Después de darle vueltas sobre si iba a hacer esta sección o no, al final me lanzo a ello. Estos son mis looks recomendados de enero. ¡Espero que os gusten!

Traje blanco

Mi primera parada, como no podía ser de otro modo, es en un traje. Pero no un traje cualquiera, no, ni más ni menos que un traje blanco. No lo voy a negar, no es una prenda sencilla de llevar ya que e tiene unas normas de protocolo muy ajustadas y además, siempre está ahí la posibilidad de mancharte en cualquier momento. Si asumimos esto y tenemos las debidas precauciones, podemos lucir realmente estupendos.

Cuando uno lleva este tipo de prendas no le hace falta más y, en este caso, solo completo el look con una camisa de tonos verdes junto a unos zapatos oscuros (que dependiendo del gusto pueden ser blancos, pero que a mí no me gustan).

Importante: si no sueles llevar traje lo mejor es que no te atrevas, pasas rápidamente de ser alguien elegante a alguien que parece que va disfrazado. La línea puede ser muy fina en ocasiones.

enero docstyle

Una chaqueta francesa

Hay ocasiones en las que nos encontramos las prendas que más nos gustan en los lugares más insospechados y esta ha sido una de esas ocasiones. Una cazadora de segunda mano, de corte militar, perteneciente al ejército francés, muy cuidada (que solo me costó 20 euros), con la que me topé en GIJOE BCN, interesante lugar que desconocía y del que me declaré fan desde aquel momento.

Ahora bien, no suele ser buena idea ir vestido solo con el abrigo de turno y, dado que la mayor parte de mi ropa estaba en otra ciudad, aposté sobre seguro: el negro. No lo dudéis, va con todo y siempre es elegante. Eso sí, tened en cuenta que es un color muy sobrio, por lo que conviene combinarlo con un par de toques de contraste. En este caso, la propia camisa ya tenía algo de gris en puños y cuello, así que la elección de una corbata de paño en ese tono, era casi una obligación (agradable, eso sí).

enero doc pastor

De paseo por el puerto

Una de las mejores cosas de haberme venido a vivir a Barcelona es su precioso puerto. Sí, he dicho puerto y no playa, porque a mí solo me gusta para pasear y el hecho de poder hacerlo rodeado de barcos con un interminable mar como telón de fondo, es sencillamente maravilloso.

Soy un amante de las corbatas, por lo que, en ocasiones, todo el look va en función de ellas; en este caso, mi corbata es de tonos azules con un dibujo bastante setentero. Teniendo eso en cuenta, tenía claro que la camisa debía ser blanca,  a juego con un chaleco de punto de color gris y vaqueros (espero que os gusten los vaqueros tanto como a mí; por aquí los veréis muy a menudo, me temo). Pero lo que realmente completa el look es la chaqueta de corte navy, azul marino, con abotonadura cruzada y hombreras al más puro estilo de cualquier abrigo a americana.

¡Ah! Y si te gustan las corbatas, pero te molesta llevar el cuello de la camisa abotonado hasta arriba, no lo hagas. Yo siempre me dejo el último botón desabrochado; sí, puede que rompas ciertas normas pero lo primero es ir cómodo. Ir bien vestido pero estar incómodo no tiene sentido.

docstyle enero