frida restaurante gastrobar chueca madrid unagi magazine

Restaurante Frida

Madrid, barrio de Chueca, calle San Gregorio 8. Eso es todo lo que necesitas saber si estás en busca de un restaurante/bar donde poder relajarte, ser bien atendido y probar comida clásica con un toque diferente y refinado: el restaurante Frida.

Entrar al restaurante Frida es entrar en un establecimiento con encanto, decorado con muy buen gusto, que invita a sentarse y comer relajadamente. El local no es muy grande, lo cual es bueno porque no llega a haber demasiada gente y, por consiguiente, demasiado bullicio. Uno puede charlar tranquilamente sin tener que levantar la voz para que te escuche el de enfrente. La iluminación me pareció perfecta, ya que era cálida y evocaba una sensación de intimidad. En la decoración predominan los tonos rojos y azulados junto con un inmobiliario de madera.

Sin llegar a ser frio, sigue las tendencias actuales y modernas; como en casi todos los restaurantes nuevos que hay ahora por Malasaña y Chueca; en Frida apuestan por maximizar el espacio usando mesas grandes donde se pueden llegar a sentar hasta nueve personas. Normalmente, yo no soy muy fan de sentarme a la mesa con gente que no conozco. Esta vez, tengo que admitir que no me resulto incómodo, ¡incluso usan unas plantas para separarte del comensal que tienes al lado! Además, para los días de verano y buen tiempo tienen terraza fuera.

restaurante frida chueca san gregorio

Son tres veces ya las que he ido al restaurante Frida entre los meses de octubre y noviembre. La primera de ellas fue con mi madre, todo un descubrimiento el que hicimos ese día. La segunda, tuve que llevar a mis amigas a probar su exquisita cocina y enseñarles el encanto que tiene el sitio ─cabe recalcar que son vegetarianas y pudieron comer sin ningún problema─. La última vez, ha sido este fin de semana pasado. Después de escuchar a mi madre hablar de lo bueno que estaba todo, mi padre exigió que lo lleváramos a él también.

Nada más entrar te reciben amablemente y, a pesar de estar siempre llenos, intentan ofrecerte la mesa que mejor se adecue a tus necesidades. El personal es muy agradable y si es vuestra primera vez, os aconsejo que escuchéis sus recomendaciones. En mi primera visita, mi madre y yo, nos encontramos ante una carta muy variada y sin saber que hacer; nos recomendaron pedir tres platos para compartir y estaban todos riquísimos. Ah, y que no se me olvide, ¡el pan! Junto con tu comida te traen un saquito de varios panes que son toda una delicia.

restaurante frida chueca madrid unagi magazine

Menú de mi primera visita al Restaurante Frida

En mi primera visita pedimos dos entrantes, un plato principal y un postre:

  • Saquitos de queso brie, mermelada de tomate y reducción de vinagre balsámico. Sin duda, mis preferidos. Siempre que he vuelto, los he pedido. Es más, en la carta ofrecen solo dos unidades pero si sois tres personas te añaden uno extra sin cobrarte el coste adicional
  • Tosta de roast beef sobre pan de cebolla, salsa Bourbon y crujiente parmesano. ¡No puede estar más rico! Si algo me molesta de las tostas con carne es que el trozo de carne sea tan grande que resulte imposible metérselo a la boca, en esta ocasión no tuve ese problema ya que el roast beef estaba cortado en finas láminas que se podían ingerir sin problema.
  • Carpaccio de buey, lascas de foie, queso parmesano, rúcula y reducción de Pedro Ximenez. Lo mismo que con la tosta, me cuesta encontrar un buen carpaccio que no se “te haga bola” al comer porque este cortado demasiado grueso o, por el contrario, se te quede en nada al llevarlo a la boca. El carpaccio de Frida es uno de los mejores que he probado.
  • Brownie de chocolate, helado de vainilla y caramelo toffee. Voy a reconocer que el postre sería mi único pero. ¿Estaba bueno? Sí. Sin embargo, me pareció flojo en comparación al resto de la carta.
restaurante frida gastrobar chueca madrid carpaccio
Carpaccio

Menú de mi segunda visita al Restaurante Frida

Cuando volví con mis amigas vegetarianas, aparte de pedir los saquitos de queso brie optamos por probar las pizzas que ofrecen en la carta, ya que se ajustaban a su dieta.

  • Pizza de tomates secos, queso de cabra y cebolla caramelizada. Mi favorita entre las dos que probamos, los tomates secos con el queso de cabra son una mezcla explosiva para el paladar.
  • Pizza de setas de temporada con huevo de corral y aceite de trufa. Nunca había probado nada hecho con aceite de trufa; la verdad es que el aceite junto con el huevo daban un resultado muy bueno.

Nota: el tamaño de las pizzas es considerable y después de compartir dos para tres personas no fuimos capaces de llegar al postre ¡toda una lástima!

restaurante frida  gastrobar chueca madrid menú
Saquitos de brie

Descubrimiento de mi última visita al Restaurante Frida

Y para acabar, el pasado domingo, además de los clásicos nos aventuramos a probar algún que otro plato nuevo, a destacar:

  • Tacos de pastor: solomillo de cerdo a 65 grados centígrados marinado en chile chipotle, puré de mango y cilandro. Exquisito, diferente, lleno de sabor pero, ¡ojo! Picante. Totalmente recomendado para aquellos apasionados del picor y las especias; mejor abstenerse todos los que tengan un paladar más sensible.
restaurante frida gastrobar chueca madrid unagi magazine
Tacos de pastor

Con todo esto, solo me queda decir, que el Restaurante Frida es un lugar al que merece la pena ir si lo que se busca es comida de calidad, buen ambiente y buen servicio; un homenaje al sabor y la delicadeza en medio de Chueca.

Espero que esto os abra el apetito y, si finalmente os animáis a visitar el sitio, me gustaría conocer qué opináis a traves de vuestros comentarios.

¡Hasta la próxima!

 

Autor: Sara Ferrero

Sara Ferrero
Un día alguien me dijo "defiende tu sombrero, por ridículo que parezca"; desde entonces escribo, viajo y sueño tanto como puedo.