Tú que actúas por toda España, ¿cómo es ese público?

Es muy distinto dependiendo de la zona. La crisis ha venido muy mal en este sentido, porque la oferta de cómicos ha sido muy endogámica durante los últimos años. Se generaban unas corrientes muy localistas de pequeñas tribus de cómicos locales y de estilos. No hay tanto mestizaje como debería, pero va cambiando poco a poco. Por ejemplo, he podido notar que en Barcelona gustan mucho los juegos de palabras, pero en Madrid raramente funcionan.

En cuanto a público bien, ¿y en cuanto a cómicos?

Hay de todo, pero en general bien. Ahora mismo, por ejemplo, gente como Luis Álvaro, que cultiva el más clásico “one-liner” americano, o Fernando Moraño, que va a grabar un monólogo espectacular para Paramount Comedy, están funcionando muy bien y haciendo cosas muy interesantes. Luego hay gente que por lo que sea no funciona. Aquí intentamos ayudarles, les decimos que material deberían cortar, que material cambiar, y hay veces que, aunque sea duro, también les decimos que tal vez su camino no sea este. A mí me gusta ayudar a aquel que lo necesita y lo pide. Es triste y duro decirle a alguien que se ha gastado mucho dinero en cursos de comedia que esto no parece lo suyo. Creo que ese no es el camino. Aquí no se cobra ni un duro, e intentamos ayudar en todo, incluso si es para abrirle los ojos a alguien. Creo que, personalmente, tengo esa obligación.

¿Qué reglas hay?

No hay reglas más allá del sentido común y el respeto. Por un lado se busca un estilo que, como he comentado, no se limite a escandalizar, y por otro, no permitimos la copia de material. Eso lo seguimos a rajatabla. Si existe alguna sospecha, se habla con la gente para ver qué ha pasado, porque hay veces que puedes usar un material ajeno sin darte cuenta. Intentamos buscar una solución. Yo, personalmente, si descubro que he escrito material que ya se había tratado, lo elimino.

jorge segura comedy

¿Cómo se trabaja lo de “resultar gracioso”? ¿Cómo se consigue que aquello que parece gracioso en tu cabeza lo sea para el público?

Pues trabajando todos los días, probando el material… A mí me gusta recordar el cuento Man in the moon. Básicamente dice que para poder expresar y contar algo bien, debes ordenarlo en tu cabeza. Yo sigo esta máxima a la hora de preparar los bloques de mis monólogos. Ahora mismo estoy trabajando en un bloque complicado, y me está costando ordenarlo. Necesito expresar lo que quiero al público, y para eso lo debo tener muy claro. No es fácil.

¿Cuál es la idea que te mueve ahora mismo?

No dar nada por hecho. Es la idea que estoy visitando en los últimos monólogos. Quiero mantener la actitud crítica. Mirar a la historia con esa actitud. Me seduce esa idea. Por ejemplo, una noticia de hoy es completamente distinta dependiendo del medio donde la mires. Pues imagina noticias de hace 500 años. Es lo que estoy explorando.

Antes has nombrado al canal Paramount Comedy. El único que de verdad ha hecho algo por los cómicos en España.

Es como la selectividad de los cómicos españoles. Muchas veces es el fin, el objetivo, a no ser que pertenezcas a un circuito muy underground que no tenga cabida en él.

¿Cómo ha evolucionado?

Pues ha ido tomando distintas direcciones. En general se hacen las cosas con mucha ilusión y ganas, no siempre con los medios suficientes. Al principio era un canal muy abierto, muy arriesgado en cuanto a la comedia. Luego se buscó un modelo más de monólogo clásico, costumbrista. Ahora se está volviendo a abrir un poco esa mentalidad y se está buscando gente que tenga cosas que decir, monólogos con opinión, al estilo de gente como Louis C.K. o George Carlin. Me parece muy interesante, porque es la comedia que más me interesa. Yo he trabajado mucho con Paramount y se hecho sigo haciéndolo. De hecho en los Comedy Club intentamos generar cantera para Paramount. Queremos que la gente tenga salida, que consiga nivel para poder actuar y que además consiga actuaciones. Van muy de la mano.

jorge segura comedy

Tantos cómicos, tantos monólogos. Debe ser complicado encontrar nuevo material, huir de los lugares comunes…

Sí, pero es necesario huir de los lugares comunes. Si todo el mundo ha dicho lo mismo sobre algo, por ejemplo en los temas más costumbristas, seguramente lo que tengas no resulte muy interesante. Pero siempre hay maneras. Por ejemplo, yo nunca he hablado de Gran Hermano. Pues bien, ahora, tras 15 años de Gran Hermano, he metido un bloque en el que me pregunto cosas sobre él. No de Gran Hermano en sí, sino de estos 15 años de Gran Hermano. ¿Qué nos han aportado? Es encontrar un nuevo punto de vista.

¿Existe masificación en el sector actualmente?

Ahora habrá unos 3.000 cómicos, y 100 pasables. Pero es muy difícil entrar en esos 100. Hay mucho amiguismo y todo eso, pero poco a poco se va valorando ese circuito más underground que resulta interesante. La gente va consiguiendo y encontrando su público, que es lo importante.

Entonces hay esperanza para la comedia en España…

Claro. Con todo lo mal que está y ha estado la cosa, yo por ejemplo he vivido cosas espectaculares. Como decía antes, por poner el ejemplo de la Sala Hebe de Vallecas, que ya lleva 33 años abierta. Nosotros llevamos 15 años allí y como dije antes hemos ido viendo cómo crecía el público. Allí monté Ladies night, la primera vez que se reunía a un grupo de cómicas en el escenario en España, y también realizamos una adaptación del formato norteamericano “comedy roast” con Gustavo Biosca (el cómico suicida), también la primera vez que se hacía en España. Y hace poco incluso programamos a Chivi, el pornoautor, que prepara un nuevo disco (aprovecho para recomendar su nueva tema Que te follen Mari Pili, que me parece espectacular). Estábamos algo asustados, pero la respuesta del público fue impresionante. Vinieron algunos de sus fans, que lo seguían hace años. Este público nos ha demostrado no solo que hay esperanza, sino que merece la pena intentarlo. La gente te sorprende y te devuelve ese esfuerzo que pones en las cosas. Demuestran que les interesa ver gente que hace cosas nuevas.

Anterior