UNA PUTA MIERDA. Sala: Teatro Lara – Sala Off. Autor: Trigo Gómez, Calderón de la Barca y Edmon Rostand. Dirección: Camilo Vásquez. Reparto: Trigo Gómez. Música: Fernando Álvarez. Diseño de iluminación: Antonio Rodríguez. Duración: 70 minutos (aprox.). Fechas: a partir del 28 de enero. Horario: Jueves a las 22:30h. Entradas: a partir de 8 €.

trigo puta mierda gomez sala nadaSi algún amigo os pregunta: “¿Qué has ido a ver al teatro?” y tú le respondes: “Una puta mierda”, obviamente este quedará, cuando menos, sorprendido de esa afirmación. Luego vendrán las explicaciones “No, si es el título de la obra…“. Estoy seguro de que esta hipotética situación se ha repetido en más de una ocasión, con esta obra que el actor Trigo Gómez representa en la Sala Off del Teatro Lara desde el día 28 de enero, tras el éxito de pasadas temporadas en la Sala Nada).

Pero si vais a verla (algo que recomiendo ya desde este momento), convendréis conmigo que ese título, no solo es un llamativo eslogan con fines publicitarios, sino que está totalmente justificado, porque esta obra es un viaje que nos hace mirar a la cara a distintos personajes despreciables de nuestra sociedad, para comprobar, con horror y fascinación que nos separa de ellos tanto como nos une.

[Tweet “Esta obra es un viaje que nos hace mirar a la cara a distintos personajes despreciables…”]

El título, por tanto, hace referencia, por un lado, a toda esa mierda con la que nos toca convivir día a día y, por otro, a la reacción frente a esa situación, que acaba convirtiéndose en un grito desesperado de rabia frente a ella.

puta mierda sala nada trigo gomez rodrigo ramirez

Así configurada, esta obra es todo un directo al hígado, una carrera desenfrenada, en la que Trigo Gómez afronta en solitario a siete personajes extremos que nos muestran, con todo lujo de detalles, los bajos fondos de la condición humana en la sociedad occidental. Estos siete personajes (que como dice el subtítulo de la obra “podría ser´, pero elijo no ser”) abarcan todos los estamentos de la sociedad: Moléculas, el Banquero, Doctor Macabro, Modelo Orgulloso, Chúpamela, Marcial Mortero (el rapero del clásico) y Uno mismo.

Dos son las premisas fundamentales a la hora de afrontar un viaje como el que propone Trigo: el texto y el formato.

Para el texto, ha construido las siete historias basándose en otros tantos textos. Dos de ellos han sido íntegramente escritos por él, tres son también obra suya pero inspirados en otros textos de Eric Bogosian y los otros dos, precisamente los que son el detonante del catártico final, son dos clásicos: un fragmento de La vida es sueño de Calderón de la Barca y otro del Cyrano de Bergerac de Edmon Rostand. En todos ellos, busca el tono de comedia, ácida, descarnada y corrosiva, pero comedia al fin y al cabo, en la que la incomodidad y la carcajada van siempre de la mano.

puta mierda sala nada trigo gomez rodrigo ramirez

Son siete personajes y siete textos tremendamente potentes y tremendamente distintos entre sí y para enfrentarse a ellos, Camilo Vasquez y Trigo Gómez han montado la obra como siete monólogos interpretados por el mismo actor. Esto, que en sí mismo ya es una tarea hercúlea, lo es aún más cuando ves como, no solo rompen la cuarta pared, sino también la quinta, llevándose el camerino al mismo escenario. Con asombro, el espectador puede ver como un despreciable mendigo, se convierte, ante sus ojos y en un par de minutos, en un atildado banquero.

De este modo, no solo nos llevan a los entresijos de esa gran ficción que es el teatro, sino que nos hacen más remarcable que todos los personajes son uno solo, que bajo el trasfondo de mugre, drogas, alcohol o gomina, siempre hay personas y que, muchas veces, estas se parecen entre sí, mucho más de lo que a primera vista pudiera parecer.

puta mierda sala nada trigo gomez rodrigo ramirez

Pero ante todo, el gran mérito del éxito de esta obra le corresponde a Trigo Gómez. Se me agotan los calificativos a la hora de elogiar su interpretación: espléndida, magnífica, intensa, provocadora, divertida… Estamos ante un actor mayúsculo, que convierte su trabajo en una Master class que recomiendo ver a todos los que se quieran dedicar a este maravilloso mundo del teatro. Aquí no hay trampa ni cartón y este mago de la interpretación realiza todos los trucos despacito y ante nuestros ojos y nos permite ver, con todo lujo de detalles, los entresijos de la transformación actoral.

En resumen, que Una puta mierda es una obra muy interesante, que si ya solo merecería la pena ver por el trabajo de Trigo Gómez, más aún lo merece por la temática, el tono y la descarga de mala leche que se produce en la séptima historia, que hace adquirir todo el sentido al título de la obra.

Y como una imagen vale más que mil palabras… me despido con uno de los trailer de la obra.

 ¿A que mola?