En 1993, Jaime Chávarri estreno su película Tierno verano de lujurias y azoteas, la crónica de un juego de seducción que se desarrolla en un tórrido ─en todos los sentidos─ verano, que se desarrollaba por diversas terrazas de edificios madrileños.

Acaba de llegar el verano, que se adivina caluroso, así que para quienes queráis rememorar el título y argumento de la citada película, nada mejor que ofreceros una guía con las azoteas que más me gustan en Madrid para este verano de 2016 ─lo de la lujuria lo dejo de vuestra parte, que no os voy a solucionar yo todo 😉 ─

Bromas aparte, cada verano son más los establecimientos hoteleros y de restauración que ponen a disposición de madrileños y turistas, magníficas terrazas situadas en las azoteas de sus edificios. Su valor añadido frente a las terrazas a nivel de calle es evidente: unas vistas espectaculares del skyline madrileño y de los ocasos veraniegos; mayor tranquilidad al estar alejados del bullicio de la gente y de la contaminación ─acústica y de la otra─ de la calle; y una temperatura más agradable, sobre todo cuando cae el sol.

azoteas terrazas de madrid vistas verano 2016

Todas estas azoteas tienen algo que las hace diferentes y especiales y por ello, al contrario que otras publicaciones, me niego a hacer una lista de “las mejores terrazas de Madrid”, pues la valoración es algo subjetivo y depende de la percepción de cada cual.

Pero ello no quita para que, según mi particular criterio, haya algunas que me gusten especialmente. A ellas va dedicado este artículo en el que os hablaré un poco sobre ellas y os pondré algunas fotos que he sacado de cada una.

Y para que las encontréis fácilmente, antes de empezar, os dejo el mapa guía en el que tenéis situadas todas con sus datos de contacto. Podéis moveros por el mapa y hacer zoom en él. Para ver la información de cada terraza, haced clic o pulsad sobre cada uno de los iconos.

¡Vamos allá!

azoteas terrazas madrid palacio cibeles ayuntamiento

Azoteas de Madrid – Terraza Cibeles: la monumental

Puestos a iniciar un recorrido por mis azoteas favoritas, el punto de partida ideal, es la Plaza de Cibeles y uno de los edificios que más me gustan de Madrid, la sede del Ayuntamiento: el Palacio de Cibeles. Este edificio es una joya de la arquitectura modernista de principios del siglo XX y uno de los emblemas de la capital madrileña.

Pues bien, en la sexta planta de este magnífico edificio, se encuentra la Terraza Cibeles, o más bien debería decir, las terrazas puesto que son dos, gemelas, situadas a ambos lados del torreón central del edificio, en el que se encuentra situado el Restaurante Palacio de Cibeles, que está a cargo del chef Adolfo Muñoz, cabeza del Grupo Adolfo de Toledo, que es quien gestiona todo el espacio.

azoteas madrid terraza cibeles adolfo

La terraza norte, está reservada para el restaurante y entre cornisas y torreones del Palacio ofrece unas espectaculares vistas de la Plaza de Cibeles, la Gran Vía, Recoletos… Se trata, por tanto, de un restaurante al aire libre en el que se pueden degustar todas las variedades que el reputado Chef incluye en su menú. Para este verano de 2016, además, ha elaborado un menú degustación con un precio de 49,50 €.

La terraza sur, por su parte, es la que encaja más dentro del concepto de azoteas, que están en boga en Madrid: cómodos sillones, tumbonas, futones y mesas bajas en la parte sin vistas, comparten espacio con mesas altas y taburetes en la zona de la balconada con vistas. Es un cocktail bar en toda regla: zona de picoteo, platos compartidos, cócteles y copichuelas.

terrazas madrid palacio cibeles

Sus horarios son, de domingo a jueves de 13:00 – 02:00 y viernes y sábado de 13:00 – 02:30. Tiene un aforo máximo, por lo que, cuando se completa, no es extraño ver en la calle colas de gente esperando a poder acceder. No obstante, si queréis evitarlas, es posible reservar, sillones o mesas, aunque, como mínimo para 4 personas y con un consumo mínimo para el grupo.

Se trata de una terraza tranquila y agradable, con un entorno magnífico y que está en el punto medio de todos los criterios que podamos utilizar para definirlas: no es muy grande, pero tampoco pequeña; no es cara, pero tampoco la más barata; tiene buenas vistas, pero no las mejores… Eso sí, sin duda, es recomendable ─si no, no estaría en esta lista─, es un excelente lugar para disfrutar del cielo de Madrid y un gran punto de partida para este viaje que vamos a llevar a cabo.

terraza cibeles chill out madrid

 

azoteas madrid terraza circulo

Edificio del Círculo de Bellas Artes

Azoteas de Madrid – Azotea del Círculo de Bellas Artes: la más top

Reza el famoso dicho que «De Madrid al Cielo», pues bien, lo más posible es que la puerta de acceso sea esta azotea. Enclavada en un lugar tan emblemático como privilegiado ─la confluencia de la Calle de Alcalá con la Gran Vía─ y en un edificio tan bello, como histórico ─al igual que el Palacio de Cibeles y que otras joyas de la Calle de Alcalá, es obra del arquitecto Antonio Palacios─.

azoteas madrid circulo bellas artes madrid

Vista panóramica (norte) desde la azotea del Círculo de Bellas Artes

Pues bien, en el centro de la ciudad, a 56 metros del suelo, en una elevación natural, y rodeado de edificios mucho más bajos, la terraza del Círculo de Bellas Artes constituye el mirador que ofrece las mejores vistas panorámicas de la ciudad. Ya solo el subir hasta aquí para disfrutar de las vistas, aunque no se tome uno nada es una experiencia memorable. El mirador ofrece una visión casi de 360º del skyline madrileño, desde el Cerro de los Ángeles al sur hasta la Sierra de Guadarrama al noroeste.

terraza circulo bellas artes madrid

Vista panóramica (sur) desde la azotea del Círculo de Bellas Artes

Cuando entras en la terraza, además de sus vistas, llama la atención su espaciosidad: casi 800 metros cuadrados dispuestos a doble altura, lo que permite diferenciar el ambiente del restaurante y mirador en la parte superior, de una zona más tranquila y chill-out, en la inferior, que puede segregarse del resto del espacio para realizar eventos privados.

El Círculo de Bellas Artes es uno de los centros culturales privados más importantes de Europa y la terraza no es ajena a ese espíritu y así lo demuestra la colosal escultura de Minerva de Juan Luis Vassallo, guardiana del arte y sabiduría que se dan cita en su interior y que presiden, también la oferta gastrocultural de esta azotea.

circulo bellas artes madrid tartan roof

Restaurante Tartan Roof

Junto a la diosa, se encuentra el restaurante Tartan Roof, donde el reputado chef Javier Muñoz-Calero pone a disposición de los comensales una carta, que cambia cada verano, con inspiraciones asiáticas y toques de fusión y street-food. El precio medio de un menú, puede estar sobre los 35 € – 40 €, lo que teniendo en cuenta la calidad del producto, la elaboración y el espectacular enclave, me parece más que aceptable.

terraza círculo bellas artes madrid

Detalle del mirador y mesas altas de la terraza

El mobiliario tiene toques de diseño industrial y contribuye al disfrute visual del espacio y varias pérgolas y parasoles protegen a los visitantes de la solanera estival. Aún así, en verano el sol pega, y mucho, durante las horas centrales del día, así que para estar más cómodo os aconsejamos ir prontito por la mañana o cerca del ocaso ─aunque, en este caso, os tocará soportar las colas de rigor─. Los horarios son de lunes a jueves de 09:00 a 01:30h, viernes y vísperas de 9:00 a 02:30h, sábados de 11:00 a 02:30h y domingo de 11:00 a 01:30h.

terraza circulo bellas artes chill out

Detalle de la terraza del Círculo de Bellas Artes

¿Precios? Pues barata no es, pero hay que tener en cuenta lo que ofrece. Solo subir a la azotea cuesta 4 € ─no olvidemos que, además de terraza es un monumento y un mirador como puede ser la Torre Eiffel en París─ y, a partir de ahí las consumiciones, que están en un nivel de precios medio-alto.

circulo de bellas artes madrid azoteas terrazas roof

azoteas madrid the principal hotel

Vista de las terrazas de The Principal desde el Círculo de Bellas Artes

Azoteas de Madrid – The Principal Madrid Hotel: la refinada

Si os gusta El Señor de los Anillos, os sonarán Minas Anor y Minas Ithil, “las dos torres” del reino de Gondor. Pues bien, algo así ocurre en la Gran Vía madrileña, tras la reciente apertura del Hotel The Principal; ahora la entrada a la Gran Vía está flanqueada por dos torres de prestigio, la de El Círculo de Bellas Artes y, justo enfrente, la de The Principal.

Estamos ante un hotel de cinco estrellas ─el único de la Gran Vía─, con todo lo que eso implica: calidad, distinción y un enorme cuidado por los detalles. El edificio es espectacular y está lleno de pequeñas y coquetas terracitas exteriores, pero hay dos que merecen una especial atención.

azoteas madrid terrazas the principal

Vista de la terraza de The Principal

Por un lado, en su sexta planta se encuentra Ático, el restaurante del reputado chef Ramón Freixa, que aprovecha la etapa estival para extender su espacio hasta La Pérgola, una terraza íntima y casi mágica, donde se puede comer y disfrutar de deliciosos cócteles en un ambiente sofisticado y distinguido.

Por otro lado, una planta más arriba, en la azotea del edificio, se encuentra la terraza, propiamente dicha. Al entrar en ella, lo primero que llama la atención es encontrarte justo enfrente la emblemática escultura de la Victoria Alada de Federico Coullaut Valera que corona el Edificio Metrópolis, al otro lado de la calle. Si bien el espacio no es enormemente ancho, rodea todo el edificio, lo que le da unas dimensiones considerables y, además, permite una vista en 360º, tanto del frente de la Gran Vía, como todo el Madrid que queda en la parte trasera.

azoteas madrid terraza the principal

Restaurante terraza The Principal Madrid

El espacio destila por doquier el mismo aire de lujo y distinción deliciosamente decadente del hotel, empezando por las mesas, de forja y mármol blanco; siguiendo por las hamacas, futones y parasoles de color rojo. Esta terraza cuenta con dos espacios diferenciados, uno con mesas y sillas, más orientado para la coctelería y otro, en la parte trasera, más desenfadado, orientado a las cenas ─ellos las denominan “cenas al fresco”─: cocina tradicional, con toques creativos y asiáticos, muy fresca y acorde con el entorno. El precio medio de un menú, es de 35 €, y las copas, a partir de 10-12 €. Los horarios son de domingo a miércoles de 12:00 a 00:00 h y de 12:00 a 02:00 de jueves a sábado.

terraza the principal madrid

Terraza The Principal

A su favor, además de las vistas espectaculares que ofrece de la Gran Vía y de su lujo y distinción, está el hecho de que no es una terraza muy masificada, como las dos que hemos visto anteriormente. En suma, un lugar que no te defraudará para ocasiones especiales.

 

the roof azoteas madrid mint

Azoteas de Madrid – THE MINT Roof: un trocito de Ibiza en la Gran Vía

Remontamos la Gran Vía y justo en el número 10, nos topamos con la terraza aérea más nueva de todas las que os voy a hablar, la del Hotel Vincci The Mint. Ya os hablé en esta web sobre este hotel y su particular concepto que aúna diseño, frescura e innovación. Podríamos decir que es la terraza más contemporánea en cuanto a concepto de las que os voy a hablar.

the mint terraza azoteas madrid

Decorada, al igual que el resto del edificio, por el prestigioso interiorista Jaime Beriestain, la idea es que la frescura de la menta, que personifica el espíritu del hotel, impregne cada rincón. El resultado es un mobiliario muy cómodo y funcional, en el que se combina la madera y un colorido en tonos crudos, verdes y azules, que evoca la citada frescura. Un lugar desenfadado, donde relajarte entre amigos. Para acentuar este toque desenfadado, que yo he denominado como “ibicenco”, la barra de la terraza no es convencional, sino que es un foodtruck ─sí, así, como suena, una furgoneta en plena azotea─.

the mint roof azoteas madrid

Este toque casual, se refleja también en la comida, que tiene el más puro estilo streetfood ─asiático, hamburguesas, etc.─. No busquéis alta cocina, sino más bien, un “picoteo” agradable y de calidad y acorde con el concepto del espacio.

Como buen chill-out urbano que se precie, no puede faltar la música ambiental suave y relajada y las actividades ligadas a la puesta de sol. En los meses veraniegos, han puesto en marcha lo que ellos llaman los “tardeos”, una forma diferente de despedir al sol, en el que una campana anuncia el ocaso y se reparte un chupito de menta a todos los presentes. Toda una experiencia, que da el inicio la “hora fresca” en que se puede disfrutar del cóctel THE MINT y de la tapa del día. Además, podéis aprovechar de que tampoco es un lugar tremendamente masificado.

vincci the mint roof terraza azotea foodtruck

El horario de apertura es de lunes a domingo, de 17:00 a 00:00 h

THE MINT Roof, sin duda un lugar que no deja indiferente.

atico 11 azoteas madrid terrazas hotel

Ático11: el rincón acogedor

Seguimos en la Gran Vía, esta vez, en el número 11 de la popular calle madrileña, para acceder a mi siguiente ático recomendado, el del Hotel Iberostar Las Letras Gran Vía. Allí, en la 7ª planta, se encuentra este oasis de calma, en medio del bullicio madrileño.

Ático 11 es una terraza pequeñita, en forma de L y decorada con un gusto exquisito, con madera y plantas aromáticas como la menta o el romero, lo que le da un ambiente tan íntimo como mediterráneo, sobre todo a la caída del sol, cuando sus tenues luces comienzan a titilar. Más que una súper-terraza, estamos ante una terraza con mucho encanto y, como digo en el título, muy acogedora.

azoteas madrid hotel las letras atico 11

Su punto flojo frente a las anteriores, quizás sea la perspectiva de las vistas de la propia Gran Vía, penalizada por la altura de los antepechos de la azotea. A cambio, se tiene una perspectiva única del magnífico edificio de Telefónica y de las azoteas de la Gran Vía y calles aledañas, algunas verdaderamente espectaculares.

Como buen oasis que se precie, no puede faltar música en directo con un DJ y una cuidada selección de cócteles, que aquí, se pueden degustar individualmente o, como novedad, en tamaño XXL, ideal para cuatro personas ─o para una si es muy tragón 😉 ─

azoteas madrid hotel iberostar las letras vistas

La terraza cuenta también con servicio de restauración, basado en la cocina tradicional a partir de productos frescos y conservas artesanales. De todas sus variedades, me quedo el gazpacho con espuma de frutos rojos y langostinos y, especialmente, con el tartar de corvina con aguacate y salsa hoisin, que está francamente delicioso. El precio medio de la carta, está en el estándar terracero que estamos viendo (unos 35 €).

terraza iberostar las letras madrid atico 11 gran via

En cuanto a sus horarios, abre todos los días a las 17:00 h, variando los horarios de cierre: de lunes a jueves a las 00:30; los viernes y sábados a las 03:30 h y los domingos a las 00:00 h.

 

azoteas madrid hotel urban lujo terraza

La terraza del Urban: diseño y distinción

La terraza del Urban se ha convertido ya en un clásico de las noches veraniegas madrileñas. No en vano, el Urban fue el primer hotel urbano de Madrid que abrió su terraza a todos los públicos, allá por el año 2004 y año tras año se ha ido consolidando como uno de los referentes.

Muy cerquita de las anteriores ─se encuentra en la Carrera de San Jerónimo─ casi frente al Palacio de las Cortes, esta terraza se encuentra en la terraza del Hotel Urban, un 5* GL, con todo lo que eso implica: exclusividad y distinción en cantidades industriales. Además, forma parte de un establecimiento en el que el arte y el diseño son bandera, por lo que estos elementos son parte sustancial de la misma.

terraza hotel urban madrid azotea

Ya solo el hecho de subir a ella, a través del acristalado ascensor instalado en el atrio, es una experiencia que quita el hipo. Una vez arriba, se ve una terraza no especialmente grande ni ancha, pero decorada con un mobiliario que aúna funcionalidad y diseño para aprovechar los espacios de forma muy inteligente y efectiva. No pueden faltar, como en el resto del hotel, los tótems de Papúa-Nueva Guinea.

Sus dimensiones, no especialmente amplias, hacen que las colas sean frecuentes en fines de semana, pero la espera merece la pena, cuando llegas arriba y disfrutas, no solo de la arquitectura y ambiente de la propia azotea, sino también de sus espectaculares vistas sobre el barrio de Cortes, la trasera de la Gran Vía y el Barrio de las Letras.

terraza hotel urban madrid

La carta es fresca y mediterránea y muy orientada al picoteo y las raciones de productos de la mejor calidad. En cuanto a precios, se encuentra más o menos en el mismo rango que varias de las que hemos visto ─precio medio de la carta sobre 40 € y de los cócteles sobre 12 €─.

¿Horarios de apertura? Lunes, de 12:00h a 20:00h, de martes a sábado de 12:00h a 03:00h y domingo y miércoles de 12:00h a 02:00h.

azoteas madrid terraza hotel urban

Este año, además, tienen una interesante novedad diurna y es que los martes y jueves tempranito ─de 9 a 10─, la conocida yogi y youtuber Marta Nieto imparte clases de yoga de 60 minutos de duración. Si os interesan, informaros en el hotel.

azoteas madrid the hat edificio

Edificio de The Hat

Azoteas de Madrid – Rooftop Bar The Hat: la más desenfadada

Y de una de las azoteas más lujosas, nos vamos, dando un paseíto, hasta los aledaños de la Plaza Mayor, para conocer una de las más populares, castizas y cosmopolitas, el Rooftop Bar, situado en la azotea de The Hat, un curioso e interesante establecimiento hotelero.

azoteas madrid the hat terraza

Siguiendo el eslogan propuesto por IKEA, podríamos denominar a este hostel como “la república independiente de The Hat”, porque da la impresión de ser un mini-país en pleno barrio de La Latina, en el que se pueden escuchar decenas de idiomas, donde las normas son la hospitalidad, la libertad y el buen rollo. Grupos de estudiantes, familias, parejas, singles…todos ellos conviven en este peculiar espacio, lleno de costumbres y espacios tan atractivos como poco convencionales.

azoteas madrid the hat terraza la latina

Uno de estos lugares es su terraza. En un hostel en el que más del 60% de sus huéspedes son gente que viene sola, es vital crear espacios para socializar, y aquí contaban con una de esas azoteas tan usuales en Lavapiés y La Latina. Pues bien, un lavado de cara, un poco de decoración, unas sillas, unas mesas, un bar y servicio de restauración y ya está montada la terraza más desenfadada de la que os voy a hablar.

Entre semana, en Rooftop Bar te puedes encontrar a un turista noruego, a tres italianas, a dos amigas del barrio que han subido a tomar un café, a gente trabajando con sus portátiles… Otra cosa es los fines de semana, en que mucha gente ajena al barrio y al establecimiento, se acerca a tomar algo al fresco; aunque la juventud e informalidad, siguen predominando. Eso sí, para evitar jaleo con los vecinos, que están literalmente al lado, cierra temprano: a las 00:00 h.

rooftop bar the hat madrid terraza

Este desenfado es uno de sus puntos a favor, además de sus precios, más bajos que en la mayoría de las otras azoteas de las que os he hablado, aunque claro, siendo justos, aquí todo es más básico: no tienen vistas espectaculares, ni mullidos futones, ni una cocina de alta gama y esperar al ascensor requiere paciencia … pero las copas están buenas; la cerveza igual de rica y fresquita que en otros lugares; la comida, sin tirar cohetes, es bastante decente ─tostas, quiches…─ y su toque chic, es incomparable.

azoteas madrid gymage pool

Gymage Terrace: la más cosmopolita

Otro pequeño paseíto me lleva de nuevo hasta la zona de la Gran Vía, justo a sus espaldas, en la popular y vitalista plaza de los Cines Luna, se encuentra Gymage  ─pronúnciese yimeich─ un centro de ocio y bienestar único en España. Este resort urbano aúna, en un solo edificio, teatro, restaurante, un moderno gimnasio, un centro de belleza, salud y bienestar y sí, también una espectacular terraza.

En la azotea del edificio, se encuentra Gymage Terrace, una de las más populares de todo Madrid y sin duda la más cosmopolita, pues su especial ubicación, en el límite entre el castizo Malasaña y la turística Gran Vía, hace que aquí se den cita gentes de diversas naciones, costumbres y condiciones. Al caer la tarde, se ha convertido en uno de los centros de la noche madrileña, en el lugar perfecto para ver y que te vean… y además pasarlo bien y disfrutar de buenos servicios.

azotea gymage terraza madrid malasaña

Si nos centramos en el espacio en sí, a su ubicación, los servicios que ofrece y la relación calidad/precio, posiblemente sea la mejor azotea de la capital: 800 metros cuadrados en dos alturas, solárium con plunge pool ─algunos lo llaman piscina, pero borrad de vuestra mente a Mireia Belmonte; es más una piscina de inmersión o un depósito de agua, al estilo de los spas, ideal para refrescarse─, varios ambientes ─restaurante, snack bar, zona lounge─, etc.

terrazas madrid gymage cool

Cierto es que, pese a que tiene buenas vistas sobre el entorno de la Gran Vía y la Plaza de España, no son tan espectaculares como otras que hemos citado y que, sobre todo al caer el sol, especialmente en los fines de semana, es tan atractiva, que las colas son importantes. Conscientes de ello, este año han puesto en marcha un servicio de animación para la gente que esté haciendo cola, para que incluso eso, se convierta en toda una experiencia.

Es una terraza muy confortable, con mobiliario moderno y funcional ─sillas, sillones, taburetes, camas de día─ en color blanco, zonas verdes, vegetación y esmerado diseño.

terraza gymage restaurante

La carta, sin ser espectacular, es muy apañada y acorde al espíritu fresco y desenfadado del espacio y los cócteles, renovados esta temporada, están buenos. Y además, todo ello, a unos precios que, dentro del estándar, están en la parte baja del mismo.

 

azoteas madrid sabatini palacio real vistas

Terraza de Sabatini: la desconocida que me robó el corazón

Ha sido la última en llegar a mis preferencias, pero lo ha hecho para quedarse, porque si bien la Terraza de Sabatini no es la del Círculo, está casi a la par con ella.

Se trata, como digo, de una de las azoteas menos populares del terraceo madrileño ─yo la he descubierto este año─, pero es de las más atractivas. Situada en la Cuesta de San Vicente, en la azotea del hotel Apartosuites Jardines de Sabatini, justo frente al Palacio Real y casi en la parte más elevada de la histórica montaña de Príncipe Pío, sus vistas son absolutamente maravillosas.

terrazas madrid sabatini apartosuites

Por un lado, en su frente, el Palacio Real despliega toda su magnificencia y belleza; por otro, en la parte trasera de la azotea, se despliega toda la inmensidad de la Casa de Campo con la sierra de Guadarrama al fondo. Tradicionalmente se dice que las mejores puestas de sol de Madrid son las del Templo de Debod, pues bien, este mirador, está justo al lado y las vistas son muy similares.

La Terraza de Sabatini es un lugar acogedor, que transmite calma y buenas vibraciones. Tiene las dimensiones justas para resultar muy confortable y ofrecer hasta tres ambientes diferentes: la zona de restauración frente al palacio, un pequeño chill out y el mirador en la parte trasera.

azoteas madrid terraza sabatini casa de campo

Vista de la parte trasera de la Terraza de Sabatini

Otro punto a su favor es que cuenta con cero aglomeraciones. Olvidaos de colas y bullicios, porque esta terraza ha establecido dos turnos de atención ─a las 20:00 y a las 22:00─ y solo se puede acceder a ella con reserva previa. Es ideal por tanto, para un afterwork o una cena en pareja o con un grupo de amigos, alejados de todo tipo de postureos.

La decoración y mobiliario están dentro de ese mismo concepto de confort. Dos ambientes claramente diferenciados: en la parte que da al Palacio Real, el suelo es de césped artificial y el mobiliario es el que se puede encontrar bajo la etiqueta de “muebles de jardín”, lo de da un toque acogedor, cercano y cómodo; en la parte trasera, en cambio, la madera es la protagonista, forrando las paredes y a través de los sofas, que con sus grandes cojines, dan un toque de chill out muy agradable.

palacio real madrid terraza jardines sabatini

Me encantó también el gusto que tienen en este hotel por el arte: varias creaciones de los genios de Boa Mistura adornan diversas estancias del hotel y en la pared del patio que linda con el ascensor, se puede admirar un espectacular, grafiti de 21 metros, obra del artista brasileño Rogerio Fernandes.

Su carta está basada en el picoteo informal a base de tapas y raciones, con un toque fresco y moderno. No buscan la excelencia de un gran restaurante, sino servir de apoyo a la experiencia que supone estar allí; las copas y cócteles también estupendos. Otro punto a su favor, son los precios, que están en el rango más bajo de las azoteas que os he recomendado.

Y, colorín, colorado, esta lista se ha acabado…

¡Espero que os sea útil y os haya gustado!