mordrake teatro edward llanso

Mordrake – Canción de cuna

MORDRAKE – Canción de cuna. Sala: La Pensión de las Pulgas Autor: Ana de Nevado. Dirección: Rubén Villoslada. Reparto: Guillermo Llansó (Edward), Elena Rey (Alice), Charo Gabella (Eleonor) y Karlos Aurrekoetxea (Wilmer). Fechas: Del 2 al 30 de mayo.  Horario: lunes a las 20 h Entradas: desde 15 €.

La historia de Edward Mordrake es tan misteriosa como espeluznante, una historia en la que la leyenda se ha entremezclado hasta tal punto con la realidad, que es muy complicado discernir qué es cierto, qué exagerado y qué directamente inventado.

Parece ser que Mordrake nació en Inglaterra en un momento indeterminado del siglo XIX, que era hijo de la condesa de Darlington y que estaba afectado de diprosopia, una malformación ocasionada en la gestación que duplica los rasgos faciales.

Se dice que Edward tenía dos rostros, uno totalmente sano y otro situado en la parte posterior de la cabeza, que se movía y era capaz de reir y llorar. Por ello, en Darlington, con una mezcla de superstición y desprecio hacia su posición, se burlaban de él a menudo y le llamaban “el hombre de las dos caras”.

También se dice que esta segunda cara podía hablar y que Mordrake pidió reiteradamente a los médicos que se la extirpasen, pues por las noches «susurraba cosas que solo se escuchan en el infierno». Se cuenta que Edward se suicidó a los 23 años colgándose de un balcón, incapaz de soportar la tortura a la que le sometía su indeseada compañera.

Sí, sobre Edward Mordrake se dicen muchas cosas…Pero lo cierto, es que nadie jamás le vió.

mordrake teatro pension de las pulgas

¿De qué va Mordrake?

Basándose en esta mezcla entre cuento y realidad, Ana de Nevado ha escrito Mordrake – Canción de Cuna, una tremenda historia que, partiendo de la figura de Edward y su madre, entreteje una historia plena de misterio y terror en la mansión de Darlington.

Lo bueno de la trama, es que los ingredientes necesarios para generar la tensión ya estaban en la historia-leyenda original: la esquizofrenia de Edward con su lucha permanente entre su yo bondadoso y su yo malvado; la sobreprotección de su madre, en parte por vínculos familiares, en parte por el “qué dirán” aparejado a su posición social; el ambiente opresivo y claustrofóbico de la villa de Darlington…

A partir de toda esa oscuridad y dramatismo, Ana de Nevado, ha ideado una historia de misterio, un poco a lo Agatha Christie, con personajes maquiavélicos y bondadosos, con asesinatos y un tesoro. ¡Ah, y una historia de amor…que no se me olvide!

Mordrake edward piano dos caras

Una historia con múltiples referentes literarios y cinematográficos: el personaje de Edward es una personificación de la confrontación en la misma persona entre bondad y maldad, inspirada en clásicos como el Dr. Jeckyll y Mr Hyde o, incluso Hulk, el personaje de cómic. La historia de Alice y Edward conecta, por supuesto, con Romeo y Julieta, pero también tiene tintes de El Fantasma de la Ópera... Sin duda, un bombón de historia, a la que el cariño de esta compañía y el montaje de Rubén Villoslada han sabido exprimir para sacarle gran parte de su jugo.

Es complicado hablaros de la trama sin hacer spoilers que la destrocen, aunque como muy bien dice Wilmer el mayordomo, lo importante no es saber lo que pasa al final, sino saber dónde estás tú en ese momento.

Todo comienza con la muerte de Lord Mordrake a manos de su desequilibrado hijo, que se encierra en una de las habitaciones de la casa para languidecer y morir, ante la desesperación de su madre. Como, a causa de este hecho, la casa ha quedado también sin sirvientes, Wilmer debe contratar a una sirvienta, pero su maléfico cerebro urde un plan para conseguir algo que tiene Edward y que él quiere. Para ello contrata a Alice, una prostituta, con la idea de que se gane el favor de Edward. Alice llega a la casa, Edward se enamora de ella y… hasta aquí puedo leer 😉

mordrake teatro wilmer mayordomo

El montaje

En principio, este montaje estaba concebido para un teatro a la italiana, con el público enfrentado a los actores y al representarse en un lugar tan especial como La Pensión de las Pulgas, ha debido adaptarse, lo que le da una dimensión totalmente nueva, diferente y, si me permiten decirlo, mágica.

Porque tener a las dos caras de Mordrake, literalmente, a un palmo de la tuya, mientras se debaten en su danza macabra, tiene una carga dramática inigualable. Asistir a los desgarradores lamentos de Eleonor junto a ella, te llena de congoja.

Se crea, en suma, una atmósfera en la que, como si de un cluedo en vivo se tratara, se invita al  espectador a realizar un viaje por los lúgubres páramos de las pasiones humanas, un viaje que les hará pasar por múltiples encrucijadas y tratar de discernir entre el bien más puro y el mal más absoluto, entre justos y pecadores, para llegar al final de la historia.

Mordrake teatro elena rey

Se trata, por tanto, de un montaje basado en la exacerbación de las emociones, para lo cual este es un escenario ideal. Gran parte de la obra se desarrolla en una habitación solo amueblada con una mesa baja, dos sillas y una alfombra y una puerta, tras la que se intuye lo que ocurre en la habitación de Edward. Una luz muy ténue crea un ambiente opresivo y desasogante, reflejo del cuadro de Goya que preside la estancia (Saturno devorando a un hijo) y que tiene una parte decisiva en la trama.

Y maravilloso, por supuesto, ese final, entre penumbras, con Tom Waits, entonando el Poor Edward, la canción que compuso basándose en Mordrake, para su ópera Alice.

Una trama interesante, un montaje efectivo, pero ante todo, un elenco espectacular, que hace creíble toda la historia. Guillermo Llansó asume la carga más pesada, pues el papel de Edward es terrible y complicado; exige de mucho talento, trabajo, generosidad y entrega al actor y él las aporta en grandes dosis. Es un papel muy difícil, con las dos personalidades de Mordrake siempre en lucha, devorándolo por dentro y, como he dicho antes, tenía muchos referentes para componerlo y a ellos se ha aferrado, incluyendo también algo del Gollum – Smeagol de El Señor de los Anillos (un personaje fascinante, que refleja a la perfección la lucha interna entre el bien y el mal). Una desgarradora y gran interpretación, llena de verdad y compromiso.

mordrake charo gabella actriz

Y si de desgarro hablamos Charo Gabella compone un personaje complejo y magnífico. Desmadejada por el destino de su hijo, pero aferrada a los convencionalismos sociales y a la ambición. Elena Rey encarna a Alice, la prostituta-sirvienta que, de forma inesperada, viene a traer luz a un lugar donde solo había sombras, a domar a la bestia, curiosamente ella, que es mucho más pecadora que santa. Tierna, aduladora, cínica, fuerte y vulnerable a la vez… maravillosa.

Me dejo para el final a Karlos Aurrekoetxea, que ha construido otro personaje impresionante, Wilmer, un mayordomo todo inteligencia, astucia, ambición y maldad. Al contrario de los demás personajes, nada en él es ambigüo, en Wilmer no hay lugar para la bondad, todo en él es malicia. Enorme aplauso para su trabajo.

No quiero dejar pasar, por último, el exquisito cuidado por los detalles que tiene este montaje; desde la caracterización y la banda sonora, que refleja no solo la trama, sino los distintos estados emocionales de Edward, hasta el vestuario creado para la ocasión. Todo ello, hace que Mordrake – Canción de cuna, más allá de su carácter teatral, tenga también mucho de experiencia sensorial.

Mordrake, una excelente obra de teatro, plagada de buenos personajes, grandes interpretaciones y grandes preguntas… ¡No os la perdáis!

Autor: Luis Ángel Ramos Cuesta

Luis Ángel Ramos Cuesta
Oteo el horizonte desde Unagi Magazine y os cuento lo que veo. ¡Ah! y además soy el irresponsable responsable de dirigir este proyecto.

Un comentario

  1. Pingback: Bitacoras.com

Suscríbete a nuestro Newsletter

Únete a nosotros y recibirás GRATIS en tu correo todas nuestras noticias, además de eventos, promociones, descuentos y sorteos exclusivos

¡Gracias por suscribirte! Necesitamos confirmar tu dirección de e-mail. Para terminar con la suscripción, deberás hacer clic en el vínculo del mensaje que acabamos de enviar a tu buzón de correo. ¡GRACIAS!

Pin It on Pinterest

Share This