A finales del mes de octubre de 2013, coincidiendo casi exactamente con el nacimiento de esta web, la entrenadora personal y triatleta amateur Isabel del Barrio creó el blog On my training shoes-Sport Coolture con la intención de compartir sus conocimientos deportivos, hablar de su pasión por la moda y el deporte y crear una comunidad participativa que tuviera como motor, precisamente, el deporte y la vida sana.

Yo ya conocía a Isabel con anterioridad al lanzamiento de su web y siempre me admiró su energía y su maravillosa capacidad para entrenar, enseñar y motivar a sus alumnos, sacando lo mejor de ellos en cada momento. Cuando conocí On my training shoes, me encantó la forma en que Isa había sido capaz de llevarse al ciberespacio toda esa profesionalidad, energía y capacidad de motivación, cuando hablaba de deporte, y ese espíritu alegre y desenfadado, cuando trataba otros temas.  Fruto de esta admiración, surgió la colaboración entre nuestras respectivas webs, que espero que dure mucho tiempo.

Pero no, hoy no os vengo a hablar de su blog —mejor os recomiendo que, si queréis, lo veáis directamente y disfrutéis de él haciendo clic aquí—. No,  hoy quiero hablaros de una de las actividades que lleva a cabo Isabel y que espero que siga creciendo porque es enormemente recomendable. Podríamos llamarla, con carácter general la “desvirtualización”, una palabra muy importante para todos los que comunicamos desde Internet.

training shoes isabel del barrio

Foto: Boutique Gym

Desvirtualizar significa conocer en persona a alguien con quien previamente se ha establecido una relación virtual;  en nuestro caso, como bloggers, esa gente que nos sigue, nos lee, interacciona con nuestras publicaciones y da sentido a lo que hacemos día a día. A veces, los bloggers tienden a olvidar que tras los nicks y las fotos de perfil existen personas a las que merece mucho la pena conocer y con las que compartir en persona lo que hacemos habitualmente a través de la Web.

Isabel es de la misma opinión y, por ello, organiza habitualmente eventos, en los que compañeros bloggers y seguidores, en traje de faena y sin pantallas de por medio, entrenan con ella y comparten cara a cara, además de sudor, comentarios, esfuerzos y muchas ganas de diversión. De ahí el nombre de este artículo en el hago un juego de palabras con el nombre del blog de Isa y con el título de una canción que me encanta y me motiva un montón —el archiconocido These boots are made for walking de Nancy Sinatra, ¿queréis escucharla? ¡Aquí va!—.

Hoy concretamente os quiero hablar del evento que se llevó a cabo del pasado sábado 5 de julio en el espectacular gimnasio integral Boutique Gym de Madrid; un maravilloso centro deportivo situado en plena milla de oro madrileña —en la calle Serrano 50—. El gimnasio, regentado por el afamado personal trainer Martin Giacchetta —el conocido “entrenador de los famosos”, es una delicia —podéis conocerlo aquí—y sirvió como base de operaciones para todas las actividades. No quiero seguir adelante, sin contar también, que, además, el evento tuvo carácter solidario, ya que todo lo recaudado en el mismo se donó íntegramente a la Fundación Uno entre cien mil, destinada a financiar proyectos de investigación contra la leucemia infantil.

on my training shoes isabel del barrio boutique gym

Foto: Boutique Gym

El evento-entrenamiento, estuvo dividido en varias partes:

  • Sesión de running: de buena mañana, salimos del gimnasio trotando calle Serrano abajo hasta llegar al Retiro, donde el entrenador de triatlón Jose Joaquín Acosta, nos dio una espectacular master class de técnica de carrera, que nos hizo empezar a sudar, en un marco incomparable —hacer series con el lago del Retiro al fondo es una pasada—.
  • Vuelta al gym —corriendo, por supuesto— y master class de Indoor Cycling —lo que viene siendo spinning— a cargo de la directora técnica del gimnasio, Sara Carpeño, otra profesional como la copa de un pino y otro torrente energía de energía, que se las arregló para sacarnos en media horita superintensa hasta las últimas energías, sin hacernos perder la sonrisa —mi compi bloguera Samanta, lo explica mucho más gráficamente aquí—.
  • Con las baterías ya a medias, nos volvimos a poner en manos de Isabel para otra media hora de entrenamiento del bueno. Una primera parte con ejercicios del tren inferior —sentadillas, lunges (zancadas), planchas, desplazamientos laterales y equilibrios— y una segunda con un entrenamiento interválico que nos puso las pulsaciones a 1.000 —burpees, flexiones de brazos, abdominales, pliometrías—.
  • Y finalmente… los estiramientos que devolvieron a nuestros sufridos cuerpos a su ser —más o menos, porque las agujetas aguardaban agazapadas para atacar el día siguiente 🙂 —
training shoes boutique gym entrenamiento

Foto: Boutique Gym

¿Mis impresiones? Por un lado de satisfacción ante la impecable organización del evento, las actividades planteadas, el lugar elegido y, por supuesto, el fin solidario. Pero aún siendo todo eso importante, me quedo con el grupo: con la motivación de la gente para entrenar con y como los mejores, independientemente del nivel físico de cada cual —incluso, en algunos casos, desplazándose desde ciudades alejadas, como Huelva, Granada o Valencia—, con el buen ambiente y las ganas de todos de disfrutar de un día de esfuerzo compartido.

Una excelente iniciativa, que espero que se repita muchas veces y permita que el “OMTS team” crezca día a día. Por lo pronto, tras el verano, ya hay previsto un nuevo evento, así que como diría doña Nancy Sinatra….

Are you ready shoes?