Los golfos apasionados

Si en la sesión de tarde había pasión a raudales, qué puedo deciros de la sesión golfa. Los golfos son gente apasionada por naturaleza y, en algunos casos, incluso esclavos de esas mismas pasiones.

De las obras que componen la sesión golfa, me quedo con dos especialmente reseñables y bien diferentes: Mística Atléticauna de las comedias más divertidas que he visto en mucho tiempoy 3,2 lo que hacen las novias —un drama erótico con una fuerte carga emocional—. No quiero dejar de citar, aunque sea de pasada, otra de las obras, Rodeo y Glorieta, una comedia muy divertida y recomendable de Fabiola Sin sobre la deficiente educación sexual de hombres y mujeres, que nos deja el mensaje de que frente al sexo, todos nos parecemos mucho más de lo que creemos —quien no se vea representado en alguna de las escenas de esta obra, que levante la mano—.

Mística Atlética

pasión atlético de madrid mística microteatroMística Atlética es una comedia de esas que no buscan la sonrisa ni la risa, van a por la carcajada directamente y consiguen que salgas del teatro con los ojos nublados de tanto reír. No tengo muy claro si ser seguidor del Atleti es una pasión del tipo “apetito o afición vehemente a algo” o llega hasta la “perturbación o afecto desordenado del ánimo”, lo que si tengo claro, es que Zenón Recalde ha sabido captarla a la perfección y ponerla al servicio de una trama, ya hilarante de por sí, para darle ese plus de excelencia. La surrealista trama parte del secuestro de un afamado “astrólogo/adivino”, estrella televisiva, a manos de dos delincuentes de poca monta, el día que el Atlético de Madrid se juega la liga en el Camp Nou frente al Barcelona. La relación entre los tres personajes va cambiando constantemente, pero siempre derivando hacia un síndrome de Estocolmo, pero a la inversa.

Un texto tan ágil y divertido como este, tan cercano del vodevil, requiere unas interpretaciones con un elevado punto de histrionismo y ahí es donde el tridente mágico compuesto por Rodrigo Poisón, Ángel Padilla y Javier Navares se salen y ganan el partido por goleada. Este trío rebosa calidad y experiencia y eso se nota, y mucho, pues dan a cada uno de sus personajes el punto exacto: el exagerado histrionismo de Padilla, la socarronería de Javier Navares y la pasión desmedida —sí ella otra vez— de Rodrigo Poisón, hacen creíbles y entrañables a su personajes.

En resumen, Mística Atlética, es una obra enormemente recomendable si te gusta el teatro, imprescindible si te gusta el fútbol y, si eres del Atleti, casi un objeto de culto.

3,2 lo que hacen las novias

Para finalizar, cambio el tercio totalmente y, de la comedia más descacharrante, me voy a un drama erótico tremendamente intenso e intimista: 3,2 lo que hacen las novias. Esta obra es una adaptación teatral del exitoso y multipremiado cortometraje del mismo título, creado en 2011 por Jota Linares y Roberto Pérez Toledo y magníficamente interpretado por Marta Hazas, Juan Caballero y Sergio Mur. En esta adaptación, Jota Linares le ha cedido la dirección a Ceres Machado, y el trío protagonista ha sido sustituido por Gonzalo Grillo, Pape Labraca y Elena de Cara —que se alternará con Sara Gómez—.

3,2 lo que hacen las novias sibila teatro jota linares marta hazasLa trama es simple: una joven pareja decide revitalizar su adormecida vida sexual haciendo un trío. Las reglas que establecen es que sea un perfecto desconocido y que nunca más vuelvan a verlo. Al principio parece que todo funciona, pero poco a poco vemos que ese triángulo es inestable y que nada sale como estaba previsto.

Partiendo de una historia que ya había resultado muy exitosa en el cortometraje —más de 100 selecciones para festivales, con más de 10 premios y 118.000 visitas en Vimeo—, la duda era ver cómo resultaba la adaptación de una historia tan cruda e íntima como esa, a un exigente terreno como es el teatro de cercanía y con un equipo de actores nuevo. Sí, porque si en el cine, son los planos los que nos llevan a las expresiones de los actores o la situación general, en resumen, los que muestran y ocultan; en cambio, en el teatro es el espectador el que decide dónde mirar y qué parte de la situación es importante en cada momento, todo está a la vista y no hay nada oculto.

La responsable de dirigir esta adaptación ha sido Ceres Machado que, para ello, ha optado por el realismo, mostrando el desarrollo de los hechos en toda su crudeza y haciendo al espectador casi partícipe de ese trío y de las consecuencias del mismo. Para conseguir ese objetivo, es preciso un absoluto compromiso por parte de los actores, que deben desnudar tanto sus cuerpos como sus almas, con el público a medio metro de ellos y ¡vaya si lo consigue! El trío protagonista realiza una interpretación fantástica, dando toda una lección de verdad, compromiso y naturalidad a la hora de mostrar sus cuerpos y sus sentimientos, consiguiendo hacer al espectador partícipe del entramado emocional que encierra la historia.

Y con el teaser de esta excelente adaptación teatral de 3,2 lo que hacen las novias despido este artículo.

¡Apasionaos e id al teatro!

 

Ver la sesión de tarde