No descubro nada nuevo si digo que Juan Dávila es uno de los cómicos más exitosos y respetados de este país, como lo atestigua el hecho de tener en cartel, simultáneamente tres espectáculos en Madrid.

Surgido de esa inagotable cantera que es Paramount Comedy, Juan sigue los pasos de otros ilustres miembros de ese club, como Dani Rovira, Joaquín Reyes, Agustín Jimenez, etc., que viniendo del mundo del monólogo gozan ahora de gran popularidad.

Pero Juan Dávila no se queda ahí, sino que es un comediante en el más amplio sentido de la palabra (como dice la RAE “una persona que interpreta un papel en el teatro, el cine, la radio o la televisión”).

Su enorme talento interpretativo hace que el mundo del monólogo se le quede pequeño y esté ampliando sus horizontes al teatro (donde tiene otra obra en cartel en Madrid, actualmente) y a la televisión, donde tiene en pista de despegue El incidente, una serie que estrenará Antena 3 en septiembre, en la que comparte protagonismo con gente como Barbara Lennie, Miquel Fernández o Marta Etura y que tiene toda la pinta de convertirse en uno de los exitazos de la próxima temporada televisiva.

Juan Dávila es un tipo con unas condiciones físicas y mentales privilegiadas, pero representar cuatro obras de teatro a la vez me parecía una tarea hercúlea. Por ello me propuse hacerle un seguimiento, a lo largo de una semana, para ver todas las facetas de este actor y comprobar, en primera persona, hasta qué punto era cierto todo lo bueno que me habían hablado de él.

Así que aquí empieza este “Following the comedian” por los escenarios madrileños… Espero que lo disfrutéis.

juan dávila actor chocita del loro paramount teatro lara improclan

Etapa #1: Todo irá bien en el Teatro Lara

La primera parada de este tour, me llevó un lunes a las 22:15 al Teatro Lara, en el corazón del castizo barrio de Malasaña, para ver la obra, Todo irá bien.

La sala Off del Lara, una de mis favoritas de este circuito teatral madrileño, estaba llena, lo que ya en sí es un motivo enorme de alegría, tal y como están las cosas. Además, un segundo motivo de satisfacción fue que, dentro de lo variopinto de la audiencia, se trataba de un público razonablemente entendido, poco amigo del chiste o la lágrima fácil, que supo valorar con justicia todo lo bueno que se vio sobre ese escenario.

Todo irá bien es una historia de perdedores, fantásticamente escrita y muy bien dirigida por José Manuel Carrasco, que nos habla, en tono de tragicomedia (o como ahora se dice, dramedia) sobre la Generación Y, ese grupo demográfico integrado por treintañeros sumidos en el mundo de la precariedad, tanto laboral como vital.

La obra, narra la vida de Pilar, Miguel, Carmen y Luis, cuatro excompañeros de instituto que han visto como sus sueños, deseos y expectativas juveniles se han ido por el desagüe con el paso de los años: sus trabajos, sus relaciones sentimentales…todo es un desastre y está muy lejos de lo que habían previsto. Pero aún así, pese a ver que a las dificultades que lastran sus expectativas, los personajes tratan de afrontar el futuro con el positivismo que indica la frase que da título al espectáculo: “Todo irá bien”.

Dentro de la dureza de la trama y de las miserias personales que se tratan, Carrasco trata siempre de afrontarlas desde el punto de vista del humor, lo que hace que el público se ría de buena gana en las partes cómicas y, a veces, como válvula de escape en las situaciones más dramáticas, que no dejan de tener un punto grotesco.

todo ira bien teatro lara pilar berges juan davila ignacio mateos off

Juan Dávila interpreta a Miguel, que en el instituto era el ídolo de las nenas, destinado a ser futbolista profesional (apodado “el gemelos”) y que ha acabado como encargado de supermercado y manteniendo una relación furtiva con Pilar, a la sazón, cajera del mismo supermercado. Miguel es un macho alfa, soberbio, engreído, dominante y bastante corto de entendederas (un poco entre el Stanley Kowalsky de Un tranvía llamado Deseo y el Amador Rivas de La que se avecina) y Juan Dávila capta perfectamente su esencia, haciendo al público reir y sentir vergüenza ajena, a partes iguales, con sus salidas de tono y su falta de empatía.

El resto del reparto, también inmejorable y responsables en una parte muy grande del éxito del montaje. Por un lado, un agradabilísimo reencuentro con dos viejos conocidos de esta web, dos actores de los que ya os he hablado muy bien en otras ocasiones: la maravillosa Pilar Bergés que vuelve a dejarme boquiabierto con una de sus interpretaciones y el fantástico Ignacio Mateos. Por otro, también fue muy gratificante el descubrimiento de la excelente Laura Barceló, una actriz a la que habrá que seguir muy de cerca en el futuro.

En suma, que la primera etapa de este seguimiento ha sido altamente satisfactoria. Todo irá bien es una estupenda obra de teatro que recomiendo no perderse, en la que Dávila demuestra su versatilidad tanto para la comedia, como para registros más serios y profundos.

Siguiente parada… Teatro Alfil con el espectáculo Improvisa tío!!

Continuará…