Y llegó la cuarta y última parada del “Juan Dávila Tour”, esta vez de vuelta a la improvisación con VadeVIP, en el Gymage Theater.

Vuelta de Juan a su compañía Improclan con este espectáculo que aún gatea, pero que reune todos los ingredientes para continuar con el éxito de su primo hermano Improvisa tío!! del que os hablé en la segunda parada de esta gira.

vadevip gymage teather juan davila improvisación teatroVadeVIP es un espectáculo montado especialmente para ser representado en el alucinante escenario del Gymage Theater, reconvertido en el club de moda de la ciudad, con su zona VIP hasta los topes. Tal es así, que los cuatro candidatos que pretenden entrar se enfrentan a Román, el impasible e infranqueable portero que solo dejará pasar a uno de ellos: al vencedor en un torneo de ingenio, talento, humor, desvergüenza y, por supuesto, improvisación.

El público participa activamente, tanto proponiendo pruebas como participando en ellas junto a los cuatro atribulados candidatos a acceder al Olimpo de la diversión. Participa… y goza participando, porque aquí volví a ver ese espíritu desinhibido y gamberro que ya os conté en Improvisa tío!! La gente viene a pasárselo bien y a participar en el espectáculo, y si hay que bailar se baila, si hay que cantar se canta y por supuesto, siempre que se pueda… se mete en un brete a los pobres actores-candidatos.

El hecho de haber sido diseñado ex profeso para ser representado en este espacio, hace que el espectáculo encaje como un guante en las peculiares características del Gymage Theater, un lugar del que ya os había hablado en esta web y que sigue flipándome cada vez que voy. Más que en Madrid, parece que estás disfrutando de un espectáculo en Las Vegas, pero de forma más íntima y menos hortera (dicho sea de paso).

El vanguardista diseño del local es el entorno ideal para romper la cuarta pared y hacer que las mesas del restaurante se conviertan en la zona VIP a la que los personajes quieren acceder.

gymage theater plaza cafeteri madrid malasaña resort urban

En cuanto a Improclan, poco que añadir respecto a lo que dije en mi anterior artículo. Unos actores muy sólidos, que tienen muy pillado el punto de la improvisación y que salen bastante airosos de las endiabladas pruebas a las que son sometidos.

En esta ocasión Juan Dávila cede el testigo de la conducción del show a Victor Serrano y se limita (ni más ni menos) a interpretar papel de musculado y atolondrado candidato a entrar en el club. Un papel menos brillante que los otros que le he visto hacer en esta mini-gira, pero igualmente meritorio.

Y con esto y un bizcocho… termina mi seguimiento a Juan Dávila, durante una semana, por cuatro escenarios madrileños.

Antes de este reto, Juan era para mí, un estupendo monologuista y un actor al que descubrir. Tras ver todos los registros de que es capaz y todo el trabajo y compromiso que pone en lo que hace, no me queda ninguna duda de que es un pedazo de actor, versatil, comprometido y talentoso y que el éxito y el reconocimiento, que están empezando a llamar con mucha fuerza a su puerta, se instalarán a vivir junto a él en muy poco tiempo, para disfrute de los espectadores.