LOS MIÉRCOLES NO EXISTEN  Sala: Teatro Fígaro Texto: Peris Romano. Dirección: Peris Romano y Maite Pérez Astorga. Reparto: Daniel Guzmán, Javier Rey, Mónica Regueiro, Barbara Grandío, Marta Solaz, Irene Anula, Eva Ugarte, Javier Albalá, Iñaki Ardanaz, Alicia Rubio y Nacho López. Música en directo: Ester Rodríguez y Alberto Matesanz. Producción: Producciones [off]. Fechas: viernes, 22:00 h, sábados, 23:00 h y domingos 20:00 h.. Precio: 13 € en Atrápalo.

Es muy sencillo escribir la reseña de Los miércoles no existen.

Sencillo, porque desde que esta obra debutó allá por el 2013 en la tristemente desaparecida sala El Sol de York, ha ido dejando excelentes críticas y toneladas de risas y aplausos, por todas las salas por las que ha pasado. Ahora, cuando el verano de 2015 exhala sus últimos suspiros, aterrizan en el Teatro Fígaro de Madrid para iniciar una nueva temporada (¡la 5ª ya!) que seguramente sea tan exitosa como las anteriores.

¿De que va Los miércoles no existen?

Los miércoles no existen es una comedia dramática (eso que ahora se denomina “dramedia”), con trasfondo romántico, sobre las relaciones personales y afectivas de tres hombres y mujeres, que rondan la treintena y cuyas vidas se entrelazan a lo largo de cinco años.

Es, por tanto, una historia sobre vidas entrelazadas, pero no contada linealmente, sino a modo de puzzle. Nos plantea un retrato general de estas seis personas y a lo largo de cada escena, ese puzzle se va completando hasta darnos una imagen real de los seis personajes.

Como en todas las relaciones, hay momentos cómicos y otros trágicos, hay amistades y traiciones, hay pequeñas decisiones que pueden cambiar toda una vida y, sobre todo, hay una búsqueda de alguien a quien amar y que nos ame.

los miércoles no existen teatro madrid dramedia comedia romantica

Todo puede resumirse en esta estrofa de la canción No puedo vivir sin tí de Los Ronaldos, que se escucha durante la representación:

No puedo vivir sin tí, no hay manera. No puedo estar sin tí, no hay manera.

¿Cuál es la clave del éxito de Los miércoles no existen?

En realidad, son muchas, pero todas se pueden englobar en una sola: el amor por el trabajo bien hecho.

Sí, porque la obra, que nació como un guión cinematográfico, se asienta sobre un guión magnífico, que resulta, a la vez, ameno y cercano, consiguiendo la empatía inmediata del público (algo muy del estilo del autor, Peris Romano, como se pudo comprobar en su película 8 citas). Como ocurre con los monólogos, todos hemos vivido algunas situaciones similares a las que se narran y nos apoyamos en esos lugares comunes para empatizar con César, Mara, Irene, Hugo, Paula y Pablo.

De la dirección de este montaje se ocupan el propio Peris Romano y Maite Pérez Astorga, consiguiendo engrandecer este estupendo texto, con una propuesta dinámica, en la que el patio de butacas, pasillos, etc. del teatro se convierten en una prolongación del escenario, implicando a los espectadores en las historias que se narran. Detalles, como hacer partícipe al público de cómo van encajando las piezas del puzzle, absolutamente desordenadas, no era sencillo y la solución de irlo indicando en una pizarra es simple, ingenioso y atractivo.

los miércoles no existen teatro dramedia

Además, para dar más fuerza a la narración, hacer que esta resulte más dinámica y divertida y aligerar las transiciones entre escenas, han optado por la inclusión de la música en directo, con Ester Rodríguez y Alberto Matesanz emulando al Jonathan Richman de Algo pasa con Mary, tocando la guitarra y cantando en directo. No es un musical (aunque tiene sus momentos), pero Los miércoles no existen, integra las canciones (muy populares todas ellas), como un elemento narrativo más y como un elemento dinamizador haciendo que el público cante a pleno pulmón en alguna ocasión.

Pero un proyecto con un buen texto, un buen montaje, una buena dirección… no llega a buen puerto si el elenco de actores no acompaña. En este caso, ocurre más bien lo contrario, que el excelente plantel interpretativo es un elemento esencial para el éxito de la obra.

Desde sus inicios, en Los miércoles no existen, apostaron por un planteamiento innovador: formar, para cada temporada, un grupo con 6 actores y 6 actrices y hacer dos elencos, con distintas combinaciones. Eso hace que cada función sea única. Este mecanismo, además, permite flexibilidad a la hora de realizar el montaje, combinándolo con las complicadas agendas de los intérpretes, muy populares algunos de ellos. Ello les ha permitido contar en anteriores temporadas con gente como Diana Palazón, Gorka Otxoa, Dani Muriel, Armando del Río…

los miércoles no existen daniel guzman javier albala javier rey

Para esta nueva temporada, la plantilla también es de lujo. En concreto en la función a la que asistí, la alineación estaba compuesta por Daniel Guzman, Javier Rey y Javier Albalá, por parte masculina y por Irene Anula, Bárbara Grandío y Mónica Regueiro por el lado femenino. Más que seis actores, un equipo conjuntado y sólido, en el que las espléndidas interpretaciones personales, solo hacían que engrandecer el conjunto. Divertidísimos en las partes cómicas, veraces en las dramáticas, haciendo gala de una soltura en las tablas envididable…. excelentes, en suma.

Finalmente, no quiero despedir esta reseña sin mencionar a Producciones [off] una joven productora, que conocí a través del también excelente montaje de Feelgood y que con su forma de hacer las cosas está aportando un soplo de aire fresco, muy loable, en la escena madrileña.

¿Por qué la obra se llama Los miércoles no existen?

Porque en una de las escenas, uno de los personajes cuenta como… ¡Ah, no, lo siento, casi se me escapa! Si queréis saberlo tendréis que ir a ver la obra 😉

Yo, por mi parte, me despido con el trailer, para que vayáis abriendo boca.