NUESTRAS MUJERES. Sala: Teatro La Latina (Madrid). Dirección: Gabriel Olivares. Reparto: Gabino Diego (Paul), Antonio Garrido (Max) y Antonio Hortelano (Simon). Producción: Jesús Cimarro. Fechas: de miércoles a viernes a las 20:00 h, sábados a las 19:00 y a las 21:15 h y domingos a las 19:00 h. Precio: 12,10 € en Atrápalo.

Terminó el verano y vamos a comenzar la nueva temporada hablando de nuestras mujeres. Sí, de la suya, de la mía (es un decir) y de las de nuestros amigos. Porque ha llegado al Teatro La Latina Nuestras Mujeres, uno de los últimos grandes éxitos de la, tan de moda, nueva comedia francesa.

Otra exitosa comedia francesa aterriza en España

Sí, porque, en los últimos tiempos, hemos ido asistiendo al aterrizaje en nuestras pantallas de cine y escenarios teatrales, de múltiples obras que vienen precedidas de un enorme éxito en el país vecino y que, por lo general, están cortadas por el mismo patrón: planteamiento de un conflicto en un grupo de amigos cuya convivencia se antojaba idílica, el cual hace aflorar todos los problemas soterrados y hace cuestionarse al grupo sus creencias y convicciones.

Sin ir más lejos, ahora está triunfando en las carteleras madrileñas El Nombre, de Matthieu Delaporte y Alexandre de la Patellière y, por poner otros dos ilustres ejemplos recientes, tenemos Arte y Un dios salvaje, ambas de Yasmina Reza.

La receta para el éxito de este género es simple: se plantean debates sobre temas universales: la amistad, la justicia, los roles en las relaciones, el arte, etc; se incluyen varios personajes con distintas personalidades, para generar controversia; se introducen diálogos ágiles, agudos y certeros y, sobre todo, se elige a un elenco de grandes intérpretes, que sean capaces de exprimir todo el jugo que el texto lleva dentro.

Esta receta funciona, ¡vamos que si funciona! y las distintas adaptaciones del original a diferentes formatos o países, únicamente deben hacer eso, adaptar esa receta a la idiosincrasia propia del medio o del público de cada país.

Nuestras mujeres gabino diego antonio garrido hortelano la latina teatro comedia francesa

Nuestras mujeres

Nuestras mujeres no es una excepción a esta corriente. Partiendo de Nos femmes, un texto del aclamado autor y guionista Éric Assous, que venía precedido de un notable éxito, tanto en los escenarios franceses (se estrenó en 2013) como en la gran pantalla, la dirección de la adaptación teatral española se encargó a un experto en estas lides, Gabriel Olivares, a la sazón, uno de los directores más exitosos de la actualidad.

La obra narra una noche en la vida de tres amigos que, como suelen hacer periódicamente, quedan para jugar una partida de cartas. Los tres son exitosos profesionales, su relación parece inmejorable y su vida de pareja, con más o menos altibajos, se antoja bastante satisfactoria. Se podría que la vida les trata bien.

Pero algo huele a podrido…y no en Dinamarca precisamente, sino en el lujoso loft de Max, porque la irrupción de un atribulado Simon da lugar a una catarata de acontecimientos que desmorona como un castillo de naipes todas las bases sobre las que se cimentaba la vida de estos tres amigos.

Simon confiesa a sus amigos que acaba de asesinar a su esposa y eso desencadena que las máscaras caigan y comience un auténtico “sálvese quien pueda” en el que Max y Paul se moverán desde la falsa tolerancia a la comprensión sincera, utilizando grandes dosis de cinismo, manipulación e, incluso venganza por afrentas aparentemente olvidadas. Y siempre, como telón de fondo, las mujeres de estos tres personajes (más bien su relación con ellas) que serán el eje sobre el que pivotarán todas sus diferencias.

Nuestras mujeres gabino diego antonio garrido hortelano la latina teatro comedia francesa

Así planteada, la obra se convierte en una profunda reflexión sobre la misoginia, la vida en pareja y sobre los roles de ambos sexos en las relaciones, que se antojan desiguales incluso en las sociedades más avanzadas y entre parejas cultas y económicamente acomodadas como son las protagonistas de esta obra.

[Tweet “”Nuestras mujeres” una excelente obra que plantea una profunda reflexión sobre las relaciones .”]

Aplicando la anteriormente mencionada receta, Gabriel Olivares ha adaptado la obra para hacerla más cercana e intentando acercarla más a la comedia que al drama, incluyendo momentos de auténtico vodevil.

Por otro lado, ha rejuvenecido a los personajes (que en la versión francesa, interpretados por Daniel Auteuil o Jean Reno, rondaban los sesenta) sustituyéndolos por cuarentañeros, que resultan creíbles en su rol de maduritos triunfadores y que dan mucho más juego a la hora de desarrollar la trama. Para darles vida ha elegido a tres grandes intérpretes que se adaptan como un guante a las exigencias de sus personajes.

Antonio Garrido encarna a Max un bon vivant que disfruta de la vida, ama la música clasica, odia el compromiso y mantiene una tormentosa relación con Magali. Gabino Diego es Paul, un aburrido reumatólogo, que vive por y para su trabajo, que, más que ama, soporta a su esposa Carine y que es el orgullos padre de dos hijos, con los que apenas se comunica. Finalmente Antonio Hortelano es Simon, un seductor empresario, que adora el lujo y la buena vida y que no duda en engañar a su esposa, pero tampoco en asesinarla cuando sospecha que ella lo hace. Los tres realizan un trabajo encomiable que, en buena medida, es el responsable del éxito de este montaje.

Y estos son todos los ingredientes de Nuestras mujeres, una interesante reflexión teatral que, a buen seguro será un todo un éxito.