adn wushu kung-fu

Wushu

Hace unas semanas, llego a mis manos una nota de prensa de ADNWUSHU (Academia para el Desarrollo y Naturaleza del Wushu) e inmediatamente retrocedí hasta mi adolescencia. Eran tiempos en los que David Carradine se asomaba a las pantallas de nuestros televisores como un monje peregrino, que impartía justicia en el salvaje oeste a base de mamporros (eso sí, aderezados con buenas dosis de filosofía).

También era una época en la que los cines se llenaban de películas de kung-fu. Eran cintas de muy baja calidad, pero ver a Bruce Lee o a un jovencísimo Jackie Chan venciendo en peleas increíbles a decenas de adversarios y realizando acrobacias imposibles con una elegancia exquisita, era algo que a unos mozalbetes como nosotros, nos fascinaba profundamente.

Quise conocer más sobre el wushu (debo reconocer que esa era la primera vez que escuchaba esa palabra, yo creía que eso era kung-fu) y, por ello, me reuní con varios de los responsables de ADNWUSHU, que son algunas de las personas que más saben sobre esta disciplina en este país: Javier Herraiz maestro nacional de Wushu, Carlos Llerena, juez nacional y entrenador de wushu, Javier López, director de la escuela wushu en el Colegio El Quijote y David Wael, maestro nacional y juez internacional de wushu. Ellos aclararon todas mis dudas y me dieron una clase magistral sobre el wushu, que os resumo a continuación.

wushu kung fu madrid adn

¿Qué es el wushu?

Esta es la pregunta esencial para conocer esta disciplina. La palabra wushu, en chino, significa “artes de la guerra” o “artes marciales”. Es decir, es un término que engloba a todas las artes marciales tradicionales chinas. En otras palabras, es el término chino para identificar lo que en occidente se conoce como kung-fu. Ahora bien, esta identificación no es del todo real, ya que el kung-fu que conocemos aquí, fundamentalmente por vía cinematográfica, es una rama que llegó a Hong Kong a través del sur de China y es una versión muy simplista y contaminada de lo que es en realidad el wushu.

El wushu es, por tanto, sinónimo de todas las artes marciales que se practicaban tradicionalmente en China. Como su nombre indica, no solo era un conjunto de técnicas de lucha, sino que estaba en íntima conexión con otras disciplinas artísticas, por lo que uno de sus objetivos (además de derrotar a los adversarios, claro), era llevar estas técnicas a la perfección, explotando la belleza y el sentido artístico de sus movimientos. No solo se trataba de ser efectivo en la lucha, sino además de hacerlo de una forma estéticamente atractiva.

wushu adn kung fu voley china deporte

Además, el wushu siempre ha tenido un carácter mágico, relacionado con el uso de la energía interna, que hacía a sus practicantes estar rodeados por un halo de poderes casi místicos. No en vano, la disciplina como tal, es el resultado de una fusión entre las técnicas de combate originarias de China, las enseñanzas de la medicina tradicional china y las aportaciones místicas de monjes hindúes.

Así configurado, se trata, por tanto, de un arte milenario, que es el origen de todas las artes marciales que se practican en oriente. De hecho, todas las artes marciales japonesas (karate, judo, jiu-jitsu, aikido), coreanas (taekwondo), etc., son derivaciones del wushu chino. Serían algo así como dialectos de una lengua común.

¿Qué sentido actual tiene el wushu?

Hasta que Mao Tse-Tung llegó al poder, en 1949, tenía un aspecto marcial, un aspecto tradicional y gran riqueza cultural. Con la limpieza cultural que hizo Mao, pasó a ser de un arte marcial, a convertirse en un deporte, orientado hacia el olimpismo.

Por eso, ahora mismo, en China, el wushu, es un arte deportivo, más que marcial, que se divide en dos grandes ramas:

  • Tao lu: es una disciplina de exhibición, similar a la gimnasia rítmica o artística, en la que los participantes realizan diversos movimientos y son valorados por jueces. A su vez, está dividido en varias disciplinas (ejercicios efectuados con mano vacía, con armas cortas, armas largas, ejercicios grupales…). Dentro del tao lu se encuentra también el taiji, un estilo interno, caracterizado por movimientos suaves, pero activos.
  • Sanshou o sanda: es una disciplina de combate, similar al taekwondo o al thai boxing, en que se emplean extremidades superiores e inferiores, hay técnicas de atrapes, proyecciones… Se lleva a cabo con cascos, guantes, espinilleras y básicamente es una forma de exportación, porque necesitaban hacer algo de contacto.

Como ejemplo, os muestro este breve resumen de la película Wushu, producida por alguien que conoce perfectamente esta disciplina, como Jackie Chan:

En los Juegos Olímpicos de Pekin fue deporte de exhibición y estuvo a punto de ser una disciplina olímpica, pero se ha quedado en las puertas, al ser finalmente rechazada en el año 2013 en Buenos Aires, a favor del béisbol, con más tirón en países como Japón o Estados Unidos.

Junto a esta vertiente deportiva, existe la parte artística, que se centra en la ópera china. En el teatro chino se engloban la actuación, la música, las acrobacias y las artes marciales. De hecho, cualquier artista de la ópera china comienza con 6-7 años y está sometido a un entrenamiento físico extremo, que les hace que estén tremendamente preparados (por ejemplo, Jackie Chan viene de la Ópera de Pekín). En películas como Tigre y Dragón, Hero o La Casa de las dagas voladoras, se pueden ver estas acrobacias maravillosas del wushu. Además, el conocido actor Jet Li es toda una leyenda de esta disciplina (con 18 años, había vencido en todas las modalidades del wushu).

¿Por qué es tan desconocido en occidente?

Fundamentalmente porque en la República Popular China, no se ha hecho nada por popularizar esta disciplina y mostrarla fuera de sus fronteras. Lo consideran como algo suyo y no les interesa divulgarla. Remarco lo de “república popular”, porque, en cambio, Hong Kong sí que ha querido popularizar el atractivo estético de estas técnicas de lucha a través de innumerables películas, de dudosa calidad, que nos han transmitido el kung-fu hongkonés, que es una versión descafeinada de lo que es en verdad el wushu.

wushu kung fu china deporte jet li jackie chan

También a través de esas vías, han llegado hasta nosotros, interpretaciones de técnicas de wushu, como el tai chi que se practica aquí y que es otra versión, bastante deteriorada, de una de las disciplinas del wushu (el taiji). Esta versión occidentalizada está funcionando bien aquí, porque la gente no hace ningún esfuerzo y en su fuero interno disfrutan pensando que están haciendo un deporte, pero esta versión no es el verdadero arte marcial, que sí es en China y que, a nivel deportivo, es brutal.

¿Por qué es tan complicado popularizarlo?

Fundamentalmente por la reticencia por parte de los chinos a exportarlo, al entender que es un patrimonio cultural que quieren preservar; algo similar a lo que ocurre con su idioma. Esta postura es totalmente la opuesta de la que han tenido los japoneses respecto a sus artes marciales; desde el primer momento tuvieron no solo la intención de exportarlas, sino de rentabilizarlas económicamente, facilitando la implantación en otros países y prestando mucha colaboración tanto técnica, a nivel de formación, como económica.

En occidente (no solo en España), el problema que existe es de identidad y de visibilidad. De identidad, pues es necesario que la gente sepa qué es el wushu y lo relacione con otros deportes; de hecho hay tan poco conocimiento, que para poder comunicar, como yo estoy haciendo, qué es el wushu, hay que utilizar sucedáneos, mucho más conocidos aquí, como el kung-fu.

wushu kung fu taichi taiji artes marciales china

En segundo lugar, derivado de lo anterior, existe un problema de visibilidad. Si la gente no sabe lo que es y no lo ve, dificilmente, podrá apreciarlo. Por ejemplo, cuando la gente ve una peli como Kung fu Panda o una de Jet Li, los comentarios son “¡qué guay!” “cómo mola”, pero no son muy conscientes que esa es una actividad que ellos mismos también pueden hacer. Este es un elemento fundamental, pues es un deporte tan espectacular que impresiona. Vas a ver un campeonato de karate, aikido… y te gusta, te lo pasas bien; pero vas a ver una competición o demostración de wushu y alucinas.

¿Qué es ADNWUSHU?

Partiendo de que las barreras expuestas, son grandes, pero no insalvables, varias personas que llevan muchos años relacionadas con el mundo de las artes marciales en general y con el wushu y China en particular, han decidido hacer un esfuerzo para eliminarlas creando esta asociación en la que pretenden popularizar esta disciplina y acercarla a todo aquél que la quiera practicar en nuestro país. Para ello, quieren ir poco a poco, acercando esta disciplina al gran público, de la mano de la Federación Española de Judo, como un producto deportivo atractivo, reglado y muy unido al Consejo Superior de Deportes.

Les avalan muchos años de experiencia, en los que han comprobado que cuando la gente conoce el wushu, se vuelca con él y que la tasa de fidelización es enorme, tanto por los beneficios físicos que comporta a nivel de fuerza, coordinación, flexibilidad y salud en general; como por lo atractivo que es desde el punto de vista estético. En los colegios donde se han implantado, no son una actividad marginal, sino que cuentan con decenas de alumnos por clase (a veces, incluso, más de 100).

Además, la gran diversidad de variantes, lo hacen ideal para cualquier edad y condición física: no hay más que ir a un parque en China por la mañana y ver miles de personas haciendo taiji, estiramientos… en suma, wushu.

deporte artes marciales wushu kung fu

Espero que en este punto estéis diciendo… “Ok, todo muy bien, me has convencido, pero, ¿dónde puedo hacer wushu?”.

Bien, pues en ese caso, si estáis en Madrid, podéis pasaros por cualquiera de sus centros, donde estarán encantados de ofreceros más información y enseñaros de primera mano esta disciplina. El centro principal está en la Calle Celindas 13 (Arturo Soria). Además, hay otros dos: uno en el Colegio Público El Quijote, en la Calle Fuentidueña 4 (Villa de Vallecas) y en el Polideportivo Municipal de Villaviciosa de Odón.

“Vale, pero es que yo no vivo en Madrid”. En ese caso, podéis dirigiros a esta web, donde os proporcionarán toda la información que necesitéis al respecto.

Mi conclusión final es que el wushu es una disciplina enormemente atractiva, no solo para disfrutar de ella como espectador, sino, sobre todo, para practicarla, porque si han triunfado actividades como el Pilates, el CrossFit o los mixes de Les Mills (body combat, body pump, etc.), no veo ninguna razón para que los grandes centros deportivos no den cabida a una actividad tan completa desde el punto de vista físico como mental.

Autor: Luis Ángel Ramos Cuesta

Luis Ángel Ramos Cuesta
Oteo el horizonte desde Unagi Magazine y os cuento lo que veo. ¡Ah! y además soy el irresponsable responsable de dirigir este proyecto.

Un comentario

  1. Pingback: Bitacoras.com