teleseries, the wire,baltimore,sintonía,intro

Mis sintonías favoritas de teleseries

Las teleseries siempre han estado presentes en nuestras vidas, tengamos la edad que tengamos. Allí han estado, dejándonos observarlas desde esta lado de la pequeña pantalla e influyendo en nuestras vidas. En ellas hemos conocido superhéroes, villanos, buenos buenísimos, malos malísimos, pandillas divertidas, polis corruptos, feroces espadanchines. Con ellas hemos reído, hemos llorado, nos hemos angustiado e incluso aterrorizado.

Sea cual sea su temática, en todas las teleseries hay un elemento común, que viene a ser como su envoltorio y que, en cierto modo, las define y establece sus reglas: el intro, opening title o títulos de apertura. Un intro es esa pequeña sección que va antes del inicio de la serie en la que se se muestran los créditos principales de la misma, acompañados de unas imágenes y una música, que nos dan una idea de a qué nos vamos a enfrentar cuando empiece la acción. Tal es su importancia que pasados muchos años cuando vuelve a sonar la sintonía  de una serie que nos gustaba, inmediatamente nos viene esta a la mente .

Un buen intro no hace buena a una mala serie, pero sí que es cierto que un mal opening puede hacer que nos perdamos una gran serie que le sigue (en el cine no tiene tanta importancia, pues ya estás sentado en la sala y, aunque no te guste el intro, no te vas a levantar e ir). Afortunadamente, siendo conocedores de esto, las productoras suelen echar el resto en este apartado y son precisamente las grandes teleseries las que cuentan con los mejores intros y las sintonías más memorables.

Por eso, os hablaré de mis series favoritas a través de sus intros y sintonías. Como son muchas, lo haré en varias entregas para no aburriros y aquí va la primera entrega. Espero que disfrutéis con ellos y que, si aún no habéis visto algunas de estas series…corráis a verlas porque merecen la pena.

Doctor en AlaskaNorthern Exposure

En 1990 un médico neoyorquino nos metió en su maleta y nos trasladó, en un tono de realismo mágico, a su consulta rural en un pequeño pueblo de Alaska. Allí conocimos al angustiado doctor Joel Fleichman, a la neurótica aviadora Maggie, al ex-astronauta Maurice, a Chris el locutor filósofo… Una amalgama de grandes personajes, con grandes guiones que dio lugar a una serie deliciosa. Su intro nos llevaba por las calles de ese diminuto pueblo llamado Cicely y nos mostraba el lento deambular de un alce por las mismas.

La música, corría a cargo del reputado compositor de bandas sonoras David Schwartz. No puedo escuchar el sonido de estos bongos y el contrabajo sin esbozar una sonrisa…

The Simpsons

El pueblo imaginario más famoso de la historia televisiva (Springfield) es la sede de esa surrealista familia amarilla que cambió nuestra forma de ver los dibujos animados: The Simpsons. Su introducción es una presentación de los personajes y una declaración de principios de los mismos: ese Bart haciendo penitencia frente a un encerado y gamberreando con su monopatín, ese Homer atropellando todo a su paso mientras se lleva una barra de material radiactivo entre la ropa, Marge haciendo de ama de casa abnegada y Lisa con su saxofón y sus aires de intelectual.

La sintonía es obra de uno de los grandes compositores hollywoodienses: Danny Elfman, responsable de las bandas sonoras de casi todas las películas de Tim Burton y de otras muchas como Batman Begins, Mission: impossible, Men in Black o Hulk, por citar solo algunas.

A lo largo de los casi 25 años que nos ha acompañado, esta introducción ha mantenido sus señas de identidad, pero ha ido cambiando poco a poco. Ahí os dejo un curioso vídeo que compara varias de sus intro a lo largo del tiempo.

Twin Peaks

Si The Simpsons nos hicieron ver de otro modo las series de animación, Twin Peaks supuso una revolución a las series en general, con la llegada de un director de culto como David Lynch, dispuesto a reinterpretar el género.

Hasta ese momento, las teleseries habían sido consideradas como un objeto de consumo, pura diversión y entretenimiento, pero sin más expectativas artísticas. Lynch llevó el mundo del cine y su lenguaje visual a la televisión narrando una típica historia de polidelfbi-busca-asesino-de-jovencita de un modo envolvente y surrealista, aunque bien es cierto que con los capítulos, al bueno de Lynch, se le acabó yendo la olla cosa fina (a lo Lost, pero con más gusto).

El agente Cooper (interpretado por Kyle “cara de piedra” MacLachlan) se ganó nuestro aprecio mientras se hartaba de café y tartas e intentaba averiguar qué pasó con Laura Palmer.

La introducción, acompañada por la envolvente y onírica música de Angelo Badalamenti, nos mostraba el apacible paisaje de Twin Peaks, que no podía ocultar nada malo… ¿o sí?

The Sopranos

The Sopranos (o Los Soprano, como se llamó en España), supuso una gran vuelta de tuerca al género de pelis o series sobre gangsters. Porque Tony Soprano (magistralmente interpretado por el memorable y tristemente desaparecido James Gandolfini), su familia y su banda, nos hicieron ver que los mafiosos también son personas que aparte de con sus turbios asuntos tienen que tratar con jaleos domésticos, con hijos rebeldes, problemas de ansiedad…es decir nos hizo ver que también son personas (malas, pero personas, al fin y al cabo).

Con la enorme calidad con que HBO reviste sus teleseries, el clan mafioso de New Jersey nos acompañó durante 6 temporadas y nos acostumbramos a ver al principio de cada episodio un opening que se ha convertido en todo un clásico del género: el trayecto en coche de Tony desde  New Jersey hasta su casa (especialmente recordado e imitado es el plano que muestra los ojos de Tony reflejados en el retrovisor).  La sintonía era el tema Woke up this morning del grupo británico Alabama 3.

The Wire

Y de New Jersey nos vamos a Baltimore con otra de esas series que está en el Olimpo de las mejores de todos los tiempos: The Wire (La escucha). Se trata de una serie en que salen policías, delincuentes y políticos (algo que se repite en muchas otras), pero en este caso la línea de separación entre todos estos elementos es especialmente delgada y se cruza en ambos sentidos en múltiples ocasiones.

Asistimos desesperanzados al desmotivador trabajo policial, la excesiva burocracia, la corrupción de los políticos y vemos que los malos, pueden ser malos, pero no tienen por que ser tontos y, a menudo, gozan de una organización mucho más avanzada y eficiente que los buenos (¿seguimos hablando de Baltimore o nos hemos trasladado aquí?).

El intro de esta serie nos pone en situación (el título de la serie hace referencia a las escuchas policiales) y nos va mostrando escenas relacionadas con cada temporada. En este caso nos encontramos en un supuesto particular. Dado que cada una de las cinco temporadas tenía una localización diferente, en función de dónde estaba investigando la policía en ese momento (los barrios de traficantes, los muelles, etc.), el opening era similar, pero cambiaba haciendo alusión a esos temas.

En cuanto a la sintonía, para una serie tan oscura y desgarradora, no se podía haber elegido mejor tema musical que el Way down in the hole de Tom Waits. A tono con los intros que cambiaban cada temporada, la sintonía fue la misma, pero cambiando de versión: comenzó con The Blind Boys of Alabama, el propio Waits hizo la segunda temporada, The Neville Brothers la tercera, DoMaJe la cuarta y de la última se ocupó  Steve Earle

Game of Thrones

Y llegamos al final de esta primera lista con el que para mí es el mejor intro de una serie. No entro en si la serie es la mejor (aunque tengo claro que sí es una de las mejores), pero el intro es absolutamente impresionante. Os pondré en situación: Game of Thrones es una teleserie, también creada por HBO, basada en  la saga de libros Canción de Hielo y Fuego de George R. R. Martin, que narra las luchas de varios reinos por el poder en una tierra imaginaria. En ella se mezclan elementos fantásticos (como la localización, el uso de magia, dragones, etc.) con asuntos mucho más cercanos como la codicia, el ansia de poder, la lujuria, la avaricia…y todos los pecados capitales que queramos ponernos por delante.

Rodada con una calidad excepcional y unas interpretaciones impresionantes de un espectacular elenco de actores (en su gran mayoría británicos), Game of Thrones supuso también una novedad en las tramas narrativas a que estábamos habituados: en primer lugar porque aquí todo es muy explícito (hablamos de violencia y sexo, fundamentalmente), algo no muy habitual en las series estadounidenses, pero, sobre todo, porque aquí nadie es bueno ni malo…sino todo lo contrario. Y lo más impactante…ningún personaje es imprescindible; como sucedería en un mundo medieval con continuas guerras y conjuras palaciegas, cualquiera de los protagonistas puede morir en cualquier momento.

Pero si la serie es tremenda, aún más reseñable es su introducción: una infografía muy ingeniosa y espectacularmente realizada que muestra un mapa tridimensional del universo de ficción de la serie, que se proyecta en el interior de una esfera. La cámara se va desplazando por la cuadrícula del mapa y se detiene en los lugares en que tienen lugar los acontecimientos de ese episodio, mientras que distintos mecanismos de relojería hacen aparecer desde dentro del mapa edificios y estructuras. Mientras tanto, la sintonía suena cada vez más atronadora y se van mostrando, superpuestos al mapa, el nombre de los actores principales (con un escudo que indica a qué casa pertenecen sus personajes) y del personal creativo. Finalmente, tras un minuto y medio, termina con el el título.

La música corre a cargo del compositor germano-iraní Ramin Djawadi, especializado en series y responsable de, entre otras, Prison Break y Person of Interest. A continuación os muestro el intro de la tercera temporada.

Este espectacular opening ha recibido varios premios (entre ellos el Emmy en 2011) y lo que es más importante, un gran reconocimiento ente la crítica y los profesionales del sector, hasta el punto de que se han sucedido los homenajes en publicidad y televisión. Y para muestra y como una inmejorable despedida, os muestro la versión que hicieron de este intro, en homenaje al mismo, unos grandes especialistas del género, como son los responsables de  The Simpsons.

Autor: Luis Ángel Ramos Cuesta

Luis Ángel Ramos Cuesta
Oteo el horizonte desde Unagi Magazine y os cuento lo que veo. ¡Ah! y además soy el irresponsable responsable de dirigir este proyecto.

2 comentarios

  1. Dani

    Una vuelta al pasado y un repaso al presente… ¿volver a ver Twin Peaks? 🙂