Decía el insigne escritor y dramaturgo Jacinto Benavente que “Si la pasión, si la locura no pasaran alguna vez por las almas… ¿Qué valdría la vida?”. En efecto, la pasión es uno de los motores que mantiene al mundo en movimiento; por pasión se ama, se odia, se mata, se muere, se crea y, por supuesto, se hace teatro. Tal vez por ello, la gente de Microteatro por Dinero ha elegido como tema común para su selección teatral del mes de septiembre ese: la pasión.

Ahora bien ¿qué entendemos por pasión? De los múltiples significados que aporta el diccionario de la RAE, yo me quedo con estos tres, que  son el factor común a las obras seleccionadas por Microteatro:

  • Perturbación o afecto desordenado del ánimo.
  • Inclinación o preferencia muy vivas de alguien a otra persona.
  • Apetito o afición vehemente a algo.

Por tanto, y siguiendo con las citas, como Séneca decía que “Un hombre sin pasiones está tan cerca de la estupidez que sólo le falta abrir la boca para caer en ella”, antes de abrir la boca, la pasada semana me acerqué por Microteatro para hacer acopio de una buena razón de pasiones que ahora, comparto con vosotros. Primero os hablaré de la sesión de tarde y a continuación de la sesión golfa.

pasión microteatro septiembre

Pasión vespertina

La sesión de tarde ofrece cinco obras muy interesantes, que tratan la pasión desde diversos géneros: la comedia —ligera como en Al borde, picante como en Sexpress o absolutamente alocada como en ¡Ay pájaro!—, la comedia dramática —Butacas— o el drama —Sobre ruedas—. Todas ellas son muy recomendables, pero yo os reseñaré especialmente las dos últimas, aunque no quiero dejar sin hacer mención al surrealista texto de Sexpress y a la hilarante interpretación de Silvana Bonato y Victoria Werbin.

Butacas

pasión microteatro septiembreButacas es una obra con texto de Maria Inés González y Miguel Ángel Cárcano en la que una madre y una hija pasan revista a su relación, a su pasado, presente y futuro y al papel fundamental que en sus vidas, juega el tercer vértice del triángulo —el ex-marido y padre, respectivamente, de ambas—.

La obra retoma alguno de los planteamientos que tan maravillosamente expusieron Cárcano y González en su aclamada Entreactos: las escenas cotidianas, la intrahistoria de todas las relaciones —sean afectivas o familiares—, la discrepancia entre anhelos y realidades…

Con un montaje totalmente minimalista, que simula el palco de un teatro —es decir, dos sillas situadas frente a los espectadores—, todo el peso de la obra recae sobre sus dos protagonistas, Alicia Fernández y Olvido Pombo, que dan todo un recital de contención, naturalidad y ternura, representando a la perfección el clima de intimidad de las relaciones madre-hija. Una excelente obra, magníficamente interpretada que, por momentos, nos hace vernos a nosotros mismos —o a nuestros padres— en el escenario.

Sobre ruedas

pasion teatro sobre ruedas salome jimenez cristina microteatroMi segunda elección para la sesión vespertina es Sobre ruedas, un inquietante drama escrito y dirigido por Alberto García y espectacularmente interpretado por Cristina Gallego y Salomé Jiménez.

La acción se centra en una habitación en la que Diana, una mujer en una silla de ruedas, mantiene un tenso encuentro con una prostituta. Desde el primer momento se manifiesta un palpable clima de hostilidad entre ambas y poco a poco el espectador ve cómo se va tejiendo la tela en la que la araña atrapa a su presa, pero…¡ojo! las apariencias engañan.

El texto de Alberto García es brillante, siendo capaz de mostrar y mantener, a través de los acerados diálogos, la tensión existente entre las protagonistas y sus juegos de poder, desvelando poco a poco, que nada es lo que parece. Pero si el texto es bueno, no lo es menos la magnífica interpretación de las dos protagonistas, que en todo momento son capaces de transmitir al espectador la incomodidad de la situación que están viviendo, la hostilidad entre ambas y la tensión ante el desenlace —y todo ello, con una contención digna de elogio—.

¿Y la sesión de noche? Pues igual de apasionada, como os cuento en la siguiente página; haced clic en el botón y podréis leerlo.

Sigue leyendo el artículo