juan dávila monólogo improvisación actor improclan teatro alfil cómico

Siguiendo a Juan Dávila: “Improvisa tío!!” en el Teatro Alfil

Espero que os gustara la crónica de la primera etapa de mi viaje siguiendo a Juan Dávila por los escenarios madrileños.

Dos días en el tiempo, y apenas 200 metros en el espacio, la separaron de la segunda etapa, que me llevó un miércoles noche al madrileño Teatro Alfil para ver Improvisa tío!!, una divertidísima muestra de teatro de la improvisación.

Improvisa tío!! es un espectáculo muy exitoso (va ya por su cuarta temporada ininterrumpida) montado por la compañía Improclan, de la que Juan Dávila es cofundador, junto a Eduardo Ferrés. Junto a los dos citados componen el reparto Juan Vinuesa y Natalia Mateo, secundados por Victor Serrano y Area Martínez en el apartado técnico (en la función que vi, Álvaro Lafora y Ali González, sustituyeron a Edu y Natalia).

improvisatio juan dávila improclan teatro alfil improvisación malasaña pezLa calurorísima noche (a mi mente no paraba de acudir esa frase de Radio Futura “37 grados y un montón de huesos…”) no hizo desistir a una nutrida asistencia que acudió en buen número al Alfil, con las pilas bien cargadas y los ánimos dispuestos para la locura más absoluta. Esto fue lo que más me llamó la atención en primer término: el espíritu gamberro y desinhibido del público asistente. Son conscientes que la improvisación genera espectáculos que son un auténtico despiporre y quieren ser partícipes del mismo.

Para situar a los no iniciados en este tipo de espectáculos de improvisación, os pondré al tanto de las reglas… No hay reglas 😉

Se pulsa el ON, el viaje comienza y, a partir de ahí, la aleatoriedad de las propuestas del público es la que dice de dónde salimos, por dónde vamos y a dónde llegamos. En las escenas los actores deben incluir palabras propuestas por el público, personajes y situaciones creados sobre la marcha a propuesta de unos y otros, en suma… deben improvisar continuamente.

Esto hace que el resultado sea un atractivo caos y que cada función sea totalmente diferente a la anterior y la siguiente. Esto hace también, que el público sea una parte fundamental de la obra, tanto definiendo sobre la marcha el guión, como participando directamente en la función.

improclan juan dávila actor edu farres teatro alfil improvisación

Para que toda esta divina locura llegue a buen puerto, es necesario que en medio de todo este apartente desbarajuste, los actores estén dominando la situación en cada momento. Porque la improvisación es un poco como la magia, es un caos, sí, pero un “caos ordenado”, en el que hay mucha más técnica y uso de herramientas interpretativas de las que se pueden ver a simple vista. Aquí también la mano (en este caso, la interpretación), es más rápida de la vista.

Y la gente de Improclan lo hace fantásticamente. Esas cuatro temporadas en cartel (y lo que venga) se las han ganado a pulso, convirtiéndose en un referente de este tipo de espectáculos. Juan Dávila ejerce como maestro de ceremonias, introduciendo todas las escenas e interactuando constántemente con el público mientras que sus compañeros, derrochan talento y energía a un ritmo frenético.

Es sencillo recomendar un espectáculo tan exitoso como este, pero no puedo dejar la oportunidad de hacerlo. Ah, y un mensaje: olvídate de planificar, te pase lo que te pase en la vida… ¡¡improvisa tío!!

Fin de la segunda etapa… so far, so good!! 

Siguiente parada… La Chocita del Loro con el espectáculo-monólogo La capital del Pecado.

Continuará…

Booking.com

Autor: Luis Ángel Ramos Cuesta

Luis Ángel Ramos Cuesta
Oteo el horizonte desde Unagi Magazine y os cuento lo que veo. ¡Ah! y además soy el irresponsable responsable de dirigir este proyecto.

Pin It on Pinterest

Share This