road trip sara ferrero unagi magazine l.a. las vegas los angeles phoenix grand canyon usa

Road trip a la americana

¿Es posible visitar en un fin de semana Phoenix, el Gran Cañón y Las Vegas, saliendo de Los Ángeles y viajando en coche? Sí, pero es necesario que os pongáis en “modo road trip“.

Durante el tiempo en el que viví en Estados Unidos realicé tantos viajes como mi bolsillo me permitió. El dinero era escaso pero las ganas de recorrer el país y ver cuanto fuese posible eran enormes. Eso dio lugar a un montón de viajes exprés de fin de semana, en los que pasaba muchas horas al volante y visitaba los lugares más emblemáticos de diferentes estados.

En la ocasión que os voy a contar esta vez, aprovechando que tenía el jueves libre, lo uní al fin de semana y decidí hacer un viaje de cuatro días en coche junto con un grupo de amigas y la tía de una de ellas.

Teniendo en cuenta el numero de días y la cantidad de kilómetros que separaban los destinos que habíamos elegido visitar decidimos alquilar un coche tamaño americano, es decir, ENORME y embarcarnos en un road trip, que es la versión americana de lo que nosotros los españoles llamaríamos “coger carretera y manta”.

Partiendo de nuestra residencia en L.A. (Los Ángeles), los destinos elegidos fueron Phoenix, El Gran Cañón y Las Vegas. Así de primeras, parecen un montón de sitios para tan poco tiempo y eso fue lo primero que yo pensé, sin embargo, acabó resultando una mezcla interesante y pudimos  disfrutar de lugares preciosos y que ofrecían experiencias muy diversas.

road trip sara ferrero unagi magazine l.a. las vegas los angeles phoenix grand canyon usa
Cactus en Desert Botanical Garden, Phoenix

Originalmente, nuestra intención era visitar tan solo el Gran Cañón del Colorado (que recibe ese nombre, no por el estado en que se encuentra, Arizona, sino por el río que lo atraviesa), pero cuando vimos que estaba a casi ¡siete horas! de distancia de Los Ángeles, decidimos que quizá fuese una buena idea hacer una parada antes de llegar y pasar la noche en otra ciudad.

Tomada esta decisión y analizando el mapa, vimos que Phoenix, la capital del estado de Arizona, quedaba relativamente cerca, así que nos aventuramos a hacer nuestra primera parada allí.

A la hora de escoger el camino de vuelta, volvimos a recurrir al mapa, y decidimos que sería interesante desviarnos un poco y pasar una noche alocada en Las Vegas.

Antes de empezar a hablar sobre cada uno de los destinos del viaje me gustaría daros unos “consejos” a tener en cuenta antes de embarcaros en una aventura de este tipo:

  • Cuando estamos ante este tipo de destinos desérticos y áridos, hay que tener en cuenta que se sufren drásticos cambios de temperatura de la noche al día. Durante el día, las temperaturas pueden sobrepasar los 37/40 ºC según la época del año y durante la noche, llegan a estar por debajo de los cero grados, llegando hasta los -17 ºC en los meses mas fríos del año.
  • Si tu destino de origen es el mismo que el mío, debes tener en cuenta el famoso “LA traffic”. El tráfico en Los Ángeles es tan malo que te puedes pasar horas atascado en el coche sin ni siquiera haber salido de California.
  • Otro dato interesante, son las normas de conducción en los Estados Unidos. Uno puedo pensar que conducir en todas partes es igual, creedme cuando os digo que no. El mero hecho de que se utilicen millas en vez de kilómetros ya supone un total desconcierto cuando tratas de no sobrepasar los limites. Otro caso aparte son los famosos “U turn”: se pueden realizar cambios de sentido en cualquier cruce, toda una locura. El mejor consejo para no saltarte ninguna regla es seguir al coche de delante y no hacer nada que no hagan los demás conductores.
  • Teniendo en cuenta la cantidad de horas que se van a pasar al volante, es muy importante llevar una buena playlist, llenar el deposito antes de salir y no esperar a rellenarlo hasta que esté en la reserva. Parece algo de sentido común, pero cuando andas en medio de la nada encontrar una gasolinera puede resultar mas difícil de lo que se piensa. Ya os contaré, en otra ocasión, mi aventura en Death Valley dónde casi nos quedamos sin gasolina y sin agua…
  • Por último, no olvidéis llevar ropa y calzado cómodos para poder andar y disfrutar al máximo de la experiencia. 

Road Trippin’ – Primera parada: Phoenix

road trip sara ferrero unagi magazine l.a. las vegas los angeles phoenix grand canyon usa
Desert Botanical Garden, Phoenix

Llegamos a Phoenix por la noche, por lo que todo estaba cerrado y tuvimos que cenar en un restaurante de carretera que bien podría estar sacado de una película de suspense y donde no se sabía qué era peor, si la comida o la calidad del servicio.

Después de cenar, nos dirigimos directamente al hotel para descansar un poco de tanto viaje en coche. Esanoche, teníamos esperándonos una habitación en los hoteles de la cadema Hilton. De camino al hotel, nos perdimos y cabe decir que los alrededores estaban prácticamente desiertos y daban un poco de miedo, parecía que estábamos en busca del motel de Norman Bates.

Una vez llegamos, el hotel era lo que a nosotras nos pareció típico de Arizona; estaba en una colina y las habitaciones se repartían en pequeños apartamentos (en vez de los típicos edificios altos más típicos de Europa) y los alrededores estaban llenos de plantas y carritos de golf.

A la mañana siguiente nos preparamos para dejar el hotel (sí, lo sé,  una visita exprés) y decidimos parar en The desert botanical gardens o jardines botánicos antes de salir rumbo al Gran Cañón. Os preguntaréis, “¿Qué hacéis yendo a unos jardines botánicos en medio del desierto?” Y para no mentir, voy a confesar que eso es exactamente lo que dije yo.

road trip sara ferrero unagi magazine l.a. las vegas los angeles phoenix grand canyon usa
Desert Botanical Garden, Phoenix

Pues resulta que allí están estos jardines botánicos, conocidos por sus enormes y variopintos cactus. Me sorprendió gratamente la visita y si alguna vez vais a Phoenix, sin duda, os recomiendo que hagáis una parada y los visitéis; había cactus de todos los tamaños, con o sin flores, además de la exhibición de estructuras con cristal y colores. Parecía todo sacado de una película del Oeste.

Road Trippin’ – Segunda parada: Grand Canyon

El camino en coche hacia el Gran Cañón se nos hizo más corto que el tramo anterior dado que los paisajes empiezan a ser mucho más llamativos y algo más coloridos.

En esta ocasión nos alojamos en un Holiday Inn al pie del cañón, a una milla de la entrada South Rim. Es una opción económicamente más accesible que hospedarte dentro del parque nacional y que además ofrece desayuno incluido por el mismo precio.

road trip sara ferrero unagi magazine l.a. las vegas los angeles phoenix grand canyon usa
Gran Cañón del Colorado – Grand Canyon

Nada más hacer el check-in decidimos subir a ver la puesta del sol desde el mirador principal cercano a esa entrada, Grand Canyon Grandview point. Lo que viene a continuación va a sonar a cliché y dejaré que las fotografías hablen por si solas pero tengo que decir que jamás había visto nada parecido. Es uno de esos momentos que te dejan sin respiración y las vistas son tales que te gustaría poder hacer una fotografía mental y volver a ella cada vez que necesites paz.

Nos sentamos todas juntas a esperar a que anocheciese y ¡menudo espectáculo! El cielo está tan lleno de estrellas que parece que se te van a caer encima mientras que todo está en completo silencio. Solo hay una pega: hace un frio horrible en cuanto se va el sol.

road trip sara ferrero unagi magazine l.a. las vegas los angeles phoenix grand canyon usa
Gran Cañón del Colorado – Grand Canyon

De vuelta al hotel, decidimos cenar en un restaurante mejicano que se encuentra en la calle principal, una avenida grande llena de restaurantes y predispuesto a alimentar a todos los visitantes del parque. La cena esta vez fue bastante mejor que la primera en el restaurante de carretera, el servicio encantador y los margaritas mejor aún.

A la mañana siguiente, concretamente a las 5, estábamos ya en pie para volver a subir a ver amanecer; si el anochecer fue espectacular, cabe decir que el amanecer está a la altura. Estuvimos durante un buen rato merodeando por los alrededores y al poco tiempo emprendimos nuestro camino hacia Las Vegas. Tengo que reconocer, que esta parte del viaje me supo a poco y en mi lista de lugares a los que volver está en letras bien grandes el Gran Cañón.

Road Trippin’ – Tercera parada: Las Vegas

En el camino entre el Gran Cañón y Las Vegas temimos por nuestra vida cuando nos vimos en esas carreteras estrechas y llenas de curvas. Sin embargo, al cabo de un rato, nos acostumbramos a ellas y conseguimos llegar sanas y salvas a nuestro destino. Esta vez, nos alojamos en el Hotel Monte Carlo, que no es de los más conocidos, pero que tenía muy buen precio y las habitaciones estaban de maravilla.

Casualmente, el día que llegamos era lo que los americanos llaman “Veterans day”, una fiesta/homenaje a todos aquellos que han servido a las fuerzas armadas del ejército americano. Por ello, las calles estaban llenas de hombres vestidos con sus uniformes de gala y de chicas vestidas de largo acompañándolos.

road trip sara ferrero unagi magazine l.a. las vegas los angeles phoenix grand canyon usa
¡Viva Las Vegas!

¿Cómo describir Las Vegas? Solo puedo decir que Las Vegas solo se parece a Las Vegas. Es una ciudad tal y como te la imaginas y como se ve en las películas: una calle llena de fluorescentes, gente alocada, hoteles altísimos y bullicio en medio de un árido desierto.

Para cenar fuimos al restaurante Cheese Cake Factory, recomendado totalmente si alguna vez vais a los Estados Unidos. Lo mejor que tiene es la tarta de Oreo y, ¡las cantidades son enormes! Después de la cena dimos una vuelta por la calle, vimos el espectáculo de luces y sonido que hacen en la fuente central y, nos fuimos a arreglarnos para salir por la noche.

Con respecto a la fiesta, solo diré una cosa…

Lo que pasa en Las Vegas, se queda en Las Vegas.

A la mañana siguiente, era momento de hacer las maletas y volver a Los Angeles después de un fin de semana lleno de aventuras y descubrimientos.

Espero que os haya gustado acompañarme en esta aventura y que os anime  a viajar y salir de vuestras casas. Como regalo de despedida os dejo con otro Road Trippin’ californiano.

¡Hasta la próxima!

 

Autor: Sara Ferrero

Sara Ferrero
Un día alguien me dijo "defiende tu sombrero, por ridículo que parezca"; desde entonces escribo, viajo y sueño tanto como puedo.