enseñaros más fotos pero tenía los ojos tan abiertos y me empapé tanto de la experiencia de estar allí que la tarea de fotógrafa quedó relevada a segundo plano.

Este año empezamos los preparativos en Fairmont Rey Juan Carlos I de Barcelona, ubicado a poquísimos pasos de El Palau de Congressos de Catalunya, que es donde se realiza la cena. De nuevo, engatusé a mi hermana para que me acompañara. Así que sin atacarnos de los nervios, sin prisas, con ganas de pasarlo bien y saborear el momento fuimos hasta El Palau a buscar nuestras acreditaciones.

Además de la ilusión de estar ahí, me sentí feliz por llevar mi camiseta solidaria HOPE de Margo para la Fundación FERO (es una fundación de investigación oncológica a la que tengo mucho cariño). Ya sabéis que HOPE es mi propia filosofía y me pareció la mejor forma de expresarme. En la web de Mango o tiendas físicas podéis conseguirlas. Son anchitas y muy agradables de llevar.

A las 21:00 horas exactas entramos por las puertas y eso era un hervidero de glamour y cámaras, pero oídme, qué bien sienta pasearte por ahí como si nada, sabiendo que no te juegas el Premio Planeta. Nos hicimos unas pocas fotos, reímos y charlamos. Después del aperitivo y bienvenida nos sentamos en la mesa dispuestas a relamernos los bigotes y dejarnos la piel en la quiniela que se hace después de la segunda votación del jurado (hay que adivinar el orden de los 4 primeros títulos). Para los postres yo ya había perdido la quiniela pero estábamos a punto de descubrir quien sería el ganador.

Después de muchos debates en la mesa y mucha intriga, Carmen Posadas, portavoz del jurado, descubrió el contenido del sobre: Cristina López Barrio con su “Niebla en Tánger” fue la finalista y Javier Sierra se proclamó Premio Planeta 2017 con “El fuego invisible”.

Mi enhorabuena a Cristina y Javier pero también a todos los escritores de los manuscritos que lograron batir el récord de participación del premio. Mi experiencia me dice que aquí nadie pierde porque tener la valentía de presentarse es un triunfo personal difícil de igualar.

Lo prometo.

Que bonito esto de poder repetir lugar y emociones. Hablar con gente a la que no conoces de nada y tal vez, no vuelvas a ver más. Conectar desde el primer momento a través de “las locuras de escritor”. Agradecer a tu editorial por la confianza depositada en ti. Y pensar que hace un año no tenías ni idea de que la vida te dejaría volver allí con más sueños por cumplir.

Abrazos gigantes,

Alba.

 

Autor: Alba Saskia

Alba Saskia
A veces soy Alba, otras soy Saskia, pero siempre soy Hope.

Un comentario

  1. Teresa

    Me alegra cariño que hayas disfrutado por segunda vez y que a la vez lo compartas con nosotros,una gran experiencia de las muchas que la vida te va a regalar,me encanta tu libro y me encantas tu,besos.

Suscríbete a nuestro Newsletter

Únete a nosotros y recibirás GRATIS en tu correo todas nuestras noticias, además de eventos, promociones, descuentos y sorteos exclusivos

¡Gracias por suscribirte! Necesitamos confirmar tu dirección de e-mail. Para terminar con la suscripción, deberás hacer clic en el vínculo del mensaje que acabamos de enviar a tu buzón de correo. ¡GRACIAS!

Pin It on Pinterest

Share This