Decía George Bernard Shaw que: “La juventud es una enfermedad que se cura con los años”. Esperemos que esta enfermedad sea incurable para el director Ruddy Méndez, y no lo digo solo por su edad, sino por su rebosante talento, energía y creatividad.

Porque con solo 23 años, este murciano, diplomado en Cinematografía y Artes Visuales, ya ha estrenado siete obras teatrales y tiene en su haber dos cortometrajes. Además, Ruddy, no solo dirige, sino que también es el co-autor de varias de sus obras que, además produce.

Ruddy es todo un “niño prodigio” que dará mucho que hablar en la escena y las pantallas de nuestro país en los próximos años y, además, es una persona con la que da gusto hablar por lo claras que tiene las ideas y la inteligencia de su discurso.  Y como muestra, aquí va esta entrevista en la que hablamos sobre su presente y futuro.

Es muy llamativo que a tu edad te dediques a la dirección cuando esa vocación de dirigir suele ser más tardía, como una evolución desde la interpretación.

Tienes razón, pero en mi caso estudiar dirección de cine, ha sido, por una parte, vocación y, por otra, que no me convencía ninguna de las carreras relacionadas con lo que yo quería hacer. Lo más parecido era Comunicación Audiovisual, pero no era exactamente lo que yo buscaba, porque tocaba el cine de pasada.

Sí que es verdad que cuando se lo comentaba a mis amigos, les llamaba la atención, porque de joven todo el mundo quiere ser actor, salir en la tele y yo, sin embargo… quería ser director (en principio de cine y lo del teatro ya fue surgiendo luego).

ruddy mendez director teatro cine joven murcia madrid

¿Cómo evolucionaste de tu intención inicial de ser director de cine a trabajar en teatro, como estás haciendo ahora?

Yo creo que lo que más me influyó fue el poder trabajar con actores. Es la parte que más me gusta; en teatro se puede profundizar más en eso. Me gusta que los actores me propongan, poder jugar y pasármelo bien con ellos.

¿Y una vez que te metiste en el teatro empezó lo de escribir, o eso ya venía de antes?

A mí siempre me había gustado escribir mis textos, pero cositas pequeñas, lo que es microteatro o cortometrajes. Ahora, cuando son obras más largas se las encargo a mi Mario Albelo, que es mi guionista de confianza. Él sabe yo que yo quiero y yo sé lo que él me da.

Cuando haces el encargo de una obra a un guionista ¿Cómo le defines la tarea?

Yo le doy la idea y él la desarrolla. Por ejemplo, en Desentonados, le dije: “quiero que me escribas una comedia sobre dos músicos que se encuentran en la sala de espera de un casting”. A partir de ahí fuimos probando, me fue pasando versiones… Al final cuando me envió el último borrador le metí un pequeño añadido para terminar, porque me faltaba una chispilla.

ruddy mendez director teatro cine joven murcia madridComentas que algunas obras las escribes tu y otras las encargas… ¿No te has planteado hacer una adaptación de una obra ya escrita?

Pues no lo he hecho nunca, pero este verano estuve planteándome hacer algo así en un futuro no muy lejano. Tengo varios proyectos que desarrollar antes, pero sí que me gustaría hacer algún Shakespeare, pero dándole un vuelta importante.

¿Cambia mucho la dirección cuando el texto es tuyo a cuando es de otra persona?

Yo creo que sí. De hecho alguna vez que he hecho un encargo, ha venido el guionista a ver la obra, se ha sorprendido y me ha dicho “¿esto es lo que yo he escrito?”. Desde mi punto de vista el guionista se encarga de plasmar la historia en el papel, pero a partir de ese momento, el director es quien le da la forma.

La obra es la visión de ese texto desde el punto de vista del director y cada uno tenemos nuestra propia interpretación del mismo texto.

¿Cuál es tu relación con los actores? ¿Les dejas mucha libertad o eres de los que marca una línea estricta?

A mi me gusta dar libertad a mis actores, que jueguen, que me propongan cosas. Sí que es verdad que en mis últimos trabajos estoy contando con gente joven, porque me siento más cómodo a la hora de dirigirle, de mandarle, de que él me proponga. Yo creo que una obra de teatro es una creación colectiva en la que todos tenemos que aportar.

Has trabajado mucho más la comedia. ¿Te sientes más cómodo en ese registro?

Sí, y además, mis obras son más sencillas de entender para un público joven porque es un lenguaje más simple, más de calle. Para la gente joven que no ha visto nunca teatro, le es más sencillo acercarse a este mundo a través de una de mis obras en que los actores viven situaciones y se expresan como ellos, que con una obra clásica que les suena como muy formal y anticuada. Hay que irles educando el paladar poco a poco.

ruddy mendez director teatro cine joven murcia madrid

Escena de Purgatorio

Háblame de las obras que tienes ahora en cartel.

Hemos estado haciendo Purgatorio hasta hace nada en la Sala Galileo y, de momento, hasta fin de año, la vamos a dejar un poco parada por compromisos de los actores, con la intención de poder llevarla el año próximo a un teatro más grande. Le hemos hecho cambios de escenografía para adaptarla a escenarios más grandes.

Ahora, estreno la segunda temporada de Desentonados en la Sala Tú, que se podrá ver, al menos, todos los viernes de noviembre a las 21 h. En esta obra, hemos añadido un doble reparto. La primera temporada teníamos a Salva Suay y Fran Ortíz y ahora se incorporan Adrián Gordillo y Daniel Retuerta. La idea es jugar con ese doble reparto y a partir de enero, habrá sorpresas también con esta obra.

¿Puedes adelantarnos algo?

La idea es que no solo sean cuatro actores alternándose en sus papeles, sino que quiero que haya un juego entre ellos. Es el mismo texto, pero los personajes son diferentes. Tu puedes ver la obra dos días distintos y, a partir del mismo texto, ver dos obras diferentes.

¿Y proyectos futuros?

Sí, estamos trabajando también en algún nuevo proyecto que está en fase de pre-producción, creando el guión, con la idea de estrenar sobre marzo-abril.

ruddy mendez director teatro cine joven murcia madrid

Escena de Desentonados

Llevas también la producción de las obras teatrales que diriges. ¿Cómo es esa labor?

Pues teniendo en cuenta que nos movemos en el circuito OFF es una producción de guerrilla. Te tienes que pelear con todo el mundo para que salgan las cuentas, tienes que ser muy meticuloso en todo. Son producciones en las que todo está medido al milímetro. Lo que más me gusta es contar con un equipo humano, se sepa desde el principio lo que hay y, a partir de esas condiciones, apuesten por el proyecto, luchen por él y lo saquen adelante.

¿Has dejado aparcado el cine?

Hay algún proyecto por ahí, pero de momento, me quiero centrar en sacar todos los proyectos teatrales. Soy muy reacio a coger cosas que no me terminan de convencer. Si doy el salto al cine, lo que quiero es que sea un proyecto en el que todo esté muy cuidado, que esté todo claro y bien organizado, que no haya fallos a nivel de producción.