RUMORES. Sala: Microteatro por Dinero (Sala 3). Autor: Leila Baida. Dirección: Amalia “Lita” Echeverría. Reparto: Joaquín López-Bailo y Salomé Redondo. Duración: 15 minutos (aprox.).  Fechas: Del jueves 8 de mayo hasta el viernes 30. Horario: Jueves desde las 23:00 y Viernes desde las 23:00 ( 5 pases). Precio: 4 €.

La sala Microteatro por Dinero, en su afán por innovar, ha creado, para los más trasnochadores las sesiones golfas, de miércoles a sábado, con funciones que comienzan a las 23 h. Estas sesiones no se distinguen en exceso en cuanto a temática o lenguaje de las que se programan en horario vespertino, aunque, sí que es posible que utilicen un poco más de pimienta en su receta teatral (y en algún caso también tabasco). Dentro de estas sesiones golfas, en este mes de mayo he tenido la oportunidad (y la suerte) de ver una obra excelente: Rumores, de Leila Baida.

Rumores es una dramedia (género que, como su nombre indica, mezcla comedia y drama, sin frontera entre ambos), cuya premisa básica es una trama tan sugerente como inquietante. Narrada en tono de ficción distópica retrofuturista, cuenta una historia que sucede en una realidad alternativa que refleja la sociedad y el mundo del reporterismo de los años 50 (así como el estilo y vestuario). Una realidad alternativa en la que las noticias han pasado a mejor vida y han sido totalmente sustituidas en la prensa por los rumores, mucho más jugosos y lucrativos.  Pero, ¿qué ocurre en ese utópico panorama cuando un reportero aparece con una noticia que es 100 veces más atractiva y más increíble que el más loco de los rumores y que… además es cierta?

Esta genial idea de partida de Leila Baida es muy inteligentemente desarrollada por ella a lo largo de los 15 minutos que dura la función, haciéndola creíble dentro de las situaciones y giros surrealistas con los que el espectador se encuentra casi a cada minuto y, además, dejando un poso de reflexión ante el entramado realidad-ficción que teje con habilidad.

Rumores_01

A la credibilidad de la trama colaboran los dos grandes actores que dan vida a los personajes estelares: Salomé Redondo como la exitosa periodista (devenida en rumoróloga oficial del Estado y guardiana de oscuros secretos), que se encuentra ante el mayor dilema de su carrera y Joaquín López-Bailo como el joven periodista, lleno de sueños, que se encuentra ante la mayor oportunidad de su carrera. La comunicación entre ambos y el juego entre los deseos y necesidades de uno y otro son excelentes, aportando el tono que demanda un guión tan exigente para los actores, que han de desgarrarse emocionalmente mientras el público se desternilla de risa, a tres palmos de ellos (dije dramedia, ¿lo recuerdan?).

Una obra muy bien escrita y excelentemente interpretada, pero… faltan dos aspectos esenciales que, a menudo se soslayan, pero que en esta ocasión tienen una importancia capital. La dirección y la escenografía, en este caso a cargo de la misma persona: Lita Echevarría. Lita es escenógrafa y vaya que se nota: en el minúsculo espacio que ocupa media sala de Microteatro, ha sido capaz de recrear un despacho de la redacción de una revista de los años 50, y lo ha hecho con tal sencillez (unos pocos muebles, una botella de anís y una adecuada iluminación bastan) y, a la vez, con tal minuciosidad (detalles como las fotos de la pared o el título de periodismo son espectaculares) que, no solo dota a la sala de una aparente profundidad y espaciosidad de la que carece, sino que lleva de la mano al espectador al mágico e irreal mundo del teatro en el que se desenvuelve la historia. Esto la lleva a su faceta de directora, pues una vez diseñado el espacio, consigue que los actores se adapten a él, como si fuera un guante.

Rumores, una estupenda opción para disfrutar en Microteatro, si eres noctámbulo y estás por el centro de Madrid los jueves y viernes de este mes de mayo (sí Cenicienta, incluso a ti te da tiempo a ver el primer pase).